Carlos Me­sa cam­bia el es­ce­na­rio elec­to­ral

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - RO­LAN­DO TE­LLE­RÍA A. El au­tor es pro­fe­sor de la Ca­rre­ra de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la UMSS

El es­ce­na­rio po­lí­ti­co cam­bia sus­tan­cial­men­te con la pre­sen­cia de Carlos Me­sa en el ta­ble­ro elec­to­ral. Sin la par­ti­ci­pa­ción del to­da­vía vo­ce­ro de la de­man­da ma­rí­ti­ma, an­te la au­sen­cia de se­rios y po­ten­cia­les com­pe­ti­do­res, el es­ce­na­rio era am­plia­men­te fa­vo­ra­ble a Evo Mo­ra­les, no obs­tan­te de ser un candidato ile­gal e ile­gí­ti­mo.

Po­lí­ti­ca­men­te, po­ne en se­rio ries­go el pro­yec­to de re­pro­duc­ción per­ma­nen­te del po­der de la no­men­kla

tu­ra ma­sis­ta. Por pri­me­ra vez, lue­go de tres elec­cio­nes, ten­drán al fren­te un com­pe­ti­dor se­rio que cuen­ta, más allá de su con­di­ción de ex­pre­si­den­te y par­ti­ci­pa­ción en el Go­bierno de Sán­chez de Lo­za­da, el exac­to per­fil de candidato que pue­de aglu­ti­nar y con­den­sar a su fa­vor to­do el de­sen­can­to que sien­ten hoy di­la­ta­dos seg­men­tos de la so­cie­dad, prin­ci­pal­men­te ci­ta­di­na, en con­tra del ré­gi­men ma­sis­ta que, con su in­sa­cia­ble ape­ti­to de po­der, pi­so­tean­do la cons­ti­tu­ción, pre­ten­de go­ber­nar “pa­ra siem­pre”.

Sal­van­do las dis­tan­cias, Me­sa tie­ne las par­ti­cu­la­ri­da­des del candidato

out­si­der, que irrum­pe en el es­ce­na­rio elec­to­ral, ca­pi­ta­li­zan­do pa­ra sí el des­con­ten­to ciu­da­dano con la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal. Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió en las elec­cio­nes de 2005, cuan­do Evo Mo­ra­les cap­tó a su fa­vor el enor­me des­con­ten­to so­cial que ex­pe­ri­men­ta­ban los par­ti­dos y po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les de la de­no­mi­na­da “par­ti­do­cra­cia” del ci­clo neo­li­be­ral.

De esa vir­tud, que cier­ta­men­te es co­yun­tu­ral, ca­re­cen los otros can­di­da­tos tra­di­cio­na­les co­mo Tu­to Qui­ro­ga o Do­ria Medina que, inú­til­men­te, par­ti­ci­pa­ron en las úl­ti­mas con­tien­das con re­sul­ta­dos mar­gi­na­les, fa­vo­re­cien­do la con­cen­tra­ción de po­der del MAS que ob­tu­vo dos ter­cios en la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, con la fa­cul­tad de con­tro­lar to­do, in­clu­so las reglas de jue­go.

Me­sa, en es­ta sui gé­ne­ris co­yun­tu­ra, al mar­gen del dis­cur­so o pro­pues­ta pro­gra­má­ti­ca, es la fi­gu­ra en torno a la cual se po­dría aglu­ti­nar to­do el has­tío y sen­ti­mien­to an­ti­ma­sis­ta y an­ti­evis­ta que cre­ce in­con­te­ni­ble­men­te en las ciu­da­des ca­pi­ta­les. Los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos cí­vi­cos, co­mo el aniver­sa­rio pa­trio en Po­to­sí, el 14 de sep­tiem­bre en Co­cha­bam­ba y el 24 de sep­tiem­bre en San­ta Cruz, co­rro­bo­ran in­dis­cu­ti­ble­men­te esa ten­den­cia. Tan­to el Pre­si­den­te co­mo el Vi­ce­pre­si­den­te ya no tie­nen ni si­quie­ra la li­ber­tad de asis­tir a es­tos ac­tos, sin, por de­cir lo me­nos, va­rios ri­gu­ro­sos cor­do­nes de se­gu­ri­dad, pues, sin ellos, se ex­po­nen a su­frir de cer­ca y en car­ne pro­pia el pa­vo­ro­so re­pu­dio del que hoy son ob­je­to.

Me­sa, en­ton­ces, se con­vier­te en la gran po­si­bi­li­dad de de­rro­tar a

Evo Mor ales y el MAS. Es­to ha pro­vo­ca­do un enor­me ner­vio­sis­mo y des­con­trol en las fi­las del par­ti­do de go­bierno. Los ata­ques, en una suer­te de gue­rra su­cia an­ti­ci­pa­da, no se hi­cie­ron es­pe­rar. Des­de el “pa­la­cio del pue­blo”, con el áni­mo de de­fe­nes­trar­lo, al­gu­nos mi­nis­tros ac­ti­va­ron su ar­ti­lle­ría, del mis­mo mo­do que los pseu­do re­pre­sen­tan­tes de los “mo­vi­mien­tos so­cia­les”. De cual­quier for­ma, tie­nen que “en­lo­dar­lo” pa­ra ubi­car­lo en el mis­mo “sa­co” de los tra­di­cio­na­les. Es­tas tor­pes em­bes­ti­das, sin em­bar­go, pue­den te­ner más bien un efec­to con­tra­rio, fa­vo­re­cién­do­lo sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en su ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co de ca­ta­pul­tar­se co­mo la úni­ca op­ción plau­si­ble pa­ra des­pla­zar al MAS del po­der.

La apro­ba­ción de la nue­va Ley de Or­ga­ni­za­cio­nes Po­lí­ti­cas im­pul­só es­te pro­ce­so. No es ne­ce­sa­rio, en es­ta pri­me­ra eta­pa, la con­for­ma­ción de un gran blo­que opo­si­tor.

En el elec­to­ra­do, pro­duc­to de su ma­du­rez, hay una ten­den­cia in­tere­san­te. Cons­cien­tes de que exis­te una po­si­bi­li­dad de cam­bio po­ten­cial, ellos no dis­per­sa­rán el vo­to; de­ja­rán a los otros con una vo­ta­ción mar­gi­nal. Aho­ra bien, al mar­gen de las con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles ya se­ña­la­das, Me­sa tie­ne otra gran ven­ta­ja: el sis­te­ma de se­gun­da vuel­ta o “ballotage”. En ese es­ce­na­rio po­la­ri­za­do, las po­si­bi­li­da­des de su triun­fo son, cier­ta­men­te, más sig­ni­fi­ca­ti­vas. Cla­ro, to­do es­to en con­di­cio­nes nor­ma­les. Es de­cir, con una vo­ta­ción y con­teo trans­pa­ren­te, y res­pe­to a las reglas de jue­go. No ol­vi­de­mos que el MAS re­cu­rre siem­pre a de­lez­na­bles tri­qui­ñue­las. Ade­más, cla­ro es­tá, que no asu­me las de­rro­tas, pues no sa­be ni acep­ta per­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.