—¿Por qué cree que su de­ci­sión lla­mó tan­to la aten­ción?

Diario UNAB - - Alumni Unab -

a la ca­sa y me pon­go a pen­sar que ha­bría pa­sa­do si hu­bie­ra de­ci­di­do dis­tin­to, uno tie­ne que des­co­nec­tar­se. Si de­bo dic­tar una re­so­lu­ción y ten­go du­das, me­jor dic­to lo con­tra­ria, lo que me­nos da­ño pue­da oca­sio­nar, ya que el juez de­be re­sol­ver con to­da con­vic­ción más allá de to­da du­da ra­zo­na­ble. Creo que cual­quier juez desea­ría que le di­je­ran que es de hie­rro, lo con­si­de­ro un ha­la­go. —Pien­so que es por­que tam­bién soy in­ge­nie­ro co­mer­cial. Creo que por eso la gen­te pen­só que ten­go otro cri­te­rio. Yo no creo que sea así, lo que sí ten­go de in­ge­nie­ro es el pen­sa­mien­to ana­lí­ti­co y ra­pi­dez pa­ra pen­sar. Soy muy ló­gi­ca, prag­má­ti­ca, pe­ro no por eso, sim­ple pa­ra re­dac­tar y re­sol­ver al­go. Yo, fun­da­men­to, in­ves­ti­go y ten­go la ca­pa­ci­dad de ha­cer­lo qui­zás de una for­ma efi­cien­te y de re­mi­tir­me a las fuen­tes que ne­ce­si­to pa­ra ob­te­ner la in­for­ma­ción y sus­ten­tar mis re­pues­tas. Creo que eso fue lo que les lla­mó la aten­ción y, por su­pues­to, el ve­re­dic­to, no era el es­pe­ra­do. no son co­mo la gen­te pien­sa. El abo­ga­do de­fen­sor li­ti­ga y tra­ta de ci­men­tar una du­da ra­zo­na­ble en los jue­ces, el fis­cal es quien de­be pre­sen­tar las prue­bas. Si las prue­bas no es­tán o no son su­fi­cien­tes, no se pue­de con­de­nar, las in­ves­ti­ga­cio­nes se caen, mu­chas ve­ces por erro­res en los pro­ce­di­mien­tos de de­ten­ción, lo que ha­ce ex­cluir prue­ba esen­cial, o por in­com­pa­re­cen­cia de los tes­ti­gos. Hoy se ab­suel­ve mu­cho por­que no lle­gan los tes­ti­gos a la au­dien­cia de jui­cio. En­ton­ces, fi­nal­men­te, el fis­cal quien pi­de la ab­so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.