Bo­li­via y el cam­bio cli­má­ti­co

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA -

Ha­ce po­cos días se ha pre­sen­ta­do el in­for­me anual del Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co de la Or­ga­ni­za­ción de Naciones Uni­das (IPCC por sus si­glas en in­glés). Se­gún el do­cu­men­to, du­ran­te el úl­ti­mo año se ha man­te­ni­do, e in­clu­so acen­tua­do, la ten­den­cia que nos con­du­ce ha­cia una ca­tás­tro­fe de es­ca­la pla­ne­ta­ria.

Se­gún las pre­vi­sio­nes del es­tu­dio, los prin­ci­pa­les efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co se ma­ni­fes­ta­rán a tra­vés de in­cen­dios fo­res­ta­les, se­quía ex­tre­ma, llu­vias to­rren­cia­les y otros desas­tres na­tu­ra­les, los que afec­ta­rán, en­tre otras co­sas, a la agri­cul­tu­ra y, por lo tan­to, tam­bién a la pro­duc­ción de cier­tos ali­men­tos.

Es­te año, co­mo to­dos los an­te­rio­res, no han fal­ta­do quie­nes han pues­to en du­da la va­li­dez del in­for­me del IPCC. Los de­trac­to­res de es­te or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal lo acu­san de exa­ge­rar en al­gu­nas de sus apre­cia­cio­nes, hay quie­nes po­nen en du­da la va­li­dez cien­tí­fi­ca de los da­tos en los que se ba­san sus aná­li­sis o, sim­ple­men­te, lle­gan a ex­tre­mos, co­mo en el ca­so de Do­nald Trump, de acu­sar a los cien­tí­fi­cos de ser par­te de una con­fa­bu­la­ción con­tra el ca­pi­ta­lis­mo.

En lo que a nues­tro país con­cier­ne, la si­tua­ción no es muy di­fe­ren­te. En fi­las gu­ber­na­men­ta­les abun­dan, y se ex­pre­san con ca­da vez ma­yor vi­gor, las co­rrien­tes que se nie­gan a aten­der las re­co­men­da­cio­nes del IPCC y acu­san a quie­nes las to­man en se­rio de ser agen­tes del co­lo­nia­lis­mo o del im­pe­ria­lis­mo.

Que así sea no es sor­pren­den­te. No ha­bría por qué es­pe­rar que nues­tro país sea di­fe­ren­te al res­to del mun­do, don­de es co­sa co­ti­dia­na la con­fron­ta­ción de vi­sio­nes que se­pa­ra a quie­nes dan prio­ri­dad a la pre­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za por so­bre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y quie­nes op­tan por lo opues­to.

Sin em­bar­go, y más allá de las si­mi­li­tu­des con lo que ocu­rre en otras la­ti­tu­des, el ca­so bo­li­viano tie­ne dos pe­cu­lia­ri­da­des. Una, que quie­nes más fir­me­men­te re­cha­zan las ad­ver­ten­cias del IPCC son los mis­mos que has­ta ha­ce po­cos años aban­de­ra­ban a es­ca­la glo­bal la co­rrien­te am­bien­ta­lis­ta más ra­di­cal. El pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, por ejem­plo, en po­co tiem­po pa­só de en­ca­be­zar la re­sis­ten­cia pla­ne­ta­ria con­tra los cul­ti­vos trans­gé­ni­cos y los bio­com­bus­ti­bles a ser su prin­ci­pal pro­pul­sor.

La se­gun­da ra­zón que ha­ce de Bo­li­via un ca­so es­pe­cial es que vuel­ve a apa­re­cer en el in­for­me del IPCC en dos lu­ga­res des­ta­ca­dos. En­tre los que más di­rec­ta­men­te su­fri­rán du­ran­te las pró­xi­mas dé­ca­das los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co, por una par­te, y en la lis­ta de los que más es­tán con­tri­bu­yen­do a la ace­le­ra­ción y al agra­va­mien­to del pro­ce­so de des­truc­ción del am­bien­te pla­ne­ta­rio. Ra­zo­nes más que su­fi­cien­tes pa­ra que los bo­li­via­nos asig­ne­mos al te­ma un lu­gar más im­por­tan­te en nues­tra es­ca­la de prio­ri­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.