Ex­juez que va­li­dó re­elec­ción de Evo ya es di­plo­má­ti­co

Ruddy Flores, que apro­bó la re­elec­ción, aho­ra es Mi­nis­tro Con­se­je­ro en Gi­ne­bra, Suiza, y re­pre­sen­ta­rá al país an­te al me­nos 10 or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les

Los Tiempos - - PORTADA - NEL­SON PE­RE­DO

Ob­vian­do to­dos los re­qui­si­tos pa­ra se­guir la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca en el país, Ruddy Flores fue nom­bra­do ayer mi­nis­tro con­se­je­ro de Bo­li­via en Suiza. El ex­juez del TCP fue uno de los seis que apro­ba­ron la re­elec­ción de Morales.

El nom­bra­mien­to del ex­ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal Plu­ri­na­cio­nal (TCP) Ruddy Flores Mon­te­rrey co­mo mi­nis­tro con­se­je­ro de la Re­pre­sen­ta­ción Per­ma­nen­te del Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal an­te Or­ga­nis­mos In­ter­na­cio­na­les, en Gi­ne­bra, Suiza, vul­ne­ra la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca pues­to que es­te ti­po de car­gos só­lo pue­den ser asu­mi­dos por fun­cio­na­rios que hi­cie­ron ca­rre­ra, pe­ro Flores, a pe­sar de que sí em­pe­zó es­te pro­ce­so di­plo­má­ti­co, de­jó la ca­rre­ra por va­rios años y aho­ra vol­vió con un car­go al­to que no le co­rres­pon­de­ría.

El ex­per­to en de­re­cho in­ter­na­cio­nal Ser­gio Cas­tro ex­pli­có que, efec­ti­va­men­te, Flores se ini­ció en la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca, pe­ro la aban­do­nó pa­ra de­di­car­se a otras ac­ti­vi­da­des, en­tre ellas al TCP. Des­pués pa­só a la Di­rec­ción Ju­rí­di­ca de la Can­ci­lle­ría, por­que de­cían que era par­te del es­que­ma po­lí­ti­co de David Cho­quehuan­ca. Aho­ra, con es­to, “él es­ta­ría re­tor­nan­do a la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca, en­ton­ces al­gu­nos di­plo­má­ti­cos re­cla­ma­ban que ellos se man­tu­vie­ron en la ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca y si­guen en eso va­rios años, pe­ro él (Flores) vuel­ve sin per­der su an­ti­güe­dad”

“Se­ría co­mo que en la ca­rre­ra mi­li­tar tú aban­do­nas sien­do capitán y des­pués que te re­in­cor­po­res, co­mo co­ro­nel”, ejem­pli­fi­có.

La Ley 465 de Ser­vi­cios de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, en su ar­tícu­lo 14 º , pa­rá­gra­fo III, se­ña­la que la es­truc­tu­ra de las em­ba­ja­das se re­co­no­ce los ran­gos di­plo­má­ti­cos de em­ba­ja­dor, mi­nis­tro de Pri­me­ra, mi­nis­tro con­se­je­ro, con­se­je­ro, pri­mer y se­gun­do se­cre­ta­rio. El as­cen­so es en lí­nea des­de se­cre­ta­rio ha­cia em­ba­ja­dor.

En la ca­pi­tal suiza tra­ba­jan or­ga­nis­mos co­mo la Con­fe­ren­cia de Na­cio­nes Uni­das so­bre Co­mer­cio y Desa­rro­llo, la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, el Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos, Con­se­jo de DDHH, Al­to Co­mi­sio­na­do, JIFE, OMC, en­tre otras.

En el ca­so de Flores, se­gún da­tos de pren­sa, lle­gó has­ta se­cre­ta­rio pri­me­ro, pe­ro aho­ra vuel­ve co­mo mi­nis­tro con­se­je­ro. Eso sí, tu­vo va­rios car­gos en la Can­ci­lle­ría, en­tre los que des­ta­can je­fe de la Uni­dad de De­fen­sa y Re­pre­sen­ta­ción Le­gal In­ter­na­cio­nal del Es­ta­do, di­rec­tor ge­ne­ral de Asun­tos Ju­rí­di­cos a.i., je­fe de Uni­dad y di­rec­tor de Aná­li­sis Ju­rí­di­co, ade­más de pri­mer se­cre­ta­rio en la Mi­sión Per­ma­nen­te de Bo­li­via an­te las Na­cio­nes Uni­das.

“Pa­ra ser mi­nis­tro con­se­je­ro se ne­ce­si­ta ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca, a me­nos que exis­ta un car­go de en­car­ga­do de ne­go­cios que se lla­me mi­nis­tro con­se­je­ro, lo que no creo”, di­jo Cas­tro.

El nom­bra­mien­to de Flores cau­só re­per­cu­sio­nes no só­lo por­que an­tes ya ha­bía pa­sa­do a la Di­rec­ción de Asun­tos Ju­rí­di­cos de la Can­ci­lle­ría, sino tam­bién por­que su es­po­sa, Ro­xa­na Enei­da Ro­jas Lo­zano, ocu­pa un car­go di­plo­má­ti­co en Bru­se­las, Bél­gi­ca, des­de mar­zo.

Pa­ra el dipu­tado Amílcar Barral (UN), se tra­ta de un ca­so de ne­po­tis­mo, ya que una pa­re­ja de es­po­sos cum­ple fun­cio­nes con­su­la­res. La opo­si­ción tam­bién apun­tó a la her­ma­na del aho­ra Mi­nis­tro Con­se­je­ro, Hil­da Flores, que tra­ba­ja en la Pro­cu­ra­du­ría. “Son los pre­mios por la re­pos­tu­la­ción in­cons­ti­tu­cio­nal de Evo, apro­ba­da y ma­ne­ja­da por Ruddy Flores”, agre­gó. En tan­to, la dipu­tada Clau­dia Ma­llón (UD) se­ña­ló que “el MAS pa­ga sus fac­tu­ras” por la re­pos­tu­la­ción y que es­ta de­sig­na­ción de­mues­tra que el Ór­gano Ju­di­cial “es­tá so­me­ti­do a los de­sig­nios de Pa­la­cio de Go­bierno, pa­ra fa­vo­re­cer al ac­tual Pre­si­den­te en su afán de per­pe­tuar­se en el po­der”.

Por su par­te, el se­na­dor Ar­tu­ro Mu­ri­llo (UD) ca­li­fi­có de “des­ca­ro” la de­sig­na­ción de Flores y se­ña­ló que esos nom­bra­mien­tos “son lo que cues­ta a los bo­li­via­nos el fa­llo que sa­có el TCP a fa­vor de Evo pa­ra vio­lar el 21F. Ya no tra­tan ni de di­si­mu­lar”.

Flores fue uno de los seis ma­gis­tra­dos del TCP que dio vía li­bre al re­cur­so abs­trac­to de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pre­sen­ta­do por tres le­gis­la­do­res del Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo (MAS) y dos di­si­den­tes de la opo­si­ción. De es­ta ma­ne­ra Morales, quien per­dió con el 51,3 por cien­to el re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal del 21 de fe­bre­ro de 2016, fue ha­bi­li­ta­do pa­ra re­pos­tu­lar de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da a la Pre­si­den­cia.

LOS TIEM­POS

El do­cu­men­to de de­sig­na­ción del ex­ma­gis­tra­do Ruddy Flores.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.