To­do pa­ra ga­tos in­door, ca­chorrros, se­niors y ga­ti­tas pre­ña­das.

El cuidado y ali­men­ta­ción de­be co­men­zar des­de el pe­río­do de pre­ñez has­ta la edad adul­ta, de­pen­dien­do del há­bi­tat y ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Ger­mán Krei­sel

Las dis­tin­tas eta­pas de vi­da de los ga­ti­tos des­de su na­ci­mien­to has­ta la ma­du­rez y ve­jez de­ben es­tar acom­pa­ña­das de una ade­cua­da ali­men­ta­ción y nu­tri­ción pa­ra apo­yar con el co­rrec­to con­su­mo de ener­gía, una óp­ti­ma ca­li­dad de pro­teí­nas, ni­ve­les de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les ade­cua­dos y las gra­sas re­que­ri­das.

Des­de el pe­río­do de ges­ta­ción, el ga­ti­to que es­tá por na­cer de­be ser ali­men­ta­do pa­ra que naz­ca sano y fuer­te, al igual que su ma­dre que du­ran­te es­te tiem­po de­be pre­pa­rar­se fí­si­ca­men­te pa­ra dar a luz sin com­ple­ji­da­des y pa­ra la pos­te­rior ten­sión que sig­ni­fi­ca la lac­tan­cia. La hem­bra au­men­ta­rá la in­ges­ta de ali­men­to y len­ta­men­te su pe­so, de­pen­dien­do de los cam­bios hor­mo­na­les en las eta­pas del pro­ce­so. “Los ga­ti­tos y em­ba­ra­za­das, re­quie­ren de más ener­gía y más pro­teí­na ya que es una pre­pa­ra­ción a la ges­ta­ción y el pos­te­rior desa­rro­llo del ca­cho­rro”, ex­pli­ca Ma­nuel Meneses, mé­di­co ve­te­ri­na­rio de la Uni­ver­si­dad Aus­tral, y agre­ga que “afor­tu­na­da­men­te, ca­da vez más es­tán to­das las in­di­ca­cio­nes en el en­va­se de los ali­men­tos dis­po­ni­bles en el mer­ca­do”.

Cuan­do se acer­ca el tiem­po de pa­rir, la hem­bra pue­de lle­gar a per­der al­go de ape­ti­to. Se tra­ta de un buen sín­to­ma ya que in­di­ca que po­dría dar a luz den­tro de las pró­xi­mas veinticuatro o cua­ren­ta y ocho ho­ras. Du­ran­te los pri­me­ros vein­te a trein­ta días, los ga­ti­tos re­cién na­ci­dos au­men­ta­rán la de­man­da de le­che y la hem­bra ten­drá que in­cre­men­tar su ener­gía pa­ra sa­tis­fa­cer a sus crías. Ya en­tre las tres o cua­tro se­ma­nas los ca­cho­rros se in­tere­san por el ali­men­to só­li­do y co­mien­za el pro­ce­so de des­te­te que ocu­rre ge­ne­ral­men­te en­tre las seis y ocho se­ma­nas. Pa­ra es­ti­mu­lar­los pue­de ayu­dar la in­ges­ta de ali­men­to se­co hu­me­de­ci­do con agua ti­bia.

Los es­tu­dios de­mues­tran que un ga­to apro­xi­ma­da­men­te en un año pa­sa de la in­fan­cia a la edad adul­ta y por con­si­guien­te, su pe­so au­men­ta en ta­sas ele­va­das. En pro­por­ción, los ga­ti­tos en cre­ci­mien­to y ya en la edad adul­ta ne­ce­si­tan el doble de ener­gía ca­da 450 gra­mos de pe­so cor­po­ral y ni­ve­les de pro­teí­na más al­tos.

En el pe­río­do de rá­pi­do cre­ci­mien­to, se re­co­mien­da ali­men­tar­los dos o tres ve­ces por día o de­jar­les ali­men­to dis­po­ni­ble y abun­dan­te agua fres­ca pa­ra su con­su­mo, ya que nor­mal­men­te el fe­lino se acer­ca, hue­le rá­pi­da­men­te y co­mien­za a co­mer.

“Mien­tras más vie­ji­tos los ga­tos ne­ce­si­tan más vi­ta­mi­nas y fi­bras, y me­nos pro­teí­nas, ade­más de pro­duc­tos pa­ra dis­mi­nuir el olor a fe­cas y te­ner es­pe­cial cuidado con en­fer­me­da­des re­na­les o aso­cia­das

“Mien­tras más vie­ji­tos, los ga­tos ne­ce­si­tan más vi­ta­mi­nas y fi­bras, me­nos pro­teí­nas, y hay que te­ner es­pe­cial cuidado con en­fer­me­da­des re­na­les o aso­cia­das a la obe­si­dad”.

Ma­nuel Meneses, mé­di­co ve­te­ri­na­rio

En­tre 4 y 6 ki­lo­gra­mos en pro­me­dio de­be pe­sar un ga­to nor­mal se­gún su ra­za, ac­ti­vi­dad fí­si­ca, edad y con­di­cio­nes de sa­lud.

a la obe­si­dad”, in­di­ca Meneses. Un ga­to pro­me­dio, de tres a cua­tro ki­los de pe­so, re­quie­re apro­xi­ma­da­men­te 85 gra­mos de ali­men­to se­co o se­mi hú­me­do, o en­tre 168 y 224 gra­mos de ali­men­to en la­ta por día.

Sin em­bar­go, la por­ción ne­ce­sa­ria va­ría de acuer­do a la den­si­dad de nu­trien­tes del ali­men­to y con ca­da ga­to en par­ti­cu­lar, ya que no to­dos los ani­ma­les son iguales aun­que ten­gan el mis­mo ta­ma­ño, edad o ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Tam­bién de­pen­de de su me­ta­bo­lis­mo, por lo que es acon­se­ja­ble lle­var­lo a controles pe­rió­di­cos con el ve­te­ri­na­rio.

In­te­rior y ex­te­rior

Exis­ten di­fe­ren­cias en­tre el or­ga­nis­mo y la for­ma de ali­men­tar a ga­ti­tos de in­te­rior y ex­te­rior. Los ga­tos ac­ti­vos o ex­pues­tos al ai­re li­bre pue­den re­que­rir de ma­yor can­ti­dad de ali­men­to y pro­teí­nas. En cam­bio, el ga­ti­to de in­te­rior es­tá más pro­pen­so a su­frir en­fer­me­da­des aso­cia­das a me­nor ac­ti­vi­dad fí­si­ca. “Tam­bién tien­den a for­mar bo­las de pe­los, ya que se lim­pian más por aburrimiento y por pér­di­da na­tu­ral. Ade­más, la ba­ja ac­ti­vi­dad fí­si­ca en­len­te­ce el trán­si­to in­tes­ti­nal por lo que sus he­ces son más olo­ro­sas”, in­di­ca Meneses.

En tan­to, un ga­to de ex­te­rior, pue­de su­frir otro ti­po de pro­ble­mas co­mo in­mu­nes, ya que es­tán ex­pues­tos a con­di­cio­nes ex­ter­nas; ar­ti­cu­la­res, de­bi­do a su cons­tan­te ac­ti­vi­dad fí­si­ca; y en su pe­la­je, ya que es­tá en con­tac­to pe­rió­di­co con tie­rra, otros ani­ma­les y lu­ga­res don­de el ga­ti­to se re­frie­ga pa­ra mar­car su te­rri­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.