Pre­ven­ción y cui­da­dos de sa­lud e hi­gie­ne en es­ta tem­po­ra­da.

De agos­to en ade­lan­te hay que co­men­zar a te­ner una ma­yor pre­cau­ción pa­ra evi­tar que su ga­ti­to sea ata­ca­do por las mo­les­tas pul­gas que pue­den cau­sar­le se­rios da­ños a su sa­lud y trans­for­ma­se en un pro­ble­ma sa­ni­ta­rio. Co­noz­ca cuá­les son los mé­to­dos más efi­ci

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Ro­mi­na Ja­ra­mi­llo di Le­nar­do

Queda muy po­co de la tem­po­ra­da de in­vierno y a me­di­da que co­mien­zan a au­men­tar las tem­pe­ra­tu­ras tam­bién apa­re­cen cier­tos hués­pe­des in­de­sea­bles en las mas­co­tas co­mo las pul­gas y ga­rra­pa­tas. Sí, los ga­tos tam­bién pue­den te­ner ga­rra­pa­tas. Es­tos pa­rá­si­tos ex­ter­nos ade­más de afec­tar a su que­ri­do fe­lino, tam­bién son un fo­co de trans­mi­sión de en­fer­me­da­des pa­ra los hu­ma­nos, por lo que es ne­ce­sa­rio te­ner ba­jo con­trol es­tas pla­gas.

Las pul­gas son in­sec­tos neóp­te­ros (sin alas) que ata­can a dis­tin­tos ani­ma­les de­pen­dien­do de su ti­po: la Cte­no­cep­ha­li­des fe­lis vi­ve en el pe­la­je del ga­to, tam­bién hay otros ti­pos que se alo­jan pre­fe­ren­te­men­te en pe­rros, ga­lli­nas y ra­to­nes. A pe­sar de que ca­da una ten­ga su hués­ped pre­fe­ri­do, se pue­den in­ter­cam­biar de ani­mal. Las ga­rra­pa­tas en cam­bio, son arác­ni­dos que se alo­jan prin­ci­pal­men­te en los pe­rros, aun­que tam­bién pue­den ata­car a los ga­tos, pe­ro a pe­sar de que es­to no es muy co­mún por­que los fe­li­nos siem­pre se es­tán aci­ca­lan­do y no es el me­jor há­bi­tat pa­ra es­tos áca­ros, no hay que des­cui­dar la hi­gie­ne de su mi­nino.

La recomendación prin­ci­pal de los ex­per­tos es que ce­pi­lle a su ga­to en es­ta épo­ca por lo me­nos tres ve­ces a la se­ma­na si es de pe­la­je lar­go y una o dos si es de pe­la­je cor­to y apro­ve­che de re­vi­sar­lo mi­nu­cio­sa­men­te pa­ra sa­ber si tie­ne pul­gas. Asi­mis­mo, es ne­ce­sa­rio apli­car una pi­pe­ta an­ti­pa­ra­si­ta­ria ex­ter­na ca­da mes y una pas­ti­lla an­ti­pa­ra­si­ta­ria in­ter­na de acuer­do a las in­di­ca­cio­nes del mé­di­co ve­te­ri­na­rio.

Asi­mis­mo, es­tos pa­rá­si­tos tam­bién pue­den afec­tar a los se­res hu­ma­nos, aun­que por lo ge­ne­ral es­to no es muy co­mún.

Car­la Flo­res, mé­di­co ve­te­ri­na­rio de la clí­ni­ca Los Ave­lla­nos y di­plo­ma­da en me­di­ci­na fe­li­na, se­ña­la que “es­tos pa­rá­si­tos pro­li­fe­ran a me­di­da que co­mien­za el buen cli­ma, por­que los hue­vos ne­ce­si­tan una cier­ta tem­pe­ra­tu­ra pa­ra eclo­sio­nar. Ade­más, to­das las mas­co­tas se pue­den ver afec­ta­das con es­tos áca­ros, ya que no­so­tros mis­mos po­de­mos aca­rrear hue­vos en los za­pa­tos o lle­var­las en la ro­pa”. Por eso, es que ella re­co­mien­da des­pa­ra­si­tar a la mas­co­ta du­ran­te to­do el año, pe­ro po­ner más aten­ción des­de agos­to en ade­lan­te por me­dio de la apli­ca­ción de pro­duc­tos que ma­ten las pul­gas y ga­rra­pa­tas, ba­ñar a su ga­to ca­da 15 días y ce­pi­llar­los con fre­cuen­cia. Asi­mis­mo, fu­mi­gar el pa­tio u otros lu­ga­res de la ca­sa y la­var cons­tan­te­men­te la ca­ma del ani­mal.

Pro­ble­mas a la sa­lud

Es­tos áca­ros no so­lo cau­san mo­les­tias o en­fer­me­da­des en las mas­co­tas, ya que tam­bién pue­den exis­tir com­pli­ca­cio­nes en los se­res hu­ma­nos. La er­li­quio­sis es una in­fec­ción bac­te­ria­na trans­mi­ti­da por la pi­ca­du­ra de la ga­rra­pa­ta en las per­so­nas pro­vo­ca es­ca­lo­fríos, fie­bre, do­lor de ca­be­za, náu­seas, erup­cio­nes ro­jas, in­di­ges­tión, en­tre otros sín­to­mas. El tra­ta­mien­to es a ba­se de an­ti­bió­ti­cos y po­cas ve­ces es mor­tal, aun­que pue­de ha­ber cier­tas com­pli­ca­cio­nes co­mo con­vul­sio­nes, da­ño re­nal, da­ño pul­mo­nar, etc.

Flo­res re­cal­ca que, las aler­gias por las pi­ca­das de es­tos in­sec­tos y arác­ni­dos son bas­tan­te co­mu­nes en ni­ños, don­de apa­re­cen di­ver­sas reac­cio­nes dér­mi­cas. Los ga­tos tam­bién pue­den pre­sen­tar es­te ti­po de aler­gias, in­clu­so en ca­sos de gra­ve­dad de­ben ser tra­ta­dos con cor­ti­coi­des u otros pro­duc­tos pa­ra la piel. En ca­sos de gra­ve­dad, las pul­gas pue­den pro­vo­car anemia en los ani­ma­les, ya que se ali­men­tan de san­gre y en los ga­tos se cree que es­tos in­sec­tos les po­drían trans­mi­tir la mi­co­plas­mo­sis (en­fer­me­dad que pro­vo­ca anemia, can­san­cio, de­cai­mien­to). En­tre una de las co­sas más pe­li­gro­sas que pue­de tras­pa­sar es­te in­sec­to a los hu­ma­nos es el pa­rá­si­to de la te­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.