Re­con­quis­ta siem­pre es­tá a la al­tu­ra.

Via­ja­mos a es­ta san­ta­fe­si­na ciu­dad pa­ra in­ten­tar en un río muy ba­jo y con aguas frías. Así y to­do, con­cre­ta­mos in­tere­san­tes cap­tu­ras tan­to con car­na­das na­tu­ra­les co­mo con se­ñue­los.

Weekend - - CONTENIDO - Ale­jan­dro In­zau­rra­ga. Por

Via­ja­mos a es­ta san­ta­fe­si­na ciu­dad pa­ra in­ten­tar en un río muy ba­jo y con aguas frías. Así y to­do, con­cre­ta­mos in­tere­san­tes cap­tu­ras de do­ra­dos y su­ru­bíes, tan­to con car­na­das na­tu­ra­les co­mo con se­ñue­los.

Hay mu­chas me­di­das y pa­rá­me­tros a te­ner en cuen­ta. La al­tu­ra del río es una de ellas. Una va­ria­ble que jue­ga su rol en la pes­ca. Va­rias son las ra­zo­nes. En es­te ca­so ha­bla­mos de un río ba­jo. Nues­tro re­le­va­mien­to al Pa­ra­ná a la al­tu­ra de Re­con­quis­ta in­di­ca­ba un re­gis­tro de 2,5 m en el hi­dró­me­tro del puer­to. Más que ba­jo, ba­jí­si­mo. La al­tu­ra sí im­por­ta. Por­que la na­ve­ga­ción se ha­ce más com­pli­ca­da pa­ra quien no co­no­ce bien la geo­gra­fía de fon­dos y ban­cos, cam­bia la di­ná­mi­ca de desagües, se se­can arro­yos, des­apa­re­cen pes­que­ros, otros se

modifican. Las la­gu­nas, es­te­ros y ria­chos de la cuenca ba­jan el ni­vel, se en­fría más fá­cil el agua y los pe­ces se aquie­tan. Pa­ra peor, una ola de frío in­ver­nal con va­rios días de ba­jas mar­cas tér­mi­cas, con­tri­bu­yó a re­fri­ge­rar am­bien­te y aguas días an­tes de nues­tro via­je a la zo­na. To­das cues­tio­nes que con­tri­buían a com­pli­car la pes­ca. Con Os­val­do Ra­mi­rez, Ja­vier Pe­rey­ra, y Egi­dio y Che­cho Co­miz­zo que ve­nía­mos per­ge­nian­do es­ta in­cur­sión, re­sol­vi­mos lle­var­la ade­lan­te igual, con­fian­do en que el Pa­ra­ná Me­dio, aún en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, siem­pre sue­le cum­plir.

Re­con­quis­ta tie­ne in­tere­san­tes par­ti­cu­la­ri­da­des pa­ra la pes­ca de­por­ti­va. El Pa­ra­ná a es­ta al­tu­ra es bien va­ria­do, os­ten­ta un ri­co del­ta pla­ga­do de is­las, ban­cos, bo­cas, arro­yos, jun­tas de agua, ve­ri­les, co­rre­de­ras y ac­ci­den­tes cos­te­ros que son si­tios idea­les pa­ra que una de las prin­ci­pa­les es­pe­cies ca­za­do­ras de agua dul­ce, co­mo el do­ra­do, ha­gan de las su­yas. Hay ali­men­to e in­nu­me­ra­bles pun­tos de ace­cho pa­ra que es­tos im­pla­ca­bles pre­da­do­res en­cuen­tren un tra­mo de río don­de per- ma­ne­cer y ali­men­tar­se de la ri­ca va­ria­da me­nor y de los car­dú­me­nes mi­gran­tes de fo­rra­je (sá­ba­los y mo­ja­rras) que tran­si­tan por el río.

Aguas cla­ras

Otra bue­na con­di­ción de la re­gión es que en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res ofrece aguas de bue­na cla­ri­dad pa­ra la pes­ca con ar­ti­fi­cia­les que dan al pes­ca­dor la opor­tu­ni­dad de desa­rro­llar dis­tin­tas es­tra­te­gias y es­ti­los de pes­ca (tro­lling, bait cast, spin­ning y has­ta de mos­ca). Al tra­tar­se de una lo­ca­li­dad que no es es­tric­ta­men­te cos­te­ra –el puer­to es­tá a más de 10 km de la ciu­dad–, la ma­yo­ría de los guías de pes­ca ofre­cen alo­ja­mien­to di­rec­ta­men­te en las is­las. Hay ca­si­llas, ca­ba­ñas y com­ple­jos que es­tán acon­di­cio­na­das pa­ra que los pes­ca­do­res ha­gan

ba­se muy pró­xi­mos a los bue­nos pes­que­ros, evi­tan­do las na­ve­ga­cio­nes de ida y vuel­ta, y ex­ten­dien­do los ho­ra­rios has­ta úl­ti­ma hora, dan­do ade­más la chan­ce de ha­cer has­ta al­gu­na pes­ca noc­tur­na. Con el plus de pa­sar unos días en pleno con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, con sus rit­mos, sus so­ni­dos, sus co­lo­res y sus se­cre­tos.

En es­ta opor­tu­ni­dad to­ma­mos co­mo ba­se de ope­ra­cio­nes las ca­ba­ñas La Amis­tad y des­de allí in­cur­sio­na­mos en los di­fe­ren­tes pes­que­ros que van del Re­po­si­ni has­ta Ma­la­bri­go pa­san­do por El Bi­che­ro Per­di­do, Su­ru­bi­ci­to, El Fi­ni­to y El An­ge­li­to en­tre otros. Los pri­me­ros pi­ques tar­da­ron en lle­gar es­ta vez, la ma­ña­na muy fría y el agua con 14 gra­dos ju­ga­ba en con­tra de la ac­ti­vi­dad de los pe­ces. Es­tá­ba­mos usan­do

equi­pos in­te­gra­dos por va­ras de 6 a 7 pies, de en­tre 12 a 20 li­bras, equi­pa­das con re­eles ro­ta­ti­vos de ba­jo per­fil ti­po hue­vi­to (low pro­fi­le) y fron­ta­les car­ga­dos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to del 0,22 a 0,24, tan­to con apa­re­jos de un so­lo an­zue­lo 7/0 con car­na­das na­tu­ra­les (mo­re­nas), co­mo con se­ñue­los ar­ti­fi­cia­les de me­dia agua.

La es­tra­te­gia era la de de­ri­var pa­ra­le­lo a la cos­ta e ir lan­zan­do en lo que se co­no­ce có­mo “pes­ca al gol­pe”, tan­to car­na­das co­mo ar­ti­fi­cia­les a los po­si­bles pun­tos de ace­cho: pa­los, co­rre­de­ras, ba­rran­cas y bo­cas. In­clu­so com­bi­nan­do es­ti­los, un pes­ca­dor con morena y otro con se­ñue­lo pa­ra ver que es­ti­mu­la­ba y des­per­ta­ba más a los do­ra­dos. La ayu­da del mo­tor eléc­tri­co es vi­tal pa­ra man­te­ner la em­bar­ca­ción a dis­tan­cia de lan­ce y en si­len­cio pa­ra no al­te­rar el ám­bi­to. A pe­sar de eso, el vien­to rei­nan­te se em­pe­ña­ba en arri­mar­nos de­ma­sia­do a la cos­ta y agre­ga­ba una nue­va di­fi­cul­tad.

Por la ma­ña­na

Los pri­me­ros pi­ques de do­ra­di­llos se die­ron en las mo­re­nas, y no fue­ron con la vio­len­cia ha­bi­tual de la es­pe­cie. Evi­den­te­men­te el agua fría y el ba­jo me­ta­bo­lis­mo que eso im­pli­ca los vol­vía re­mo­lo­nes a la hora de co­mer. Nin­guno de los do­ra­dos cap­tu­ra­dos por la ma­ña­na fue de por­te in­tere­san­te y hu­bo que dar­les ma­yor co­rri­da que la ha­bi­tual. El do­ra­do cuan­do no es­tá ac­ti­vo al 100 por cien­to es cau­to y re­mi­so, abor­da el ce­bo en­tre las qui­ja­das y se ale­ja un po­co del lu­gar don­de lo to­mó, na­da unos cuan­tos me­tros y ahí re­cién en­gu­lle. Eso ha­ce que se pier­dan mu­chos pi­ques por an­ti­ci­par la cla­va­da cuan­do to­da­vía no la tra­gó.

Por la tar­de, con un día pleno de sol que en­ti­bió el am­bien­te y el río (la tem­pe­ra­tu­ra del agua mar­ca­ba 16 gra­dos), la co­sa fue muy dis­tin­ta. Em­pe­za­ron a mo­ver­se pe­ces de me­jor por­te y a ata­car los se­ñue­los. Los re­eles de spin­ning y bait sa­lie­ron del le­tar­go, al igual que los do­ra­dos, y em­pe­za­ron a tra­ba­jar con ma­yor fre­cuen­cia. Usa­mos en es­ta opor­tu­ni­dad ca­rre­tes de re­la­cio­nes de re­cu­pe­ra­ción de 7,2 a 8,5 a 1, es de­cir que con ca­da gi­ro com­ple­to de ma­ni­ve­la, el tam­bor da 7 o más vuel­tas, eso apor­ta ven­ta­jas a la hora de ac­cio­nar el ar­ti­fi­cial y du­ran­te la pe­lea con el pez.

El hi­lo mul­ti­fi­la­men­to en re­eles pe­que­ños se im­po­ne ya que, a igual­dad de re­sis­ten­cia, de­bi­do al me­nor diá­me­tro, la car­ga to­tal en me­tros se­rá mu­cho ma­yor, im­pres­cin­di­ble en el ca­so de pren­der uno de los gran­des –que

sa­que mu­cho hi­lo– o de es­tar ac­tuan­do en una co­rren­ta­da fuer­te que mag­ni­fi­que la opo­si­ción y la re­sis­ten­cia del pez. La ven­ta­ja de es­tos equi­pos so­bre los más pe­sa­dos es que, ade­más de dis­fru­tar mu­cho del com­ba­te, mer­ced a su ma­yor su­ti­le­za, se pue­den lo­grar lan­za­mien­tos bas­tan­te más exac­tos, una de las cla­ves pa­ra dar con los pe­ces que se re­fu­gian de la co­rren­ta­da ace­chan­do en lo­ca­li­za­cio­nes muy pre­ci­sas. De­bi­do a que los pe­ces, a pe­sar del in­cre­men­to de tem­pe­ra­tu­ra, no ex­hi­bían to­da su pro­ver­bial fe­ro­ci­dad, pri­vi­le­gia­mos los se­ñue­los de me­dia agua con co­lo­res más lla­ma­ti­vos, de ma­yor efec­to vi­bran­te y en lo po­si­ble con bo­li­llas o rattles en su in­te­rior.

Otra es­tra­te­gia que uti­li­za­mos fue la de pin­da­cear (ac­tuar con em­bar­ca­ción a la de­ri­va) por so­bre la zo­na de ban­cos y ve­ri­les con car­na­das na­tu­ra­les y sin las­trar los apa­re­jos pa­ra que via­jen por el fon­do con ma­yor sol­tu­ra. Ten­ga­mos en cuen­ta que si el hi­lo mul­ti­fi­la­men­to nos per­mi­te sen­tir to­do, has­ta el más mí­ni­mo to­que o mo­vi­mien­to del ce­bo, del otro la­do el pez tam­bién “sien­te to­do” y se per­ca­ta más fá­cil­men­te del en­ga- ño. Es­to nos lle­vó a usar re­eles ro­ta­ti­vos me­dia­nos con al me­nos 200 me­tros de nai­lon mo­no­fi­la­men­to del 0,37 al 0,40 con ex­ce­len­te per­for­man­ce, ya que so­bre los ban­cos lo­gra­mos cap­tu­rar al­gu­nos de los me­jo­res do­ra­dos de es­te re­le­va­mien­to. Tam­bién el spin­ning dio lo su­yo en la zo­na de ban­cos.

La se­gun­da jor­na­da fue ca­si un cal­co de la an­te­rior, en ho­ra­rios de pi­que y en ta­ma­ño de las cap­tu­ras de do­ra­dos, siem­pre in cres­cen­do por la tar­de, so­lo que en es­te se­gun­do día in­ten­ta­mos el tro­lling con se­ñue­los de me­dia agua -que por la es­ca­sa pro­fun­di­dad del río lle­ga­ban bien al fon­do- y así di­mos con la otra es­pe­cie am­bi­cio­na­da por mu­chos afi­cio­na­dos, el su­ru­bí, pa­ra co­ro­nar un re­le­va­mien­to que a prio­ri se pre­sen­ta­ba co­mo di­fí­cil y que nos ter­mi­nó por con­ven­cer de que el Pa­ra­ná Me­dio, aun con pa­rá­me­tros que no son los idea­les pa­ra la pes­ca, di­fí­cil­men­te de­frau­de.

Do­ra­do cap­tu­ra­do con se­ñue­lo de spin­ning en la zo­na de ban­cos del Re­po­si­ni por la tar­de, con aguas de ma­yor tem­pe­ra­tu­ra.

Su­ru­bí pin­ta­do que ata­có un se­ñue­lo de tro­lling, ca­sual­men­te en la zo­na del Su­ru­bi­ci­to.

Bo­gui­ta cap­tu­ra­da por la no­che en el Re­po­si­ni, fren­te a las ca­ba­ñas La Amis­tad, en­car­nan­do con lom­briz. Y do­ra­do lo­gra­do con se­ñue­lo de me­dia agua en una corredera.

Izq.: mue­lle de las ca­ba­ñas, du­ran­te la par­ti­da ma­ña­ne­ra. Y fri­tan­ga en olla ne­gra en la is­la, otro de los bue­nos mo­men­tos que nos re­ga­la la pes­ca.

Do­ra­do y su­ru­bí, do­ble­te de atar­de­cer, la hora má­gi­ca de los gran­des ca­za­do­res. De­ba­jo: mo­men­tos fi­na­les de la cap­tu­ra de un do­ra­do atra­pa­do con car­na­da en un sec­tor de ban­cos de are­na.

Iz­quier­da: ya­ca­ré to­man­do sol al pie de una barranca. De­re­cha: una gran cu­ri­yú ca­len­tán­do­se al sol del me­dio­día.

To­dos los bue­nos do­ra­dos se die­ron pro­me­dian­do la tar­de y has­ta el cre­púscu­lo, tan­to con car­na­das co­mo con se­ñue­los ar­ti­fi­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.