Ca­rre­ra sub­ma­ri­na

Weekend - - EN PANTALLA -

Co­mo to­dos los di­ciem­bres, se ter­mi­na­ba el co­le­gio y lle­ga­ban, por fin, las va­ca­cio­nes. Lla­ma­do por ope­ra­do­ra de lar­ga dis­tan­cia a 9 de Ju­lio, bol­si­to en mano y a es­pe­rar an­sio­so el pa­so del fla­man­te ca­mión “Far­go” de los tíos, pa­ra que me lle­va­ra co­mo siem­pre rum­bo al cam­po y ¡a la li­ber­tad! Pa­ra un chi­co de ciu­dad… ¡fe­li­ci­dad to­tal ga­ran­ti­za­da! La vie­ja ca­so­na con su enor­me ga­le­ría en la ori­lla del pue­blo, el bos­que de eu­ca­lip­tus, las ca­lles de tie­rra, los pe­rros, un mon­tón de tíos y pri­mos, y lo me­jor: li­cen­cia pa­ra ha­cer to­do lo que en mi ca­sa de Flo­res no me per­mi­tían. Re­cuer­do la frase que re­pe­tía la abue­la Te­re­sa: “Ju­gá tran­qui­lo pi­chón, que la ro­pa des­pués se la­va”. No es­ca­pan a es­tos fe­li­ces re­cuer­dos de la in­fan­cia los cho­ri­zos ca­se­ros y el ja­món cru­do que el abue­lo Do­min­go cor­ta­ba con su enor­me cuchilla. Mi com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras era mi pri­mo me­nor, al que apo­da­ban y aún lla­man El Bi­chi, por de­más en­tu­sias­ta e in­can­sa­ble, pu­ro de­rro­che de ener­gía. Por su­pues­to que en­tre to­das las ac­ti­vi­da­des ima­gi­na­bles no po­día fal­tar la pes­ca, y ya en aque­llas épo­cas se co­men­za­ba a dis­fru­tar des­de los pre­pa­ra­ti­vos. Se arran­ca­ba siem­pre pa­la en mano, bus­can­do car­na­da. Co­mo no ha­bía ca­ni­llas ni cloa­cas, la bom­ba a pa­lan­ca y la des­car­ga del pi­le­tón eran la na­cien­te de un ca­nal que ser­pen­tea­ba por el jar­dín, en­tre li­rios y gla­dio­los, ya­ci­mien­to inago­ta­ble de gor­das lom­bri­ces. Los lu­ga­res de pes­ca eran di­ver­sos, unas ve­ces las cos­tas de pe­que­ñas la­gu­nas, otras los campos inun­da­dos ac­ce­si­bles des­de el te­rra­plén de la vía aban­do­na­da, tam­bién las cu­ne­tas y al­can­ta­ri­llas que cru­za­ban los ca­mi­nos ru­ra­les. Pes­cá­ba­mos siem­pre a la ho­ra de la sies­ta, cuan­do el sol ra­ja­ba la tie­rra y en el pue­blo no que­da­ba na­die des­pier­to. To­do era po­si­ble den­tro del al­can­ce de nues­tras bi­ci­cle­tas. Re­cuer­do los lar­gos pe­da­leos por ca­mi­nos pol­vo­rien­tos, só­lo al­te­ra­dos por al­gún pe­rro que de tan­to en tan­to nos sa­lía al cru­ce. Las pre­sas más bus­ca­das eran las ta­ra­ri­ras, y las téc­ni­cas de pes­ca por de­más ru­di­men­ta­rias. Los es­pa­cios in­trin­ca­dos en­tre los jun­ca­les y la cul­tu­ra del lu­gar, no da­ban pa­ra gran­des so­fis­ti­ca­cio­nes. Usá­ba­mos ca­ñas ro­bus­tas, ti­po ta­cua­ras, lí­neas ar­ma­das con un bo­yón de ma­de­ra y un so­lo an­zue­lo, que se en­car­na­ba con lum­brí o,

me­jor aún, con ra­na, lo cual era pes­ca ase­gu­ra­da. Los pi­ques eran vio­len­tos y las ta­ra­ri­ras se sa­ca­ban de un ti­rón, na­da de­por­ti­vo pe­ro bas­tan­te efi­caz. Ter­mi­na­da la fae­na de ca­da tar­de, el re­gre­so al pue­blo siem­pre era una in­ter­mi­na­ble y ago­ta­do­ra ca­rre­ra con­tra mi pri­mo. Se ini­cia­ba en el pro­pio lu­gar de pes­ca y fi­na­li­za­ba en ca­sa de la abue­la. Co­mo tro­feo nos aguar­da­ban el ma­te co­ci­do y las tor­tas fri­tas. Es­tas ca­rre­ras fue­ron siem­pre mi frus­tra­ción, nun­ca le pu­de ga­nar a Bi­chi. Re­cuer­do que su bi­ci­cle­ta se per­día en el ho­ri­zon­te. Pe­ro lo peor del ca­so eran las tor­tas fri­tas que me sa­ca­ba de ven­ta­ja. Esa tar­de de ve­rano, el lu­gar ele­gi­do fue la la­gu­na del par­que, un apa­ci­ble es­pe­jo de agua de no más de cua­tro hec­tá­reas, ro­dea­do por un ca­mino y fron­do­sa ar­bo­le­da, que aún hoy se con­ser­va in­tac­to pa­ra el dis­fru­te de los ve­ci­nos del pue­blo. La pes­ca del día no fue na­da es­pe­cial, só­lo un par de gor­das ta­ra­ri­ras que se­rían de­vo­ra­das con la ce­na. ¡Ho­ra de re­gre­sar! Jun­ta­mos las l íneas, ca rga mos l os per tre­chos en las bi­ci­cle­tas y de vuel­ta a ca­sa en una ve­loz ca­rre­ra. Co­mo siem­pre, la bi­ci de Bi­chi pi­có en punta lle­van­do la ca­ña de pes­car atra­ve­sa­da so­bre el ma­nu­brio. Cuan­do me pre­pa­ra­ba pa­ra so­por­tar la hu­mi­lla­ción del día y las car­ga­das im­pla­ca­bles, su­ce­dió al­go ines­pe­ra­do. Bi­chi le pa­só fi­ni­to a un ár­bol, la punta de la ca­ña ro­zó una ra­ma, el ma­nu­brio gi­ró rum­bo a la la­gu­na y la bi­ci­cle­ta em­pren­dió una vo­la­da in­ter­mi­na­ble so­bre la ba­rran­qui­ta de la cos­ta. ¡Te­rri­ble zam­bu­lli­da! ¡Des­apa­re­ció ba­jo el agua con bi­ci­cle­ta y to­do! Bi­ci­cle­ta re­cu­pe­ra­da, mi pri­mo em­pa­pa­do y con ba­rro has­ta en las ore­jas, reanu­da­mos la vuel­ta a ca­sa. Ese día ya no hu­bo ca­rre­ras, por pri­me­ra vez pe­da­lea­mos a la par y en com­ple­to si­len­cio. ¡Se ve­nían los re­tos de mi tía y se­gu­ro que al­gún cas­ti­go nos es­ta­ba es­pe­ran­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.