DES­PUÉS DE LOS JUE­GOS EMER­GEN IN­TE­RRO­GAN­TES.

Con una me­jor pers­pec­ti­va a fu­tu­ro por las pro­me­sas gu­ber­na­men­ta­les, pe­ro con el pe­li­gro de que los es­ce­na­rios se con­vier­tan en ele­fan­tes blan­cos, se ce­rra­ron los Jue­gos 2018

Los Tiempos - Numero 1 - - PORTADA - BETTY RO­JAS RO­DRÍ­GUEZ

Bo­li­via su­peró con cre­ces su per­for­man­ce de San­tia­go 2014 (cua­tro me­da­llas de bron­ce), ya que en Cocha 2018 lo­gró su­mar 34 me­da­llas —de las cua­les cua­tro son de oro— y subió en el me­da­lle­ro ge­ne­ral de la duo­dé­ci­ma po­si­ción al dé­ci­mo lu­gar; sin em­bar­go, no con­si­guió el ob­je­ti­vo de que­dar en­tre los ocho pri­me­ros, me­ta que se fi­jó pa­ra es­tos XI Jue­gos Su­ra­me­ri­ca­nos.

Cochabamba 2018 se con­vir­tió en una de las me­jo­res pre­sen­ta­cio­nes de Bo­li­via en los Jue­gos Su­ra­me­ri­ca­nos, aun­que to­da­vía es­tá muy le­jos de po­der igua­lar el ter­cer lu­gar que se con­si­guió en la pri­me­ra edi­ción, en La Paz 1978, con 20 pre­seas do­ra­das.

“To­dos (los de­por­tis­tas) es­pe­rá­ba­mos que des­pués de los pri­me­ros Jue­gos (1978) el de­por­te na­cio­nal cam­bia­ría pa­ra bien, por­que fi­nal­men­te con­tá­ba­mos con bue­nos es­ce­na­rios de­por­ti­vos, pe­ro no fue así”, di­jo Mar­co Ra­mí­rez, uno de los medallistas de esos Jue­gos, quien es­pe­ra que no su­ce­da lo mis­mo.

To­dos es­tán de acuer­do en que Cochabamba des­lum­bró con sus es­ce­na­rios, mu­chos de ellos de ta­lla mun­dial, y los ré­cords que se lo­gra­ron lo de­mues­tran, pe­ro la pre­gun­ta que si­gue en el aire des­pués de los Jue­gos es ¿qué su­ce­de­rá aho­ra con esos cam­pos de­por­ti­vos?, ¿ten­drán ac­ce­so los atle­tas?, ¿quién pa­ga­rá su mantenimiento? Son in­te­rro­gan­tes que se las tras­la­dó a las au­to­ri­da­des y la res­pues­ta fue la mis­ma. “Se ana­li­za­rá la me­jor for­ma de ad­mi­nis­trar los es­ce­na­rios pa­ra el fo­men­to y desa­rro­llo del de­por­te”, pe­ro nin­guno qui­so com­pro­me­ter que los mis­mos es­ta­rán 100 por cien­to abier­tos, ni si­quie­ra pa­ra los atle­tas de éli­te, aun­que al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes ha­blan de la crea­ción de es­cue­las de­por­ti­vas pa­ra in­cen­ti­var la prác­ti­ca de­por­ti­va.

El fan­tas­ma de que va­rios de los re­cin­tos se con­vier­tan en ele­fan­tes blan­cos es gran­de, te­nien­do en cuen­ta que el equi­pa­mien­to de los mis­mos ya fue re­ti­ra­do y se­rá al­ma­ce­na­do en el Cen­tro de For­ma­ción De­por­ti­va de la Vi­lla Su­r­ame­ri­ca­na.

“Un es­ta­dio de atletismo sin equi­pa­mien­to no sir­ve de na­da. Es co­mo te­ner una ca­sa ul­tra­mo­der­na sin mue­bles”, co­men­tó el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Atlé­ti­ca de Bo­li­via, Mar­co Lu­que.

La Al­cal­día de Cochabamba cons­tru­yó el me­jor es­ta­dio de atletismo de La­ti­noa­mé­ri­ca, al que mu­chos quie­ren lle­gar a en­tre­nar, pe­ro el 90 por cien­to de su equi­pa­mien­to ya fue re­ti­ra­do, por­que no es del mu­ni­ci­pio, sino del Mi­nis­te­rio de De­por­tes.

El Go­bierno mu­ni­ci­pal ten­dría que rea­li­zar un es­fuer­zo ma­yor pa­ra com­prar el equi­pa­mien­to res­pec­ti­vo y dar­le la fun­cio­na­li­dad res­pec­ti­va al es­ta­dio.

De por sí, el com­ple­jo acuá­ti­co ge­ne­ra­rá una fuer­te in­ver­sión men­sual al mu­ni­ci­pio de Cochabamba, por­que debe pa­gar el fi­nan­cia­mien­to ban­ca­rio que con­tra­jo pa­ra su cons­truc­ción. Sin em­bar­go, lo que más preo­cu­pa es

RO­DRI­GUEZ RUBEN

La pis­ta del es­ta­dio de atletismo en fun­cio­na­mien­to, con to­do el equi­pa­mien­to de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.