De­fec­to con­gé­ni­to…

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - GARY AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ ÁL­VA­REZ El au­tor es eco­no­mis­ta, ma­gís­ter en co­mer­cio in­ter­na­cio­nal

Re­cuer­do que sien­do ni­ño, mis pa­pás se ocu­pa­ban de dar­me – se­gún sus po­si­bi­li­da­des– lo que yo pre­ci­sa­ba en tér­mi­nos de ali­men­ta­ción, sa­lud, edu­ca­ción y ves­ti­men­ta. Al ir in­de­pen­di­zán­do­me, em­pe­cé a to­mar de­ci­sio­nes y a asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des. A Dios doy gra­cias por sus vi­das, por­que só­lo al pa­sar por lo que ellos pa­sa­ron pu­de dar­me cuen­ta de cuán­to sa­cri­fi­cio ha­bía im­pli­ca­do a mis pa­dres el cui­dar­me, edu­car­me y pro­veer­me de lo ne­ce­sa­rio, a fin de for­jar un hom­bre de bien.

Por ejem­plo, mi ma­má se en­car­ga­ba de mi ves­ti­men­ta, y a ella le de­bo los pri­me­ros ter­nos que ves­tí pa­ra oca­sio­nes tras­cen­den­ta­les, aun­que, cre­ci­di­to ya, igual me los re­ga­la­ba por su in­men­so amor. Los ter­nos que ella hi­zo con­fec­cio­nar por dé­ca­das, pa­ra mi pa­pá y pa­ra mí, eran afa­ma­dos por el ex­per­to sas­tre que los ha­cía, no eran ba­ra­tos, pe­ro va­lía la pe­na el gas­to por­que du­ra­ban años.

Una anéc­do­ta: en cier­to mo­men­to de­ci­dí ha­cer­me co­ser yo mis­mo mis pan­ta­lo­nes y com­prar­me un par de ter­nos, pues so­lía via­jar bas­tan­te por tra- ba­jo. Fui don­de el afa­ma­do sas­tre pa­ra en­car­gar­le dos ter­nos y qui­se apro­ve­char lle­ván­do­le – pa­ra que me lo arre­gla­ra– un pan­ta­lón que me ha­bía he­cho con­fec­cio­nar por ahí no­más. El re­co­no­ci­do sas­tre lo exa­mi­nó de arri­ba aba­jo, ana­li­zó su di­se­ño, lo do­bló cui­da­do­sa­men­te y me di­jo: “Jo­ven Ro­drí­guez, llé­ve­se­lo no­más, no se lo pue­do arre­glar”. Per­ple­jo, no pu­de re­sis­tir el in­qui­rir­le la ra­zón, da­da su pe­ri­cia: “Es que tie­ne un de­fec­to con­gé­ni­to”, di­jo. “Y eso ¿qué sig­ni­fi­ca?”, le pre­gun­té. “Que es­tá mal di­se­ña­do, así que pa­ra arre­glar­lo lo tendría que des­ha­cer y no se justifica”, me res­pon­dió. Así que tu­ve que re­sig­nar­me a no vol­ver a usar­lo…

¿ Por qué cuen­to es­ta his­to­ria? Por­que ese día apren­dí que en la vi­da hay mu­chas co­sas que el ser hu­mano ha­ce – pa­re­cen bue­nas en su gé­ne­sis– pe­ro es­tán mal.

Es­te re­la­to lo he pues­to de ejem­plo a los co­le­gas pe­rio­dis­tas que, en su bue­na fe, me han pre­gun­ta­do tan­tas ve­ces: ¿ Có­mo se po­dría arre­glar el in­trín­gu­lis del se­gun­do agui­nal­do? ¿Pa­gan­do en cuo­tas? ¿Pa­gan­do en es­pe­cie? ¿Pa­gan­do en otro mes? Cuan­do les cuen­to es­ta anéc­do­ta –ha­cien­do un pa­ra­le­lo– en­tien­den que el do­ble agui­nal­do no em­pe­zó bien y que di­fí­cil­men­te ten­drá com­pos­tu­ra: in­sis­tir en al­go mal con­ce­bi­do pue­de im­pli­car tal cos­to, que me­jor se­ría de­jar­lo de la­do…

(...) el do­ble agui­nal­do no em­pe­zó bien y di­fí­cil­men­te ten­drá com­pos­tu­ra: in­sis­tir en al­go mal con­ce­bi­do pue­de im­pli­car tal cos­to, que me­jor se­ría de­jar­lo de la­do…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.