Pro­tes­ta fe­me­ni­na en el Fes­ti­val de Cannes.

La bre­cha sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res im­pe­ra en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y aún se en­cuen­tra le­jos de ser erra­di­ca­da

Los Tiempos - Lecturas - - Portada -

Ca­te Blan­chett, pre­si­den­ta del ju­ra­do, jun­to con Kris­ten Ste­wart, Ava DuVer­nay, Lea Sey­doux y la can­tan­te Bu­run­de­sa Khad­ja Nin co­man­da­ron la ma­ni­fes­ta­ción

Ha­ce tres años, el es­cán­da­lo del hac­keo de Sony más que ma­los en­ten­di­dos de­jó al des­cu­bier­to una se­rie de in­jus­ti­cias que han sa­cu­di­do a Holly­wood, en­tre és­tas es­tá la evi­den­te bre­cha sa­la­rial en­tre hom­bres y mu­je­res en la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to.

Ac­tri­ces de la ta­lla de Jen­ni­fer Law­ren­ce le­van­ta­ron su voz en oc­tu­bre de 2015, con­tra las di­fe­ren­cias de suel­do en­tre hom­bres y mu­je­res. Jes­si­ca Chas­tain, Char­li­ze The­ron, Aman­da Sey­fried o Meryl Streep tam­bién se unie­ron a la pro­tes­ta.

Lo de Jen­ni­fer Law­ren­ce fue un ca­pí­tu­lo más de un des­equi­li­brio evi­den­te en el que se ha ins­ta­la­do la in­dus­tria holly­woo­dien­se des­de ha­ce dé­ca­das y que, en los tiem­pos que co­rren, pa­re­ce in­sos­te­ni­ble. Law­ren­ce se la­men­tó de no ha­ber si­do más du­ra a la ho­ra de ne­go­ciar su sa­la­rio por “La gran es­ta­fa ame­ri­ca­na”, pe­lí­cu­la por la que fue no­mi­na­da a un Ós­car. Lo hi­zo a tra­vés de una car­ta que pu­bli­có en la web de Le­na Dun­ham al res­pec­to mos­tran­do su frus­tra­ción tras sa­ber, a tra­vés del es­cán­da­lo del hac­keo de cuen­tas de Sony, que ha­bía co­bra­do me­nos que sus com­pa­ñe­ros de re­par­to, Brad­ley Coo­per y Ch­ris­tian Bale.

“No es­toy fu­rio­sa con Sony, lo es­toy con­mi­go mis­ma”, in­di­có. “He sus­pen­di­do co­mo ne­go­cia­do­ra por­que me di por ven­ci­da an­tes de tiem­po”, adu­cien­do ade­más que no fue más agre­si­va con el di­ne­ro por no ser per­ci­bi­da co­mo ava­ri­cio­sa o com­pli­ca­da en el ám­bi­to la­bo­ral. Pe­ro, le­jos de ser una que­ja más, sus de­cla­ra­cio­nes crea­ron una ten­sión en el am­bien­te que des­de ha­cía tiem­po no se per­ci­bía. Las reacciones en Twit­ter fue­ron va­rias por par­te de co­le­gas co­mo Em­ma Wat­son, que ce­le­bra­ron su va­lor pa­ra ex­po­ner su en­fa­do, o co­mo el pro­pio Coo­per, con quien ha ro­da­do al­gu­nas de sus me­jo­res pe­lí­cu­las, in­clu­yen­do “La gran es­ta­fa ame­ri­ca­na”.

Jes­si­ca Chas­tain se unió a la pro­tes­ta co­lec­ti­va, con­si­de­ran­do que no hay ex­cu­sa pa­ra la di­fe­ren­cia sa­la­rial en­tre mu­je­res y hom­bre en la me­ca del ci­ne, y til­dan­do de va­lien­tes las pa­la­bras de Law­ren­ce, las segundas, qui­zá, con tan­ta so­no­ri­dad des­pués de las cé­le­bres pro­nun­cia­das por Pa­tri­cia Ar­quet­te du­ran­te la ce­re­mo­nia de ese año de los Ós­car. Al­te­ró los áni­mos del pú­bli­co pre­sen­te esa no­che.

Lo que de­cían co­rres­pon­de en gran me­di­da con los da­tos que cir­cu­lan sin ce­sar por las webs de la in­dus­tria, que le­jos de ocul­tar­lo se han lan­za­do a mos­trar la dis­pa­ri­dad con to­da su cru­de­za. Bas­te con las ci­fras anua­les de For­bes so­bre el mo­vi­mien­to de mi­llo­nes anua­les de las ma­yo­res es­tre­llas del fir­ma­men­to. Com­pa­ran­do unas con otros, que­da cla­ro que los hom­bres sa­len muy fa­vo­re­ci­dos. Só­lo en 2013, los ac­to­res ga­na­ron ca­si el tri­ple que las ac­tri­ces, lo que sig­ni­fi­ca, pa­ra ser más pre­ci­sos, que por ca­da dó­lar que se lle­va­ron a ca­sa los va­ro­nes de ma­yor nom­bre en la gran pan­ta­lla, ellas só­lo per­ci­bie­ron 40 cen­ta­vos.

Fes­ti­va­les y pre­mia­cio­nes pa­ra pro­tes­tar

Las pro­tes­tas so­bre la bre­cha sa­la­rial y el lu­gar de las mu­je­res en la in­dus­tria del ci­ne se han agu­di­za­do des­de en­ton­ces, cues­tio­nan­do des­de es­pa­cios de po­der has­ta la vio­len­cia y aco­so se­xua­les en ese me­dio.

Es­te año la ce­re­mo­nia de los Ós­car sir­vió de es­ce­na­rio pa­ra los mo­vi­mien­tos Me Too ( Yo tam­bién) o Ti­me’s Up ( Se aca­bó el tiem­po).

Es­te mes, le ha to­ca­do el turno al Fes­ti­val de Cannes en el que en los 70 años de his­to­ria del fes­ti­val só­lo una mu­jer ha ga­na­do la Pal­ma de Oro ( el ma­yor pre­mio del fes­ti­val): fue en 1993 y Ja­ne Cham­pion, di­rec­to­ra de “The Piano Les­son”, ni si­quie­ra tu­vo la sa­tis­fac­ción de dis­fru­tar el pre­mio al com­ple­to, pues tu­vo que com­par­tir­lo con el di­rec­tor chino, Chen Kai­ge. Es­ta es só­lo una anéc­do­ta de las cien­tos que de­mues­tran la de­sigual­dad de gé­ne­ro que im­pe­ra en la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca y que a día de hoy se en­cuen­tra le­jos aún de ser erra­di­ca­da. Es por ello que un to­tal de 82 mu­je­res han pro­tes­ta­do en la al­fom­bra ro­ja del fes­ti­val pa­ra pe­dir jus­ti­cia e igual­dad.

Las 82 in­te­gran­tes re­pre­sen­tan el nú­me­ro de pe­lí­cu­las di­ri­gi­das por mu­je­res que fue­ron se­lec­cio­na­das pa­ra com­pe­tir por la Pal­ma, en con­tras­te con las 1.645 pe­lí­cu­las di­ri­gi­das por hom­bres.

En 2015, se di­jo que al­gu­nas mu­je­res fue­ron ex­pul­sa­das de la al­fom­bra ro­ja del fes­ti­val por lle­var za­pa­tos pla­nos.

To­ma­das de las ma­nos. Las 82 ar­tis­tas du­ran­te la pro­tes­ta si­len­cio­sa en el Fes­ti­val de Cannes, en Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.