"CREO QUE HE CUM­PLI­DO UNA MI­SIÓN HA­CIEN­DO UN TRA­BA­JO DE­CEN­TE"

A un año de su re­ti­ro, ase­gu­ra que siem­pre tra­tó de en­tre­gar lo mejor de sus ca­pa­ci­da­des, pe­ro la­men­ta no ha­ber po­di­do res­pon­der a to­dos quie­nes vie­ron des­apa­re­cer a sus se­res que­ri­dos. "No ten­go di­fi­cul­ta­des de con­cien­cia res­pec­to de lo que he he­cho'; di

Diario UNAB - - Orgullo Unab - Por Lo­re­na Man­ci­lla

Tu­voen sus ma­nos dos em­ble­má­ti­cas cau­sas de De­re­chos Hu­ma­nos: el "Ca­so De­go­lla­dos', co­mo se de­no­mi­nó a la in­ves­ti­ga­ción de las muer­tes de Jo­sé Mi­guel Pa­ra­da, Ma­nuel Gue­rre­ro y San­tia­go Na­tino, y la "Ope­ra­ción Al­ba­nia', sobre el se­cues­tro y ho­mi­ci­dio de 12 fren­tis­tas, ocu­rri­dos en 1987. Es­ta úl­ti­ma, le va­lió el ve­to de la de­re­cha en el Se­na­do para as­cen­der a la Cor­te Su­pre­ma en 1998, un im­pe­di­men­to le­gal in­cor­po­ra­do en la re­for­ma ju­di­cial en los 90's, y que en 2001 lo­gró sor­tear. En 201 O, lle­gó a en­ca­be­zar el má­xi­mo tri­bu­nal.

Hoy, tras 50 años en el Po­der Ju­di­cial, Mil­ton Jui­ca Aran­ci­bia, el emblemático juez que du­ran­te to­da su carrera in­ten­tó avan­zar en cau­sas de De­re­chos Hu­ma­nos, se prepara para de­jar el es­tra­do. En ju­nio de 2018 cum­pli­rá 75 años y por ley de­be aban­do­nar la Cor­te Su­pre­ma.

Aun­que li­be­ral, de ba­jo per­fil y siem­pre crí­ti­co de lo que hi­cie­ron la ma­yo­ría de sus pa­res en la dé­ca­da de los 80, a Jui­ca di­fí­cil­men­te se le pue­de en­do­sar un sec­tor po­lí­ti­co. Prue­ba de esa in­de­pen­den­cia es que, tras asu­mir co­mo mi­nis­tro de la Su­pre­ma, op­tó por in­te­grar el Tri­bu­nal Ca­li­fi­ca­dor de Elec­cio­nes des­de 2004 a 2008. Ese año asu­mió la vo­ce­ría del má­xi­mo tri­bu­nal.

Cer­cano al re­ti­ro, y co­mo co­no­ce el pe­so de sus pa­la­bras, es­pe­ra que sea la his­to­ria quien juz­gue sus ac­tua­cio­nes ju­di­cia­les, las cua­les de­mos­tra­ron que in­ves­ti­gar e im­par­tir jus­ti­cia en Chi­le siem­pre es po­si­ble.

- En ju­nio pró­xi­mo cum­pli­rá 75 años y de­be­rá aban­do­nar la Cor­te Su­pre­ma. ¿Qué sen­sa­ción le pro­vo­ca el re­ti­ro?

- No es al­go que me es­tre­se, com­pren­do que to­do juez tie­ne un tiem­po para tra­ba­jar y otro para re­ti­rar­se. An­tes era más com­ple­jo, por­que no exis­tía es­ta obli­ga­ción y cuan­do una per­so­na ya tie­ne sus años tien­de a creer que es im­pres­cin­di­ble, que na­die ha­rá el tra­ba­jo co­mo él, pe­ro eso es al­go sub­je­ti­vo y per­so­nal. Aun­que, des­de el pun­to de vis­ta per­so­nal, creo que he cum­pli­do una mi­sión ha­cien­do un tra­ba­jo de­cen­te, tra­tan­do de en­tre­gar lo mejor de mis ca­pa­ci­da­des para otor­gar el mejor re­sul­ta­do a un jui­cio. Y bueno, no ten­go di­fi­cul­ta­des de con­cien­cia res­pec­to de lo que he he­cho, pe­ro tam­po­co pue­do ase­gu­rar que lo hi­ce muy bien, por­que un juez nun­ca lo sa­be.

- A pe­sar del des­con­ten­to que hoy exis­te con el Po­der Ju­di­cial ¿Cuál es su mi­ra­da de có­mo ha vis­to la evo­lu­ción de la jus­ti­cia en Chi­le?

-Ten­go cier­ta sa­tis­fac­ción de ha­ber ob­ser­va­do el cam­bio evo­lu­ti­vo que ha te­ni­do la Cor­te Su­pre­ma chi­le­na: de de­Jar de ser un tes­ti­go y vol­ver­se par­tí­ci­pe im­por­tan­te en la con­so­li­da­ción de­mo­crá­ti­ca del país a tra­vés de in­ves­ti­ga­cio­nes im­por­tan­tes, acep­tan­do el respeto y pro­tec­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos. Prin­ci­pal­men­te, en­ten­dien­do que Chi­le no es­tá encerrado en una le­gis­la­ción in­ter­na, sino que tie­ne que asu­mir que el De­re­cho In­ter­na­cio­nal tam­bién forma par­te del de­re­cho in­terno, sobre to­do en cuan­to a la pro­tec­ción de las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les. Eso, el Po­der Ju­di­cial lo ha asu­mi­do muy bien y hoy en día res­pe­ta y apli­ca con mu­cha cla­ri­dad to­dos los pre­cep­tos que es­tán es­ta­ble­ci­dos en el mun­do ju­rí­di­co in­ter­na­cio­nal.

-¿Sien­te que aban­do­na el Po­der Ju­di­cial de­jan­do una al­gu­na deu­da pen­dien­te?

-Bueno ... to­da­vía no es­tán re­suel­tos to­dos los asun­tos re­la­cio­na­dos con los De­re­chos Hu­ma­nos, ocu­rri­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra, pe­ro se ha he­cho un gran es­fuer­zo para avan­zar. Co­mo nun­ca, se han dic­ta­do mu­chas sen­ten­cias. El mun­do his­tó­ri­co chi­leno po­drá dar­se cuenta que se han he­cho es­tre­chas las cár­ce­les para ase­gu­rar el pre­si­dio de las per­so­nas que han co­me­ti­do es­te ti­po de de­li­tos. Ese ha si­do un avan­ce no­ta­ble. Sin em­bar­go, aún que­dan co­sas pen­dien­tes,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.