6 cos­tas cer­ca­nas.

Con la in­ten­ción de pes­car des­de la ori­lla, sa­li­mos a re­co­rrer al­gu­nos de los pes­que­ros más in­tere­san­tes que tie­ne pa­ra ofre­cer la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. El pe­je­rrey es el gran pro­ta­go­nis­ta, pe­ro tam­bién hay una ex­ce­len­te va­ria­da de piel pa­ra dis­fru­ta

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­ce­lo Al­ba­ne­se.

Con la in­ten­ción de pes­car des­de la ori­lla, sa­li­mos a re­co­rrer al­gu­nos de los pes­que­ros más in­tere­san­tes que tie­ne pa­ra ofre­cer la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. El pe­je­rrey es el gran pro­ta­go­nis­ta, pe­ro tam­bién hay una ex­ce­len­te va­ria­da de piel pa­ra dis­fru­tar.

Co­mien­za un mes con tem­pe­ra­tu­ras más acep­ta­bles y atrás que­dan las con­ti­nuas he­la­das en dis­tin­tos ám­bi­tos de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Con es­tas con­di­cio­nes, no nos pu­di­mos re­sis­tir a una nue­va re­co­rri­da por al­gu­nos lu­ga­res no­ta­bles pa­ra po­der rea­li­zar sa­li­das bien cos­te­ras y en fa­mi­lia.

1 La­gu­na de Mon­te

Nos es­ta­mos es­ta mos aden­tran­do ade nt al co­mien­zo omien­zo de la ve­da, e en la que po­de­mos prac­ti­car la pes­ca de los fle­chas de pla­ta los fi­nes de se­ma­na y fe­ria­dos. Es­to nos lle­vó a re­co­rrer es­te fan­tás­ti­co am­bien­te muy cer­cano a Ca­pi­tal Fe­de­ral, que ade­más po­see un lin­do pue­blo con di­fe­ren­tes atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos pa­ra la fa­mi­lia.

Jun­to a Da­niel Hal­vi­de co­men­za­mos a prac­ti­car la mo­da­li­dad de flo­te, en es­ta oca­sión en uno de los sec­to­res de la cos­ta­ne­ra, cer­ca de la ofi­ci­na de la Di­rec­ción de Tu­ris­mo. Pu­si­mos mano al ar­ma­do de nues­tros equi­pos con lan­ces cor­tos y acom­pa­ña­mos las lí­neas con la sua­ve co­rren­ta­da.

Los pi­ques no se lo­gra­ron de in­me­dia­to, lo que nos hi­zo pro­bar di­fe­ren­tes pro­fun­di­da­des en las bra­zo­la­das de nues­tros apa­re­jos; lue­go de unos 30 mi­nu­tos apro­xi­ma­dos de es­pe­ra, di­mos con el pri­mer fle­cha que to­mó el de Da­niel y reali­zó lle­va­das sua­ves has­ta que se con­cre­tó el pi­que. Al mo­men­to de izar­lo, nos en­con­tra­mos con un pe­je­rrey muy ro­bus­to, de 33 cm. Sin de­mo­ra al­gu­na vol­vi­mos con los apa­re­jos al agua; de he­cho veía­mos co­rri­das en su­per­fi­cie en­tre­ve­ra­das con ju­ve­ni­les.

Con el co­rrer de las ho­ras, y lue­go de com­pro­bar fa­vo­ra­ble­men­te es­te lu­gar, re­tor­na­mos al mue­lle del Club de Pes­ca pa­ra re­va­li­dar la ca­li­dad de las car­pas que ofrece el ám­bi­to. Sus pi­ques son lle­va­das sua­ves y re­mi­sas, lo que nos obli­ga

a es­tar muy aten­tos a ca­da mo­vi­mien­to en el apa­re­jo. No apu­rar la cap­tu­ra y de­jar que el pez lle­ve con fir­me­za el ce­bo es una de las cla­ves al mo­men­to de con­cre­tar. La mo­da­li­dad fue con lí­nea de flo­te a una pro­fun­di­dad apro­xi­ma­da de 80 cm. Los por­tes fue­ron de to­dos los ta­ma­ños, aun­que pre­do­mi­na­ron pie­zas ma­yo­res a los cua­tro ki­los, muy sa­nos y bien ali­men­ta­dos.

Tam­bién en­con­tra­mos otras es­pe­cies co­mo dien­tu­dos, ba­gres, sa­ba­li­tos y vie­jas de agua. Ade­más, se au­gu­ra una tem­po­ra­da muy pro­me­te­do­ra de ta­ra­ri­ras.

2 Arro­yo San Miguel

En la las s in­me­dia­cio­nes in med i ac ion de la Ru­ta uta Pro­vin­cial 41 nos en­con­tra­mos con uno de los bra­zos del río Salado, que irrum­pe en la la­gu­na La Bo­ca. In­gre­sa­mos a ella y re­co­rri­mos el río pa­ra com­pro­bar cuán ac­ti­vos se en­con­tra­ban los

pe­je­rre­yes. La ma­ña­na es­ta­ba muy fría y ven­to­sa, por lo cual de­ci­di­mos ini­ciar la pes­ca en una de las cur­vas que su cur­so ofrece.

Co­men­za­mos con lan­ces cor­tos y muy pe­ga­dos a la cos­ta, al es­tar el agua tan mo­vi­da te­nía­mos que co­lo­car la vis­ta bien fi­na y pes­car ca­si al tac­to. Los pe­je­rre­yes no se re­ga­la­ban fá­cil­men­te, lo que nos lle­vó a pro­bar di­fe­ren­tes pro­fun­di­da­des en las bra­zo­la­das; los me­jo­res re­sul­ta­dos se die­ron a los 40 cm. Mien­tras el sol en­ti­bia­ba el agua, Es­te­ban Tof­fa­ni con­cre­tó la pri­me­ra fle­cha de me­di­da, lo que le dio otro co­lor a la jor­na­da. Mi turno lle­gó con otro pe­je­rrey, en es­ta oca­sión fue­ra de me­di­da, por lo que lo de­vol­ví a su há­bi­tat.

La pes­ca se fue po­nien­do más que en­tre­te­ni­da a me­di­da que lo­grá­ba­mos otros pi­ques, co­mo dien­tu­dos y ba­gres. Le­jos de con­for­mar­nos, fui­mos en bus­ca de al­ter­na­ti­vas cam­bian­do de lu­gar en los dis­tin­tos re­man­sos y cur­vas que el ca­nal ofrece, lo que nos per­mi­tió sa­car pe­je­rre­yes de me­di­da, más al­gu­na sor­pre­sa que ron­dó los 35 cm.

En los úl­ti­mos ti­ri­tos nos pe­ga­mos bien a la desem­bo­ca­du­ra de la la­gu­na, en don­de en­con­tra­mos una bue­na pa­sa­da de agua y agra­cia­dos re­man­sos. La pes­ca fue más in­ten­sa por la co­mi­da que pro­veía el ám­bi­to, lo que se re­fle­jó en nues­tros apa­re­jos de flo­te con pie­zas y has­ta do­ble­tes de di­fe­ren­tes por­tes.

En po­cas lí­neas, la jor­na­da fue to­do un éxi­to, pu­di­mos dis­fru­tar en fa­mi­lia de una sa­li­da más que agra­da­ble.

3 La­gu­na de Chas­co­mús

Es­tá ubi­ca­da a unos 120 ki­ló­me­tros de Ca­pi­tal Fed Fe­de­ral por Au­to­vía 2, a la ve­ra de la ciu­dad y a unos 280 ki­ló­me­tros de Mar del Pla­ta. Tie­ne una gran cu­be­ta de más de 3.000 hec­tá­reas y una pro­fun­di­dad me­dia de dos me­tros y un má­xi­mo de 3,50 me­tros.

Re­co­rri­mos par­te de su cos­ta pa­ra rea­li­zar los pri­me­ros in­ten­tos. Es­te­ban Tof­fa­ni, nues­tro guía de es­ta jor­na­da, nos co­men­tó có­mo se ve­nía dan­do el pi­que en los di­fe­ren­tes pun­tos cos­te­ros. Los pri­me­ros lan­ces los íba­mos a rea­li­zar en la zo­na del ce­men­te­rio, ro­dea­da de un am­plio mu­ra­llón. Se­rían cer­ca de la cos­ta y en­car­nan­do con mo­ja­rra viva, a la es­pe­ra de los tan an­he­la­dos fle­chas de pla­ta.

Con una sua­ve bri­sa que oxi­ge­na­ba el agua, Es­te­ban arran­có con

una co­rri­da fir­me en el apa­re­jo que fi­na­li­zó con un pe­je­rrey que su­peró los 35 cm. Los pi­ques fue­ron es­po­rá­di­cos y al­ter­na­dos con gran­des dien­tu­dos.

Con es­tos bue­nos re­sul­ta­dos en nues­tro ha­ber, se­gui­mos re­co­rrien­do has­ta lle­gar a la zo­na sur de la la­gu­na, cer­ca­na al cam­ping del Au­to­mó­vil Club. En es­te sec­tor de ba­rran­cas lan­za­mos los apa­re­jos al agua y es­pe­ra­mos; lue­go de va­rios mi­nu­tos sin res­pues­tas, vi en una de mis bo­yas una lle­va­da muy su­til pe­ro fir­me. Con­cre­to el pi­que con una pie­za bien ro­bus­ta, que ron­dó los 30 cm. Tu­vi­mos va­rias res­pues­tas más con ejem­pla­res de en­tre los 25 y los 38 cm; ade­más de va­rios ju­ve­ni­les que in­di­can lo bien po­bla­do que se en­cuen­tra es­te es­pe­jo.

Otros lu­ga­res pa­ra te­ner en cuen­ta son la com­puer­ta, las es­ca­li­na­tas y la zo­na del cas­ti­llo, los dos úl­ti­mos con am­plios cla­ros de jun­ca­les en don­de po­de­mos en­con­trar, en­tre otras es­pe­cies, ba­gres, car­pas y, en cuan­to le­van-

te un poquito más la tem­pe­ra­tu­ra, ta­ra­ri­ras de buen por­te.

4 La­gu­na Al­tos Ver­des

Si­guien­do con nuestr nues­tro ca­mino a otro d de los es­pe­jos ren­di­do­res en el pa r ti­do de Cas­te­lli, nos desv ia mos de Bue­nos A i res 220 ki­ló­me­tros (los úl­ti­mos 17 por ca­mino de tie­rra) y di­mos con es­ta la­gu­na que hoy tie­ne al­go más de 1.200 hec­tá­reas, con una pro­fun­di­dad me­dia de 2,50 me­tros con fon­do de ba­rro, pe­ro en el que pre­do­mi­na la tos­ca. Con cos­tas am­plias pa­ra el acam­pe y cier­tos sec­to­res de ba­rran­cas, nos de­can­ta­mos por el mar­gen de­re­cho del cam­ping y nos ubi­ca­mos en una de las ba­rran­cas ba­jas, en don­de va­dea­ría­mos los di­fe­ren­tes jun­ca­les que hay.

An­tes de in­gre­sar al agua me pu­se los wa­ders y co­men­cé apro­bar con lí­nea de flo­te cer­ca de la pa­red de jun­cos. Es­ta mo­da­li­dad me da­ba la ven­ta­ja de po­der lle­gar y co­lo­car mi apa­re­jo en cier­tos lu­gar­ci­tos don­de se en­con­tra­ba co­mien­do el pe­je­rrey, re­fu­gia­do de las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras.

Los pi­ques fue­ron in­me­dia­tos, con lle­va­das cons­tan­tes y fir­mes. Lo acon­se­ja­ble es dejarlo co­mer bien y no apre­su­rar a con­cre­tar el pi­que, de lo con­tra­rio per­de­re­mos la pie­za.

Los pe­je­rre­yes van de to­dos los ta­ma­ños, aun­que pre­do­mi­nan los de 30 cm. Se pue­den uti­li­zar dos mo­da­li­da­des: lí­nea pa­ter­nós­ter o de flo­te, am­bas fun­cio­nan muy bien. Los fle­chas co­men en una pro­fun­di­dad de 20 a 70 cm, en­tre­mez­cla­dos con bue­nos ejem­pla­res de ba­gres y dien­tu­dos. Otras es­pe­cies que pre­do­mi­nan son las car­pas, las ta­ra­ri­ras, y ya co­men­za­ron a ob­ser va rse gran­des co­rri­das en­tre los jun­cos de li­sas de muy bue­nos por­tes. Se au­gu­ra una pro­me­te­do­ra tem­po­ra­da.

5 La­gu­na La Bo­ca

Des­de Ca­pi­tal Fe­de­ral Federa re­co­rri­mos 197 ki­ló­me­tros por la Au­to­vía 2 has­ta el Km 179,5, do­bla­mos a la de­re­cha y tran­si­ta­mos 16 km más por la RN 41 has­ta lle­gar a un ca­mino de tie­rra con­so­li­da­do, an­tes de cru­zar el arro­yo San Miguel. To­ma­mos a la iz­quier­da y des­de allí dos ki­ló­me­tros en lí­nea rec­ta has­ta que nos to­pa­mos con la en­tra­da del club.

Una vez den­tro, fui­mos ha­cia la mar­gen de­re­cha del pes­que­ro. De­bi­do a que el fuer­te vien­to nos da­ba de cos­ta­do, nos vi­mos obli­ga­dos a ar­mar lí­neas pa­ter­nós­ter con plo­mos ade­cua­dos pa­ra nues­tras cañas. Los lan­ces los rea­li­za­mos en­tre 15 y 20 me­tros, de ma­ne­ra con­ti­nua con las cañas en mano pa­ra po­der di­vi­sar y con­cre­tar los pi­ques.

El pri­me­ro lle­gó en el apa­re­jo de Es­te­ban Tof­fa­ni, cuan­do pu­di­mos di­vi­sar có­mo se des­li­za­ba la bo­ya pa­ter­nós­ter con to­tal ra­pi­dez ha­cia nues­tro mar­gen iz­quier­do. El pi­que se con­cre­tó fa­vo­ra­ble­men­te con un ejem­plar que ron­dó los 40 cm.

El vien­to se in­ten­si­fi­ca­ba ca­da vez más, no nos da­ba nin­gu­na ven­ta­ja, por lo que te­nía­mos que es­tar muy aten­tos. Los pi­ques fue­ron es­po­rá­di­cos, con ejem­pla­res muy pa­re­jos de 35 a 40 cm. Tam­bién pu­di­mos sa­car otras es­pe­cies co­mo dien­tu­dos, ba­gres, car­pas y ta­ra­ri­ras.

Es una la­gu­na ideal pa­ra acam­par y dis­fru­tar en fa­mi­lia de la pes­ca de­por­ti­va.

6 La­gu­na Las Ba­rran­cas

Un ám­bi­to en­tre gran­des ba­rran­cas y mag­ná­ni­mos cla­ros de jun­cos emer­gen­tes. Re­co­rri­mos 170 ki­ló­me­tros por Au­to­vía 2 des­de Ca­pi­tal Fe­de­ral pa­ra po­der dar con los es­cu­rri­di­zos f le­chas de pla­ta. Pre­via­men­te nos pro­veí­mos de mo­ja­rras en el pues­to de car­na­das El Re­po­llo, de la Au­to­vía 2, Km 113.

Du­ran­te el ca­mino, Es­te­ban Tof­fa­ni, To­más y Ro­ber­to Linch nos pu­sie­ron a tono so­bre có­mo es­ta­ba en la ac­tua­li­dad el pi­que en es­te ám­bi­to. Car­ga­mos el equi­po de ma­te y par­ti­mos ha­cia el es­pe­jo. Una vez ubi­ca­dos en Le­za­ma, en una co­no­ci­da es­ta­ción de ser­vi­cio gi­ra­mos a la de­re­cha y to­ma­mos la Ru­ta Pro­vin­cial 57. A los 10 km nos en­con­tra­mos con un car­tel in­di­ca­dor a mano de­re­cha y des­de allí re­co­rri­mos otros 10 km más por ca­mino de tie­rra has­ta lle­gar al pes­que­ro.

Ape­nas en­tra­mos, A ndrés Arrou­pe nos dio la bien­ve­ni­da. Sin de­mo­ra nos di­ri­gi­mos a pes­car so­bre la mar­gen de­re­cha del pes­que­ro, que lo re­co­rri­mos va­deán­do­lo has­ta ca­si el puen­te La Or­que­ta.

Con las lí­neas en el agua y aten­tos a las bo­yas, los pi­ques co­men­za­ron con lin­das lle­va­das que se con­cre­ta­ron con ejem­pla­res que su­pe­raron la me­di­da. Co­mo la jor­na­da se es­ta­ba po­nien­do lin­da, con Es­te­ban de­ci­di­mos co­rrer­nos a otro cla­ro de jun­cos, don­de di­vi­sa­mos va­rias co­rri­das. Los apa­re­jos ca­ye­ron al agua y los pi­ques no se hi­cie­ron es­pe­rar: pe­je­rre­yes que su­pe­raron los 40 cm. To­dos to­ma­ron las car­na­das de las bra­zo­la­das a 30 cm de pro­fun­di­dad. Los pi­ques fue­ron unos tras otro.

L a jor nad a se co­ro­nó con ejem­pla­res muy ro­bus­tos y pa­re­jos en su ma­yo­ría. Tam­bién con­ta­mos con una acep­ta­ble va­ria­da de dien­tu­dos, ba­gres, car­pas y ta­ra­ri­ras. Ade­más, ya ca­si es­tán las pri­me­ras li­sas. Cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra em­pie­ce a su­bir, es­te ám­bi­to se va a po­ner más que in­tere­san­te.

Los equi­pos

Pa­ra el pe­je­rrey se uti­li­za­ron cañas de 4,20 m, re­eles fron­ta­les con mul­ti­fi­la­men­to del 0,14, an­zue­los N° 1/0, lí­neas de tres bo­yas en di­fe­ren­tes ga­mas de co­lo­res y pa­ter­nós­ter con tres an­zue­los. Pa­ra la pes­ca de car­pas: lí­neas ba­rran­quín con nu­do co­rre­di­zo o lí­neas de dos bo­yas con bra­zo­la­das de 80 cm de pro­fun­di­dad; an­zue­los N°4 y 3/0, pue­den ser con pa­le­ta o con ojal; cañas de 4 a 5,70 m, y mi­cro reel con mul­ti­fi­la­men­to del 0/4. La car­na­da más ren­di­do­ra fue la ma­sa dul­ce. Otra op­ción in­tere­san­te fue la ma­sa pi­can­te.

Fue­ron co­mu­nes los do­ble­tes de pe­je­rre­yes al va­dear la zo­na de jun­ca­les en la la­gu­na de Al­tos Ver­des. Ca­da tan­to sa­cá­ba­mos al­gu­nos ba­gres sa­pos au­tóc­to­nos del lu­gar. A pe­sar de la ba­ja tem­pe­ra­tu­ra del agua, en la La­gu­na de Mon­te se ob­tie­nen car­pas de 2 a 4,5 kg con ma­sa, a flo­te y cer­ca de la ori­lla.

En ca­da ám­bi­to a vi­si­tar es acon­se­ja­ble te­ner en cuen­ta el es­ta­do de la tur­bu­len­cia del agua a la hora de ele­gir el co­lor de las bo­yas. Pre­fe­ren­te­men­te usa­re­mos las cla­ras si es­tá muy re­vuel­ta, sin des­car­tar un apa­re­jo de fon­do si hay mu­cho vien­to. Si los pe­ces se en­cuen­tran muy re­mi­sos al dar el pre­sen­te en los pi­ques, es im­pres­cin­di­ble con­tar con al­gún jue­go de bo­yas chi­cas y li­via­nas.

Los fle­chas no se re­ga­lan fá­cil­men­te en Mon­te, lo más con­ve­nien­te es em­pe­zar son­dean­do la zo­na con una lí­nea ba­rran­quín pa­ra bus­car la pro­fun­di­dad del día. La pes­ca no es re­gu­lar, por lo que pre­sen­ta un gran desafío.

Las mo­ja­rras sa­la­das o en acei­te de pes­ca­do die­ron mu­cha efec­ti­vi­dad a la hora de los pi­ques, co­mo así tam­bién el fi­le­te de dien­tu­do fres­co cor­ta­do en ti­ras fi­nas, siem­pre des­pués de las mo­ja­rras vi­vas.

En to­dos los ám­bi­tos se pre­sen­ta­ron cap­tu­ras de ju­ve­ni­les, que au­gu­ran pro­me­te­do­ras tem­po­ra­das en unos años.

Por cues­tio­nes cli­má­ti­cas, co­mo tam­bién por los es­ta­dos de los ca­mi­nos, en el Re­po­llo siem­pre tie­nen las no­ve­da­des de la zo­na, no du­dar en con­sul­tar­los.

En Bue­nos Ai­res nos po­de­mos en­con­trar con pro­me­te­do­res lu­ga­res pa­ra la pes­ca de cos­ta. Con nues­tro cui­da­do es­tos po­drán per­du­rar por mu­chas tem­po­ra­das.

Prac­ti­car la mo­da­li­dad de va­deo en Al­tos Ver­des re­sul­ta muy có­mo­do ya que su sue­lo es pa­re­jo y es­tá com­pues­to de tos­cas. Se re­co­mien­da pru­den­cia.

Equi­po: es acon­se­ja­ble lle­var pun­te­ros y man­da­les en ca­so de que ten­ga­mos que ga­nar dis­tan­cia o an­clar la lí­nea.

En La Bo­ca con­fir­ma­mos las cap­tu­ras de ro­bus­tos pe­je­rre­yes, tal cual mues­tra Es­te­ban Tof­fa­ni con lí­nea ba­rran­quín an­cla­da. El club de es­ta la­gu­na tie­ne un gran com­pro­mi­so con los vi­si­tan­tes, ya que po­seen am­plios domos pa­ra su hos­pe­da­je.

En Las Ba­rran­cas los pi­ques se die­ron bien pe­ga­dos a la ve­ge­ta­ción emer­gen­te, con lí­neas de flo­te. Se re­co­mien­da lle­var bo­tas de go­mas o al­gún tra­je que pres­te co­mo­di­dad pa­ra mo­ver­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.