¡Se va, se va, se va al Mun­dial!

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - IL­YA FOR­TÚN El au­tor es co­mu­ni­ca­dor so­cial

Na­die pue­de ne­gar el es­pí­ri­tu fut­bo­le­ro y la pa­sión por el de­por­te del pre­si­den­te Morales. Apar­te de su con­fe­sa afi­ción por las quin­cea­ñe­ras, creo que ese es el prin­ci­pal ras­go per­so­nal que le co­no­ce­mos; el de­por­te es, sin du­da, un as­pec­to cen­tral en su vi­da y pa­ra cons­ta­tar­lo bas­ta con re­cor­dar que co­men­zó su ca­rre­ra po­lí­ti­ca co­mo se­cre­ta­rio de de­por­tes de un sin­di­ca­to del Cha­pa­re.

El ha­ber lle­na­do el país de can­chas y de co­li­seos es una mues­tra con­cre­ta de la im­por­tan­cia que le da al de­por­te, más allá de las crí­ti­cas que se le ha­ce por el ca­rác­ter pre­ben­dal de ese ti­po de obras.

Los Jue­gos Su­r­ame­ri­ca­nos rea­li­za­dos re­cien­te­men­te en Co­cha son otra mues­tra de su com­pro­mi­so con el de­por­te. In­de­pen­dien­te­men­te de las man­chas de co­rrup­ción y del co­le­rón pre­si­den­cial de ha­ber te­ni­do que sa­lir hu­yen­do del ac­to inau­gu­ral y de ni si­quie­ra ha­ber po­di­do asis­tir al cie­rre a cau­sa del in­si­len­cia­ble gri­to de “Bo­li­via di­jo No”, el he­cho de ha­ber si­do se­de de unos jue­gos con­ti­nen­ta­les nos gus­tó a to­dos. Se cons­tru­yó ade­más un mon­tón de in­fra­es­truc­tu­ra de­por­ti­va que que­da des­pués del even­to en be­ne­fi­cio de nues­tros de­por­tis­tas, y eso es­tá bien.

Con to­dos esos an­te­ce­den­tes que to­dos co­no­ce­mos, no me hu­bie­ra pa­re­ci­do na­da ra­ro ni na­da ma­lo que el Pre­si­den­te hu­bie­ra de­ci­di­do to­mar­se unos días de des­can­so e ir a la inau­gu­ra­ción del

Mun­dial de Ru­sia. Unas va­ca­cio­nes son de­re­cho de to­dos y en su ca­so ca­si una obli­ga­ción da­dos los rit­mos ca­si in­hu­ma­nos de tra­ba­jo al que se so­me­te.

¿Quie­re que le di­ga al­go más? Creo que si esa hu­bie­se si­do la fi­gu­ra, ni si­quie­ra me hu­bie­ra mo­les­ta­do que ha­ga el via­je en el avión pre- si­den­cial a pe­sar de que sa­be­mos que mo­ver ese bi­cho es bien ca­ri­to; fi­nal­men­te es el Pre­si­den­te aun­que es­té de va­ca­cio­nes y no me ra­yo si usa el avión pre­si­den­cial pa­ra un me­re­ci­do via­je de des­can­so. Lo que me mo­les­ta y creo que a una gran can­ti­dad de per­so­nas, es que ha­ya de­ci­di­do ca­mu­flar sus le­gí­ti­mas ga­nas de ir al Mun­dial con una vi­si­ta de Es­ta­do. Eso es pen­sar que la gen­te es ton­ta y es for­zar las co­sas, pen­san­do que si el tru­co te fun­cio­nó ya dos ve­ces, lo pue­des re­pe­tir in­de­fi­ni­da­men­te, sin con­si­de­rar nin­gu­na cir­cuns­tan­cia.

Y eso es lo que, ade­más de la mo­les­tia, me alar­ma te­rri­ble­men­te; el he­cho de que el Pre­si­den­te no se dé cuen­ta de que la mis­ma ju­ga­rre­ta que hi­zo pa­ra ir a los mun­dia­les de Su­dá­fri­ca y Bra­sil, ya no le iba a fun­cio­nar és­ta vez, es una mues­tra de su des­co­ne­xión con la rea­li­dad y una se­ñal me­dio mor­tal pa­ra un lí­der po­pu­lis­ta que se su­po­ne ob­tie­ne su fuer­za de la sin­to­nía con la gen­te.

¿Por qué ha­ce al­go así y de esa ma­ne­ra? ¿Por qué no se da cuen­ta de que es­ta vez el cuen­to no se lo cre­yó na­die? ¿O es que se da cuen­ta y no le im­por­ta por­que ya lo han con­ven­ci­do de que él tie­ne de­re­chos y pri­vi­le­gios por en­ci­ma de to­dos?

En cual­quie­ra de los ca­sos el asun­to es preo­cu­pan­te por­que da cuen­ta de al­guien des­co­nec­ta­do del mun­do real, pe­ro ade­más muy dis­tin­to al hom­bre que co­no­ci­mos al ini­cio de su man­da­to, cuan­do com­pren­dió per­fec­ta­men­te que lo que de­bía ha­cer y lo que la gen­te es­pe­ra­ba que ha­ga, era ver la inau­gu­ra­ción del Mun­dial de Ale­ma­nia en 2006, acom­pa­ña­do de lus­tra­bo­tas y co­le­gia­les de co­le­gios fis­ca­les abrien­do ade­más las puer­tas de la Ca­sa de Go­bierno.

Cuán­to tiem­po ha pa­sa­do y cuán­to ha cam­bia­do el hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.