Car­los Me­sa y el ca­so Qui­bo­rax

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA -

La en­tre­ga he­cha por el ex­pre­si­den­te Car­los Me­sa de un se­gun­do me­mo­rial an­te la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, me­dian­te el que pi­de que se re­cha­ce el jui­cio plan­tea­do en su con­tra por la Pro­cu­ra­du­ría del Es­ta­do, por­que la em­pre­sa Qui­bo­rax ha­bría uti­li­za­do un do­cu­men­to fal­so pa­ra en­ta­blar un jui­cio mi­llo­na­rio con­tra Bo­li­via, a pe­sar de que su de­man­da pros­pe­ró por una de­fen­sa ne­gli­gen­te de la cau­sa bo­li­via­na, ha da­do un nue­vo gi­ro a es­te con­tro­ver­sial ca­so.

El ca­so se su­ma a los mu­chos an­te­ce­den­tes que dan cuen­ta de la fa­ci­li­dad con que las au­to­ri­da­des del Ór­gano Eje­cu­ti­vo re­cu­rren al Ór­gano Ju­di­cial pa­ra po­ner­lo al ser­vi­cio de sus ur­gen­cias po­lí­ti­cas. Pe­ro es­te ca­so ad­quie­re es­pe­cial di­men­sión por­que ya no es só­lo la ma­jes­tad de la jus­ti­cia la que re­sul­ta da­ña­da por esa ma­ne­ra de ac­tuar, sino que los per­jui­cios se plas­man en mi­llo­na­rias pér­di­das eco­nó­mi­cas pa­ra el era­rio na­cio­nal.

En efec­to, los nue­vos ele­men­tos que sa­len a la luz pú­bli­ca ra­ti­fi­can la sos­pe­cha de que el jui­cio in­coa­do con­tra Car­los Me­sa por la Pro­cu­ra­du­ría del Es­ta­do no tie­ne nin­gún otro fun­da­men­to que no sea la in­ten­ción de des­acre­di­tar al acu­sa­do y así in­via­bi­li­zar su fu­tu­ro en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal. Es de­cir, los re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno na­cio­nal, así co­mo los ope­ra­do­res del sis­te­ma ju­di­cial que se so­me­ten a su ser­vi­cio, es­tán po­nien­do sus ren­co­res, re­sen­ti­mien­tos y cir­cuns­tan­cia­les con­ve­nien­cias po­lí­ti­cas y pe­cu­nia­rias por en­ci­ma de los in­tere­ses de nues­tro país.

En el ca­so Qui­bo­rax, eso se plas­ma en los 42,6 mi­llo­nes de dó­la­res que ya fue­ron pa­ga­dos a la em­pre­sa chi­le­na co­mo di­rec­ta con­se­cuen­cia del fra­ca­so de quie­nes te­nían que ha­ber de­fen­di­do la cau­sa bo­li­via­na an­te el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Arre­glo de Di­fe­ren­cias Re­la­ti­vas a la In­ver­sión (Ciadi).

No de­be per­der­se de vis­ta, por otra par­te, que el ca­so Qui­bo­rax es só­lo uno más en me­dio de un am­plio con­jun­to de 14 de­rro­tas an­te­rio­res su­fri­das en otros tan­tos plei­tos ini­cia­dos des­de 2006 por las em­pre­sas cu­yos in­tere­ses fue­ron afec­ta­dos por las “na­cio­na­li­za­cio­nes” apli­ca­das des­de aquel año. Plei­tos per­di­dos por los que el Es­ta­do tu­vo que des­em­bol­sar al me­nos 908 mi­llo­nes de dó­la­res, a los que ha­brá que su­mar, con to­da pro­ba­bi­li­dad, otros 731 mi­llo­nes por in­dem­ni­za­cio­nes de­man­da­das en pro­ce­sos cu­yo fa­llo es­tá pen­dien­te.

Con esos y mu­chos otros an­te­ce­den­tes si­mi­la­res, so­bran los mo­ti­vos pa­ra te­mer que el en­sa­ña­mien­to ju­di­cial que se pre­ten­de desatar con­tra Car­los Me­sa ya na­da tie­ne que ver con la jus­ti­cia y mu­cho me­nos con la de­fen­sa del pa­tri­mo­nio na­cio­nal, sino con la de­gra­da­ción de las lu­chas po­lí­ti­cas a su más ba­jo ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.