Bu­ro­cra­cia

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA -

La pre­sen­cia en el apa­ra­to pú­bli­co de sec­to­res y gru­pos so­cia­les an­tes ex­clui­dos se ha in­cre­men­ta­do no­to­ria­men­te, es­to, su­ma­do al os­ten­si­ble cre­ci­mien­to de la bu­ro­cra­cia na­cio­nal en apro­xi­ma­da­men­te un 676% en­tre 2001 y 2013 (So­ru­co, 2015), se cons­ti­tu­ye en uno de los más im­por­tan­tes lo­gros in­clu­si­vos de las úl­ti­mas dé­ca­das en nues­tro país, una bue­na no­ti­cia, sin du­da. Pe­ro… ¿có­mo equi­li­brar in­clu­sión con efi­cien­cia?

Es­to pre­ci­sa del aná­li­sis de al­gu­nos su­pues­tos hi­po­té­ti­cos: a) Unos se­ña­lan que las bu­ro­cra­cias pú­bli­cas pre­sen­tan una no­ta­ble y ca­si na­tu­ral ten­den­cia ha­cia la in­efi­cien­cia, hi­pó­te­sis am­plia­men­te de­ba­ti­da y aún no re­suel­ta en el ám­bi­to de la cien­cia po­lí­ti­ca, ya que exis­ten en el ám­bi­to com­pa­ra­do bu­ro­cra­cias pú­bli­cas tan efi­cien­tes co­mo otras que no lo son tan­to; sin ir más allá, con­vi­ven en nues­tra es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va nú­cleos bu­ro­crá­ti­cos con­si­de­ra­dos efi­ca­ces (eco­no­mía, con otros que pa­re­cen no ser­lo tan­to ( jus­ti­cia) b) Otros te­men que la ges­tión se vea afectada por la re­pen­ti­na pre­sen­cia de téc­ni­cos y pro­fe­sio­na­les en al­gu­nos ca­sos sin ex­pe­rien­cia y sin el su­fi­cien­te gra­do de pre­pa­ra­ción en el ma­ne- jo de la res pú­bli­ca, afir­ma­ción que po­dría ser vá­li­da pa­ra el aná­li­sis de aque­llas ad­mi­nis­tra­cio­nes con una no­ta­ble tra­di­ción bu­ro­crá­ti­ca, pe­ro no pa­ra aque­llas que, co­mo la nues­tra, nun­ca fue­ron no­to­ria­men­te efi­cien­tes y cu­ya tra­di­ción y exis­ten­cia co­mo un cuer­po es­ta­ble de fun­cio­na­rios es, cuan­do me­nos, dis­cu­ti­ble. Cul­par de es­te de­fec­to his­tó­ri­co a los “inex­per­tos re­cién lle­ga­dos” se­ría ex­ce­si­vo; y, fi­nal­men­te, c) Hay quie­nes se en­fo­can en la ines­ta­bi­li­dad la­bo­ral co­mo una de las prin­ci­pa­les cau­sas de la fu­ga de re­cur­sos hu­ma­nos cua­li­fi­ca­dos, con gra­ve da­ño pa­ra la ges­tión, pro­duc­to de la po­li­ti­za­ción, el pa­tri­mo­nia­lis­mo, la os­cu­ri­dad nor­ma­ti­va, etc.

To­dos es­tos ele­men­tos ha­cen par­te de una de las más vie­jas deu­das pa­ra con nues­tra ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, nos re­fe­ri­mos a la im­ple­men­ta­ción de una ade­cua­da y efi­cien­te ca­rre­ra ad­mi­nis­tra­ti­va que in­te­gre, en cla­ve de sis­te­ma, to­dos los es­fuer­zos des­ple­ga­dos des­de el Es­ta­do, en to­dos sus ni­ve­les, pa­ra la ges­tión del ta­len­to hu­mano. Se tra­ta, cier­ta­men­te, de un añe­jo y en al­gún sen­ti­do des­gas­ta­do dis­cur­so que pa­re­ce ir re­cu­pe­ran­do tí­mi­da­men­te te­rreno en el plano po­lí­ti­co, co­mo uno de los ele­men­tos cen­tra­les pa­ra la re­for­ma del apa­ra­to bu­ro­crá­ti­co es­ta­tal. A es­to se ajus­ta, por ejem­plo, la reivin­di­ca­ción de la im­por­tan­cia del cri­te­rio me­ri­to­crá­ti­co que se vie­ne re­cla­man­do des­de di­fe­ren­tes sec­to­res y en di­fe­ren­tes áreas de la ges­tión.

Aho­ra bien, no es me­nos cier­to que un sis­te­ma de ca­rre­ra afec­ta­ría: a) Por un la­do, a ese es­ti­lo de ges­tión ba­sa­do en la ines­ta­bi­li­dad y la po­li­ti­que­ri­za­ción (si se me per­mi­te el in­ven­to), tan tra­di­cio­nal en nues­tra ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal, con fun­cio­na­rios te­ni­dos más co­mo mi­li­tan­tes a dis­po­si­ción del par­ti­do y sus pa­dri­nos po­lí­ti­cos, que co­mo ser­vi­do­res téc­ni­cos pa­ga­dos pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des co­lec­ti­vas, ge­ne­ran­do gran­des re­sis­ten­cias en los mu­chos in­tere­sa­dos en man­te­ner las co­sas co­mo es­tán; y, b) Por otro, a cor­po­ra­cio­nes o “mi­cro­oli­gar­quías” de fun­cio­na­rios, ce­rra­das, ex­clu­yen­tes e in­efi­cien­tes, que pug­na­rían por cap­tu­rar el pro­ce­so a efec­tos de am­pa­rar­se en una vi­sión de­for­ma­da de la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral, bus­ca­rían pa­tri­mo­nia­li­zar los es­pa­cios bu­ro­crá­ti­cos con ba­se en pre­sio­nes y acuer­dos cor­po­ra­ti­vos. Fac­to­res que de­be­rían im­pul­sar nues­tra ca­pa­ci­dad crea­ti­va, en vez de fre­nar­la, pen­san­do en pro­ce­sos de re­in­ge­nie­ría or­ga­ni­za­cio­nal in­no­va­do­res y ade­cua­dos a nues­tra rea­li­dad, pues es­tá cla­ro que pe­se a su de­va­lua­ción, son y se­rán las bu­ro­cra­cias las en­car­ga­das de sos­te­ner la ges­tión es­ta­tal y ga­ran­ti­zan la pres­ta­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos, ma­te­ria­li­zan­do, en de­fi­ni­ti­va, los de­re­chos de las per­so­nas.

Só­lo así se­rá po­si­ble es­ta­ble­cer una ges­tión pú­bli­ca plu­ral cu­ya bu­ro­cra­cia con­ci­lie igual­dad e in­clu­sión con efi­ca­cia, efi­cien­cia y re­sul­ta­dos, im­pres­cin­di­ble pa­ra el desa­rro­llo de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.