—Cuan­do dic­tó sen­ten­cia en el ca­so de la sec­ta de Co­lli­guay es­ta­ba ha­cien­do una su­plen­cia ¿Se sin­tió li­bre pa­ra re­sol­ver?

Diario UNAB - - Alumni Unab -

con­de­na a cin­co años de cár­cel a dos de los sie­te in­te­gran­tes de la lla­ma­da “sec­ta de Co­lli­guay”, impu­tados por el ho­mi­ci­dio de un lac­tan­te de dos días, per­pe­tra­do en 2012, cau­só con­mo­ción en la opi­nión pú­bli­ca, en mar­zo pa­sa­do.

La de­fen­sa de los impu­tados –con­fia­da en un acuer­do con el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co– es­pe­ra­ban la mis­ma pe­na pe­ro ba­jo li­ber­tad vi­gi­la­da. Pe­ro Deisy Ma­chu­ca, jue­za de Ga­ran­tía de Quil­pué, cam­bió el rum­bo de la his­to­ria del ca­so.

La ex alum­na de De­re­cho de la UNAB en su fa­llo sen­ten­ció: ¿Has­ta qué pun­to la jus­ti­cia pue­de dar­le va­lor al de­li­rio mís­ti­co pa­ra exi­mir de res­pon­sa­bi­li­dad a quie­nes aten­tan con­tra los De­re­cho Hu­ma­nos? ¿No se­ría más equi­pa­ra­ble com­pa­rar es­te ti­po de ac­tos con los co­me­ti­dos en Co­lo­nia Dig­ni­dad o en dic­ta­du­ra? Es­tos du­ros cues­tio­na­mien­tos y la se­gu­ri­dad de su de­ci­sión fi­nal pu­sie­ron rá­pi­da­men­te a es­ta jue­za su­plen­te –que ha­bía ju­ra­do co­mo abo­ga­da ha­cía ape­nas un año– en el cen­tro de la aten­ción me­diá­ti­ca, que in­clu­so lle­gó ca­li­fi­car­la co­mo la mu­jer de hie­rro de la jus­ti­cia chi­le­na. —No es que lo sien­ta o no, el juez tie­ne esa li­ber­tad. No ac­tué más allá de mis li­ber­ta­des, sino que ba­jo la li­ber­tad que tie­ne la in­ves­ti­du­ra del juez. Uno pue­de aco­ger o no. La li­ber­tad del juez, en el pro­ce­di­mien­to abre­via­do, tie­ne su lí­mi­te en la pe­na que so­li­ci­ta el fis­cal, siem­pre que ella sea con­for­me a de­re­cho. Tam­bién se pue­de otor­gar una pe­na más ba­ja. Yo ac­tué den­tro de las atri­bu­cio­nes que en­tre­ga la ley. Y eso fue el ve­re­dic­to que re­sul­tó. Aho­ra, eso es­tá por ver­se en la Cor­te de Ape­la­cio­nes, que de­ter­mi­na­rá si lo aprue­ba o no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.