Con­se­jos pa­ra cui­dar y mi­mar a tu mas­co­ta.

Las ci­fras de ga­tos aban­do­na­dos que ne­ce­si­tan de un ho­gar son muy al­tas, por lo que aco­ger a uno con­tri­bu­ye a dis­mi­nuir con es­te pro­ble­ma y a cam­biar la vi­da de ese ani­mal. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio eva­luar cier­tos pun­tos an­tes de la adop­ción.

La Tercera - Especiales - - Por­ta­da - Por: Ro­mi­na Ja­ra­mi­llo di Le­nar­do

Los víncu­los que se ge­ne­ran en­tre las per­so­nas y sus mascotas son muy fuer­tes e im­por­tan­tes pa­ra la vi­da de am­bos. Por par­te del hu­mano im­pli­ca há­bi­tos de res­pon­sa­bi­li­dad, cui­da­dos y por so­bre to­do, en­tre­ga de amor. En el ca­so de los ga­tos, re­tri­bui­rán con ex­pre­sio­nes de ca­ri­ño y so­bre to­do leal­tad ha­cia su fa­mi­lia. Asi­mis­mo, di­ver­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos afir­man que los ni­ños que cre­cen con mascotas tie­nen una ma­yor au­to­es­ti­ma, se­gu­ri­dad, con­fian­za, fo­men­ta la res­pon­sa­bi­li­dad, in­cre­men­ta su ac­ti­vi­dad fí­si­ca y apor­ta va­lo­res co­mo el res­pe­to, com­pa­ñe­ris­mo y fi­de­li­dad. Sin em­bar­go, to­mar la de­ci­sión de in­te­grar a un ga­to a la fa­mi­lia con­lle­va cier­tas con­si­de­ra­cio­nes.

Ma­ría Jo­sé Ubi­lla, aca­dé­mi­ca de me­di­ci- na ve­te­ri­na­ria de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo, ma­gís­ter en eto­lo­gía y crea­do­ra del si­tio web www.la­con­sul­ta­del­ga­to.com, se­ña­la que “an­tes de adop­tar a un mi­nino se de­be eva­luar el tiem­po real que se le des­ti­na­rá a la edu­ca­ción del ga­to, cui­da­dos, so­cia­li­za­ción y jue­gos. Tam­bién es ne­ce­sa­rio sa­ber el di­ne­ro que se des­ti­na­rá en ali­men­ta­ción, cui­da­dos ve­te­ri­na­rios, ac­ce­so­rios, en­ri­que­ci­mien­to am­bien­tal y el cos­to de los ho­te­les o cui­da­do­res cuan­do el res­pon­sa­ble no es­té. Asi­mis­mo, to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia de­ben es­tar de acuer­do en adop­tar al fe­lino”.

In­te­gra­ción y edu­ca­ción

Una vez que ya se eva­lua­ron lo pun­tos an­te­rior­men­te des­cri­tos, se pue­de co­men- zar con la bús­que­da del nue­vo in­te­gran­te. Exis­ten mu­chas fun­da­cio­nes a las cua­les se pue­de re­cu­rrir pa­ra en­con­trar a es­te nue­vo me­jor ami­go, en­tre ellas: www.ga­rrasy­pa­tas.cl, www.fun­da­cion­hue­llaa­ni­mal.cl, www.fun­da­cio­na­dop­ta.cl y www.club­ga­te­ro.cl. “La adop­ción de cual­quier ga­to, in­de­pen­dien­te de su edad y lu­gar de pro­ce­den­cia de­be ser res­pe­tuo­sa, y se de­ben to­mar me­di­das ade­cua­das pa­ra su lle­ga­da. Si la fa­mi­lia vi­ve en de­par­ta­men­to ten­drá que en­ma­llar las ven­ta­nas y te­rra­zas, si hay otros ani­ma­les en el ho­gar, se­rá ne­ce­sa­rio ase­so­rar­se con un ve­te­ri­na­rio etó­lo­go clí­ni­co pa­ra rea­li­zar la in­cor­po­ra­ción lo me­nos trau­má­ti­ca po­si­ble, so­bre to­do si el ga­ti­to vie­ne de una si­tua­ción de aban­dono, mal­tra­to o si ha ma­ni­fes­ta­do al­gu­na con­duc­ta al­te­ra­da co­mo mie­do ex­tre­mo, agre­si­vi­dad, vo­ca­li­za­cio­nes ex­ce­si­vas, en­tre otras”, ex­pli­ca la etó­lo­ga.

Asi­mis­mo, la ex­per­ta re­cal­ca que to­dos los ani­ma­les de com­pa­ñía se de­ben edu­car y es ideal que las fa­mi­lias se ase­so­ren con un pro­fe­sio­nal en eto­lo­gía (aun­que es in­dis­pen­sa­ble cuan­do hay un diag­nós­ti­co de tras­torno con­duc­tual) o en­tre­na­dor cer­ti­fi­ca­do. “Ellos en­se­ña­rán a es­ta­ble­cer los lí­mi­tes que de­bie­se ha­ber en­se­ña­do la ma­dre ga­ta, co­mo con­tro­lar la bo­ca y uñas pa­ra evi­tar mor­di­das o ara­ña­zos por par­te del ga­to. Ade­más, en­tre­ga­rán re­cur­sos que pre­ven­gan de pro­ble­mas con­duc­tua­les co­mo ara­ña­do­res, ju­gue­tes pa­ra evi­tar que uti­li­cen ador­nos u otros ob­je­tos de la fa­mi­lia, ban­de­ja sa­ni­ta­ria y are­na ade­cua­do con el fin de evi­tar que ori­nen y de­fe­quen en lu­ga­res inapro­pia­dos, y más”, agre­ga Ubi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.