- ¿Cuá­les son los fun­da­men­tos del mo­de­lo edu­ca­ti­vo UNAB?

Diario UNAB - - Cara A Cara -

la­bo­ra­to­rios eran la sa­la de jue­go de Ni­co­lás Bronf­man (42) cuan­do era ni­ño. Na­ció en Bél­gi­ca mien­tras su pa­pá es­ta­ba ha­cien­do su doc­to­ra­do en Cien­cias Bio­ló­gi­cas.

“Siem­pre he vi­vi­do en uni­ver­si­da­des, des­de muy chi­qui­ti­to iba a los cam­pus de la UC con mi pa­pá, iba a ju­gar a los la­bo­ra­to­rios. Me crie en un am­bien­te aca­dé­mi­co”, cuen­ta.

En su fa­mi­lia, di­ce, “ca­si to­dos so­mos aca­dé­mi­cos”, co­mo su her­ma­na ma­yor, Fran­cis­ca, que tra­ba­ja en la UC y es “el ce­re­bro de la fa­mi­lia”, y su her­mano ge­me­lo, Andrés, quien es in­ge­nie­ro ci­vil in­dus­trial y aca­dé­mi­co en la UNAB; y su tío y su cu­ña­do son aca­dé­mi­cos de la U. de Chi­le.

Es­tu­dió In­ge­nie­ría Ci­vil In­dus­trial en la UC, se gra­duó en 1999 y se que­dó ha­cien­do el ma­gís­ter y el doc­to­ra­do. Al gra­duar­se, en 2005, lle­gó a la UNAB a for­mar la pri­me­ra uni­dad de in­ves­ti­ga­ción de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría. Te­nía 29 años. Así sur­gió el De­par­ta­men­to de Cien­cias de la In­ge­nie­ría, que di­ri­gió por 10 años.

En 2014 asu­mió co­mo de­cano de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría –con 39 años– e ini­ció un pro­ce­so que ter­mi­nó con 9 de 17 ca­rre­ras de la fa­cul­tad acre­di­ta­das (cuan­do asu­mió nin­gu­na lo es­ta­ba). “Fue sú­per en­tre­te­ni­da y bien en­ri­que­ce­do­ra (esa ex­pe­rien­cia). Lo­gra­mos for­mar un equi­po in­creí­ble”, co­men­tó.

Du­ran­te to­do ese pe­río­do –co­mo él– sus hi­jos, Ni­co­le (13) y Se­bas­tián (10), tam­bién co­no­cie­ron los la­bo­ra­to­rios y sa­las de cla­ses, los cam­pus y a los “tíos” co­le­gas de pa­pá. No sa­be si tam­bién se­rán cien­tí­fi­cos, cree que tie­nen más ca­rac­te­rís­ti­cas de su ma­dre, quien es di­se­ña­do­ra de ves­tua­rio. Ella y su hi­ja, con­fie­sa, no lo de­jan sa­lir de ca­sa sin una “re­vi­sión” del look.

“Soy bien ho­ga­re­ño, me en­can­ta es­tar ahí con los ni­ños, mo­les­tar­los, ju­ga­mos to­do el ra­to, así que lo pa­sa­mos bien”, re­la­ta. Con ellos sa­le en bi­ci­cle­ta o a tro­tar. Con su esposa se coor­di­nan pa­ra lle­var a su hi­ja a en­tre­na­mien­to de na­do sin­cro­ni­za­do 3 a 4 ve­ces a la se­ma­na. Y con su hi­jo, jue­ga a la pe­lo­ta. Esos tiem­pos con ellos son sa­gra­dos. En las no­ches, dos o tres ve­ces por se­ma­na sa­le a co­rrer. En la ma­ra­tón de San­tia­go só­lo co­rrió 10k por­que no ha te­ni­do tiem­po pa­ra en­tre­nar más, di­ce. Y es que des­de que asu­mió co­mo Vi­ce­rrec­tor Aca­dé­mi­co en la UNAB, a ini­cios de es­te año, su agen­da “es mu­cho más apre­ta­da”. Quie­re im­pri­mir aquí su se­llo: ca­li­dad, in­ves­ti­ga­ción y acre­di­ta­ción. - Nues­tro mo­de­lo edu­ca­ti­vo bus­ca en­tre­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.