De­rra­me mor­tal

Las per­so­nas que vi­ven cer­ca de río Muñecas, a me­tros del com­ple­jo pe­tro­quí­mi­co, su­fren de dia­rrea e irri­ta­ción en los ojos. YPFB com­pen­só a al­gu­nas fa­mi­lias por la muer­te de sus ani­ma­les

Los Tiempos - - PORTADA - JO­SUÉ HI­NO­JO­SA Los Tiem­pos/ Bu­lo Bu­lo

Efec­tos. Pre­su­men que la con­ta­mi­na­ción por amo­nia­co en el río Muñecas, cer­ca de la plan­ta de urea de Bu­lo Bu­lo , oca­sio­na la muer­te de ga­na­do y pe­ces.

De­nun­cia. Los co­mu­na­rios re­ve­lan que cuan­do re­cla­man los acu­san de “afi­nes a la de­re­cha”. Pe­ro ase­gu­ran que re­ci­bie­ron com­pen­sa­ción por sus ani­ma­les muer­tos.

To­da­vía se sien­te el olor fé­ti­do pro­ve­nien­te de los res­tos de una va­ca que mu­rió el 7 de ma­yo, el mis­mo día en que se in­for­mó de la fu­ga de amo­nia­co en la plan­ta de urea. La úni­ca ex­pli­ca­ción que en­cuen­tra Ele­na Ta­pia, su pro­pie­ta­ria, es que el ani­mal pe­re­ció lue­go de be­ber el agua con­ta­mi­na­da del arro­yo Muñecas, que atra­vie­sa su par­ce­la.

Es­te ani­mal es el úl­ti­mo de al me­nos 20 re­ses que mu­rie­ron des­de 2016 a raíz de la con­ta­mi­na­ción ge­ne­ra­da por el desecho de re­si­duos de la plan­ta de urea y amo­nia­co. La muer­te y pos­te­rior des­apa­ri­ción de los pe­ces de es­te arro­yo son otra prue­ba de la con­ta­mi­na­ción.

Ta­pia for­ma par­te de la Co­mu­ni­dad 23 de Mar­zo, ve­ci­na al com­ple­jo pe­tro­quí­mi­co. En sus pre­dios, a unos 15 me­tros del arro­yo, se en­cuen­tran los res­tos del ani­mal, y eso le lle­va a pen­sar que su va­ca, que le da­ba más de 7 li­tros de le­che por día, mu­rió lue­go por be­ber agua con­ta­mi­na­da.

Es­ta mu­jer ase­gu­ra que el pro­ble­ma es re­cu­rren­te des­de 2016, y que pro­vo­có la muer­te de otras nue­ve va­cas y la des­apa­ri­ción de los pe­ces del ria­chue­lo de don­de se ali­men­ta­ba dia­ria­men­te.

Lo mis­mo ocu­rre con Irma Grá­je­da, que tam­bién su­fre las con­se­cuen­cias de la con­ta­mi­na­ción del agua del arro­yo Muñecas. Ella, que tam­bién

for­ma par­te de la Co­mu­ni­dad 23 de Mar­zo, di­ce que en los úl­ti­mos dos años ha la­men­ta­do la muer­te de otras sie­te va­cas, ade­más de la des­apa­ri­ción de los pe­ces que uti­li­za­ba co­mo ali­men­to.

“Hay un olor fé­ti­do, se sien­te co­mo a ex­cre­men­to, pa­re­ce que es de lo que ha­cen ba­ño y lo bo­tan al agua”, ase­ve­ró, a tiem­po de men­cio­nar que ni ella ni nin­gu­na ma­dre de fa­mi­lia de la co­mu­ni­dad per­mi­ten que sus hi­jos in­gre­sen al arro­yo pa­ra evi­tar en­fer­me­da­des.

Ele­na lle­gó a la co­mu­ni­dad en 1983 y des­de en­ton­ces di­ce no ha­ber vis­to una si­tua­ción de es­te ti­po. Re­cuer­da que en años an­te­rio­res, en me­dio de su es­ca­sez eco­nó­mi­ca, “ba­ja­ba” al arro­yo pa­ra sa­car al­gu- nos pe­ces pa­ra el ali­men­to de ella y sus cin­co hi­jos. Pe­ro es­to ya no es po­si­ble des­de ha­ce dos años, cuan­do el arro­yo em­pe­zó a con­ta­mi­nar­se y ma­tó a los pe­ces y la­gar­tos que allí ha­bi­ta­ban.

“Has­ta los su­chas ( bui­tre ne­gro) que co­mie­ron a esos ani­ma­les muer­tos tam­bién han muer­to. En­ton­ces eso es por­que hay con­ta­mi­na­ción”, di­jo.

Aun­que Yac i - en­tre­gó. mien­tos Bo­li­via­nos Pe­tro­lí­fe­ros ( YPFB), a Fis­ca­les tra­vés de un co­mu­ni­ca­do di­vul­ga­do el mar­tes, des­car­tó ries­gos am­bien­ta­les en las aguas del arro­yo Muñecas, así co­mo en la flo­ra y fau­na de la zo­na, Los

Tiem­pos cons­ta­tó que los po­bla­do­res su­fren do­lo­res de es­tó­ma­go y dia­rrea pro­vo­ca­dos por be­ber di­cha agua. Por ese mo­ti­vo, nin­gún co­mu­na­rio uti­li­za el arro­yo pa­ra ba­ñar­se o la­var ro­pa, co­mo an­tes lo ha­cía.

Ade­más, la mis­ma em­pre­sa es­ta­tal se vio obli­ga­da a re­po­ner al­gu­nas ca­be­zas de ga­na­do que mu­rie­ron en la zo­na.

Ta­pia, por la ex­pe­rien­cia que tie­ne co­mo di­ri­gen­te, tam­bién di­ce es­tar con­ven­ci­da de que YPFB “quie­re ha­cer ver que to­do es­tá bien” al afir­mar que no exis­te con­ta­mi­na­ción. “Nos ha he­cho apa­re­cer co­mo men­ti­ro­sos”, di­jo.

Los po­bla­do­res se­ña­lan que el coor­di­na­dor so­cio­am­bien­tal de la plan­ta de urea y amo­nia­co, Abel Con­do­ri, de­mues­tra es­ca­so in­te­rés e, in­clu­so, eva­de los re­cla­mos de los co­mu­na­rios so­bre los ca­sos de con­ta­mi­na­ción. “Él quie­re ta­par el sol con un de­do. Los que vi­vi­mos aquí su­fri­mos el im­pac­to de esa ne­ga­ti­vi­dad en cuan­to a lo am­bien­tal. Su­fri­mos bas­tan­te”, re­la­ta­ron.

El con­tac­to con las per­so­nas fue com­ple­jo por­que cuan­do al­guien ha­ce es­te ti­po de de­nun­cias en con­tra de la plan­ta de urea es til­da­do de afín a la de­re­cha por los de­más miem­bros del sin­di­ca­to. Ade­más, es ame­na­za­do con pro­ce­sos por per­ju­di­car la mi­llo­na­ria in­ver­sión es­ta­tal.

Foto: Jo­sue Hi­no­jo­sa

Los res­tos de la va­ca que mu­rió a ori­llas del río Muñecas el pa­sa­do 7 de ma­yo, la mis­ma fe­cha en que co­men­zó el pro­ble­ma en la plan­ta de urea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.