De los mo­vi­mien­tos so­cia­les a los co­lec­ti­vos ciu­da­da­nos

Los Tiempos - - PUNTOS DE VISTA - CÉ­SAR AU­GUS­TO CA­MA­CHO SOLIZ El au­tor es abo­ga­do http://ron­nie­pie­ro­la.blogs­pot. com

La irrup­ción de los mo­vi­mien­tos so­cia­les en el cam­po po­lí­ti­co bo­li­viano sig­ni­fi­có un cam­bio en la na­tu­ra­le­za del Es­ta­do y la re­la­ción del Go­bierno con la so­cie­dad ci­vil. En su pa­pel ac­ti­vo, la con­so­li­da­ción del MAS-IPSP co­mo par­ti­do go­ber­nan­te, ad­qui­rió le­gi­ti­mi­dad por su ca­pa­ci­dad de ar­ti­cu­la­ción con es­tos gru­pos, alian­za que mar­có la po­lí­ti­ca y la agen­da del Go­bierno.

Sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad, la apa­ri­ción de dis­tin­tos gru­pos so­cia­les ar­ti­cu­la­dos en torno a co­lec­ti­vos ciu­da­da­nos, crí­ti­cos a as­pec­tos co­mo la co­rrup­ción, la bu­ro­cra­ti­za­ción ex­ce­si­va y la vul­ne­ra­ción de los re­sul­ta­dos del 21 de fe­bre­ro, han lo­gra­do afec­tar la le­gi­ti­mi­dad del Go­bierno. Tal si­tua­ción con­du­ce a re­pen­sar a los mo- vi­mien­tos so­cia­les co­mo fuen­te de le­gi­ti­mi­dad de go­bierno vá­li­da, y en­ten­der, qué pa­sa con el mo­de­lo po­lí­ti­co ba­sa­do en go­ber­nar re­pre­sen­tan­do a los mo­vi­mien­tos so­cia­les. Pa­ra abor­dar es­to to­ma­mos en cuen­ta al­gu­nos pun­tos.

Pri­me­ro, en los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos, la le­gi­ti­mi­dad es un as­pec­to cla­ve, ya que per­mi­te es­ta­ble­cer los acuer­dos ne­ce­sa­rios pa­ra ge­ne­rar go­ber­na­bi­li­dad, pe­ro tam­bién ayu­da a que los lí­de­res, en sis­te­mas hí­per-pre­si­den­cia­lis­tas, pue­dan im­po­ner las po­lí­ti­cas que con­si­de­ran co­mo vá­li­das pa­ra el país, fue­ra de los con­tro­les de otros ór­ga­nos del Es­ta­do. Se­gun­do, más allá de la dog­má­ti­ca teó­ri­ca de los mo­vi­mien­tos so­cia­les, es cier­to que el Go­bierno y Evo Mo­ra­les con­cen­tra­ron la mo­vi­li­za­ción so­cial en torno a su fi­gu­ra, por lo que el ago­ta­mien­to de su li­de­raz­go, es una se­ñal de la de­bi­li­ta­ción de la ca­pa­ci­dad aglu­ti­na­do­ra del mo­vi­mien­to so­cial co­mo pro­ce­so po­lí­ti­co y so­cial.

Por úl­ti­mo, es­tos 12 años de bo­nan­za eco­nó­mi­ca per­mi­tie­ron el es­ta­ble­ci­mien­to de una nue­va cla­se me­dia, con nue­vas de­man­das que in­gre­san más a la ne­ce­si­dad de po­lí­ti­cas so­cia­les de mer­ca­do, que po­lí­ti­cas re­dis­tri­bu­ti­vas, por lo que sus de­man­das aho­ra sa­len del es­que­ma eco­nó­mi­co plan­tea­do por el Go­bierno, sin em­bar­go, an­te la au­sen­cia de nue­vos li­de­raz­gos y de or­ga­ni­za­cio­nes aglu­ti­na­do­ras de cla­se me­dia, que pue­dan tra­du­cir es­tas de­man­das en po­lí­ti­cas, los co­lec­ti­vos se han con­ver­ti­do en ca­na­les pa­ra exi­gir una ma­yor par­ti­ci­pa­ción en la to­ma de de­ci­sión. Da­do es­te mar­co, de­be­mos pen­sar el con­tex­to po­lí­ti­co co­mo una tran­si­ción de los mo­vi­mien­tos so­cia­les, ha­cia los co­lec­ti­vos ciu­da­da­nos co­mo una for­ma y de­man­da por una ma­yor par­ti­ci­pa­ción en la to­ma de de­ci­sión, so­bre to­do en las cla­ses me­dias. Pe­ro es un pro­ce­so, que no apun­ta a una vo­lun­tad de po­der au­tó­no­ma o ga­nas de ser go­bierno, por ello Me­sa aglu­ti­na las in­ten­cio­nes de vo­to de los co­lec­ti­vos y no un líder pro­pio de es­tos co­lec­ti­vos. Si bien cam­bia­ron el con­tex­to po­lí­ti­co, nun­ca po­drán ser lo que al­gu­na vez fue­ron los mo­vi­mien­tos so­cia­les, pe­ro es im­por­tan­te dar­les su pa­pel en la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.