“Gue­rre­ros”

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - JUAN JO­SÉ TO­RO MON­TO­YA El au­tor es pe­rio­dis­ta, pre­mio na­cio­nal en his­to­ria del pe­rio­dis­mo

An­tes de ser iden­ti­fi­ca­da co­mo lo que es, un de­sen­freno de al­gu­nas de las más ba­jas pa­sio­nes hu­ma­nas, la gue­rra era con­si­de­ra­da una ac­ti­vi­dad sa­gra­da en la ma­yo­ría de las cul­tu­ras an­ti­guas.

Ca­da cul­tu­ra te­nía un dios de la gue­rra y, ya que era con­si­de­ra­da sa­gra­da, los gue­rre­ros de la an­ti­güe­dad se apro­xi­ma­ban tam­bién a esa con­di­ción. No só­lo eran hom­bres con su­pe­rio­ri­dad fí­si­ca sino tam­bién in­te­lec­tual.

Es di­fí­cil pre­ci­sar en qué mo­men­to de la his­to­ria se di­vi­dió la so­cie­dad en­tre gue­rre­ros y es­tu­dio­sos. Una afir­ma­ción apre­su­ra­da po­dría de­cir que es una con­se­cuen­cia de Ate­nas y Es­par­ta. Lo cier­to es que, a par­tir de ahí, co­men­zó a per­der­se el ca­rác­ter sa­gra­do de la gue­rra y el gue­rre­ro só­lo se de­di­có a com­ba­tir y a per­fec­cio­nar su des­tre­za pa­ra el com­ba­te. De­jó la ins­truc­ción a un la­do, en ma­nos de fi­ló­so­fos y poe­tas, y se con­vir­tió en sol­da­do, en ran­gos más aba­jo.

Co­mo ya pa­sa mu­cho tiem­po de que Bo­li­via ha­ya par­ti­ci­pa­do en una gue­rra, nues­tras con­fla­gra­cio­nes son po­lí­ti­cas y, pe­se a ser ta­les, tam­bién co­bran vi­das hu­ma­nas.

Se­gún de­nun­cia un se­na­dor opo­si­tor, es­tos “gue­rre­ros” no tra­ba­jan gra­tui­ta­men­te, sino que tie­nen un suel­do pro­me­dio de 16.000 bo­li­via­nos, una ci­fra muy al­ta que no se jus­ti­fi­ca­ría an­te el ba­jo ni­vel de co­no­ci­mien­to que ex­hi­ben

Y es en ese te­rreno en el que apa­re­cen, de vez en cuan­do, los gue­rre­ros, así só­lo sea de nom­bre. Ese el ca­so de los “gue­rre­ros di­gi­ta­les”, anun­cia­dos co­mo ta­les por el Go­bierno cen­tral pe­ro no pre­sen­ta­dos por­que, al pa­re­cer, su tra­ba­jo de­be te­ner ca­rác­ter con­fi­den­cial.

Los “gue­rre­ros di­gi­ta­les” son ci­ber­nau­tas; es de­cir, “per­so­nas que na­ve­gan por el ci­be­res­pa­cio”, en­ten­di­do es­te co­mo el “ám­bi­to ar­ti­fi­cial crea­do por los me­dios in­for­má­ti­cos”. Pa­ra po­ner­lo en tér­mi­nos me­nos pom­po­sos, y pa­ra que ellos tam­bién lo en­tien­dan, es­tos diz­que “gue­rre­ros” es­tán en in­ter­net y su ta­rea, se­gún ver­sio­nes ofi­cia­les, es de­fen­der al pre­si­den­te Evo Morales.

Cuan­do hi­cie­ron su apa­ri­ción en las re­des, lo pri­me­ro que lla­mó la aten­ción de ellos fue su ma­la —es­pan­to­sa— or­to­gra­fía que, por lo ge­ne­ral, es un in­di­ca­dor de que una per­so­na es­tá in­su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­da, fun­da­men­tal­men­te pa­ra ta­reas que in­vo­lu­cran la ac­ti­vi­dad de es­cri­bir.

Lo si­guien­te que se vio fue su fal­ta de ima­gi­na­ción. Mien­tras la ma­yo­ría de los “me­mes” (men­sa­jes grá­fi­cos que se pro­pa­gan con el re­la­jo ci­ber­né­ti­co) son gra­cio­sos, los de es­tos “gue­rre­ros” son tos­cos y ofen­si­vos por­que —y es­to es un agra­van­te:— ellos se ca­rac­te­ri­zan más por in­sul­tar que por de­ba­tir.

Lo se­rio de es­te asun­to es que, se­gún de­nun­cia un se­na­dor opo­si­tor, es­tos “gue­rre­ros” no tra­ba­jan gra­tui­ta­men­te, co­mo ini­cial­men­te in­for­mó el Go­bierno, sino que tie­nen un suel­do pro­me­dio de 16.000 bo­li­via­nos, una ci­fra muy al­ta que, si se con­fir­ma, no se jus­ti­fi­ca­ría an­te el ba­jo ni­vel de co­no­ci­mien­to que ex­hi­ben.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.