La new li­fe del pa­chá-cu­ti y “la dic­ta­du­ra per­fec­ta”

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - RUDDY ORE­LLA­NA V. El au­tor es co­mu­ni­ca­dor so­cial

En 1990, la his­to­ria re­gis­tra una gran po­lé­mi­ca en­tre el es­cri­tor pe­ruano, Ma­rio Var­gas Llo­sa, y el me­xi­cano, Oc­ta­vio Paz. Du­ran­te un en­cuen­tro de in­te­lec­tua­les ce­le­bra­do en Mé­xi­co ba­jo el tí­tu­lo de “La ex­pe­rien­cia de la li­ber­tad”, or­ga­ni­za­do por la re­vis­ta “Vuel­ta” que por en­ton­ces di­ri­gía el poe­ta me­xi­quen­se, Ma­rio Var­gas Llo­sa irrum­pía con una fra­se con­tun­den­te y con­tro­ver­sial: “Mé­xi­co es la dic­ta­du­ra per­fec­ta. La dic­ta­du­ra per­fec­ta no es el co­mu­nis­mo, no es la URSS, no es Fi­del Cas­tro, la dic­ta­du­ra per­fec­ta es Mé­xi­co. Por­que es la dic­ta­du­ra ca­mu­fla­da. De tal mo­do que pue­de pa­re­cer no ser una dic­ta­du­ra, pe­ro tie­ne de he­cho, si le es­car­bas, to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de la dic­ta­du­ra; la per­ma­nen­cia, no de un hom­bre, pe­ro sí de un par­ti­do ina­mo­vi­ble”.

La fra­se que acu­ñó el es­cri­tor pe­ruano, pe­ne­tró muy pron­to en el de­ba­te po­lí­ti­co me­xi­cano y la­ti­noa­me­ri­cano de ese en­ton­ces, cues­tio­nan­do pro­fun­da­men­te la au­sen­cia de li­ber­ta­des, fun­da­men­tal­men­te la li­ber­tad de ex­pre­sión, en un ré­gi­men pre­si­den­cia­lis­ta que hi­zo pro­pi­cia la co­rrup­ción y la ca­ren­cia to­tal de ren­di­ción de cuen­tas.

18 años des­pués de esa con­tro­ver­sia, el aná­li­sis de Var­gas Llo­sa es­tá más vi­gen­te que nun­ca. Yo di­ría que el ca­so bo­li­viano es el más atí­pi­co, por­que sien­do el MAS un mo­vi­mien­to so­cial al ser­vi­cio de Morales, su he­ge­mo­nía no es es­tric­ta­men­te po­lí­ti­ca, sino de con­trol, ac­ción y coer­ción so­cial, don­de lo de­ter­mi­nan­te es ocu­par la ma­yor can­ti­dad de es­pa­cios de po­der, ad- mi­nis­trar­los ba­jo sus pro­pias re­glas y, des­de esas po­si­cio­nes, ac­tuar co­mo fil­tros y ope­ra­do­res pa­ra con­so­li­dar su in­flu­jo que, lue­go de 12 años, se ve re­fle­ja­do en una au­to­cra­cia evi­den­te.

Evo Morales, a tra­vés de sus mo­vi­mien­tos so­cia­les, ha lo­gra­do des­ba­ra­tar la in­de­pen­den­cia de los po­de­res del Es­ta­do pa­ra con­ver­tir­los en “ins­tru­men­tos po­lí­ti­cos” de uso y abu­so al ser­vi­cio de sus eli­tes. La dic­ta­du­ra per­fec­ta tie­ne su nú­cleo de ac­ción en la ero­sión de las ins­tan­cias de­mo­crá­ti­cas más ele­men­ta­les: al­ter­nan­cia, li­ber­tad ideo­ló­gi­ca y de ex­pre­sión, di­sen­so y de­ci­sión del so­be­rano y, des­de esas po­si­cio­nes, ejer­ce un do­mi­nio sis­te­má­ti­co por los si­glos de los si­glos, amén.

Lue­go de 12 años de Evo-ma­sis­mo, pa­re­ce que los dis­cur­sos de­ma­gó­gi­cos del Pa­cha­cu­ti du­ran­te su po­se­sión co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de Bo­li­via, só­lo que­da­ron en pa­ra­fer­na­lia. Hoy, el sig­ni­fi­ca­do de cam­bio de la tie­rra, la trans­for­ma­ción ha­cia una nue­va era en el or­den so­cial y na­tu­ral es­tán per­di­dos en la os­cu­ri­dad ra­dian­te de la co­rrup­ción, de­rro­che de di­ne­ro, des­or­den so­cial, po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co.

El Pa­cha­cu­ti tie­ne que ser uni­ver­sal o no se­rá Pa­cha­cu­ti, di­cen los an­tro­pó­lo­gos.

És­ta es la era del pa­chá-cu- ti, el re­gre­so del que vi­ve de los lu­jos, la opu­len­cia, los ex­ce­sos, dán­do­se la gran vi­da a cos­ta de los re­cur­sos de los de­más, ig­no­ran­do las ca­ren­cias y ne­ce­si­da­des de su en­torno. El pa­chá, es pues, el ros­tro más evi­den­te del neoliberalismo: “de­jar ha­cer, de­jar pa­sar”. Des­de el con­cep­to de la “dic­ta­du­ra per­fec­ta”, de­jar de jo­der al je­fa­zo, o ate­ner­se a la ira del po­der so­bre los que osen cues­tio­nar y cla­mar equi­dad y trans­pa­ren­cia.

Evo Morales vi­ve su era pa­chá­cu­ti. Y lo re­suel­ve to­do con­ven­ci­do de que es un de­re­cho hu­mano, su de­re­cho hu­mano. Ig­no­ra el No del 21F, elu­de res­pon­sa­bi­li­da­des so­bre los es­cán­da­los que se pro­du­cen en su Go­bierno, de­le­ga, or­de­na, dis­po­ne, se en­ca­pri­cha con sus me­ga­lo­ma­nías y al fi­nal, co­mo de­cía Víc­tor Paz Es­tens­so­ro: “En Bo­li­via pa­sa to­do, pe­ro no pa­sa na­da”.

“La ca­sa del pue­blo”, se ha con­ver­ti­do en la ca­sa de la ira. Es la irre­ve­ren­cia y la afren­ta ha­cia las múl­ti­ples ne­ce­si­da­des en sa­lud, edu­ca­ción, re­cur­sos y ser­vi­cios. Es el sím­bo­lo de la pa­ra­do­ja más bru­tal: po­bre­za y de­rro­che. Es el signo de inequi­dad y de in­jus­ti­cia.

El pre­si­den­te Morales es un tu­ris­ta más en Bo­li­via, no go­bier­na, no ad­mi­nis­tra, via­ja, vi­ve en una rea­li­dad pa­ra­le­la, ha­ce uso y abu­so de su “pro­ce­so de cam­bio” y no se in­mu­ta fren­te a los dis­tin­tos con­flic­tos so­cia­les en el país.

Vi­ve su new­li­fe, su Mun­dial 2018, aun­que pa­ra eso sea ne­ce­sa­rio ha­cer coin­ci­dir su agen­da pre­si­den­cial con sus ca­pri­chos de pa­chá.

“La for­tu­na po­lí­ti­ca es un lar­go or­gas­mo, que­ri­do. El éxi­to tie­ne que s er me­dia­to y len­to en lle­gar pa­ra ser du­ra­de­ro. Un lar­go or­gas­mo, que­ri­do”. ( En “La si­lla del águi­la” de Car­los Fuen­tes).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.