La im­por­tan­cia de la des­pa­ra­si­ta­ción ex­ter­na en los ga­tos

Con la lle­ga­da de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras tam­bién apa­re­cen otros pro­ble­mas, co­mo la apa­ri­ción de un ma­yor nú­me­ro de pul­gas que afec­tan di­rec­ta­men­te a nues­tros ga­ti­tos. Lo im­por­tan­te es pre­ve­nir y des­pa­ra­si­tar fre­cuen­te­men­te.

La Tercera - Especiales - - Moggie Cat’s -

Pa­ra los cat lo­vers es nor­mal que el cen­tro de aten­ción del ho­gar sean es­tos pe­que­ños se­res que des­ta­can por sus dis­tin­gui­das per­so­na­li­da­des que re­quie­ren de amor cons­tan­te pe­ro a la vez de­mues­tran ser muy in­de­pen­dien­tes. Los ga­tos, co­mo to­das las mas­co­tas re­quie­ren de cier­tos cui­da­dos por par­te de sus amos pa­ra man­te­ner un óp­ti­mo es­ta­do de su sa­lud, y lo que co­mien­za a ser una prio­ri­dad en es­ta épo­ca del año cuan­do se ele­van las tem­pe­ra­tu­ras es el con­trol de los pa­rá­si­tos in­ter­nos y ex­ter­nos co­mo las pul­gas.

Los fe­li­nos des­ta­can por ser ani­ma­les muy lim­pios, que cui­dan de su en­torno y se aci­ca­lan cons­tan­te­men­te pa­ra man­te­ner su hi­gie­ne, pe­ro es­to no es su­fi­cien­te pa­ra eli­mi­nar a los in­sec­tos co­mo las pul­gas que pue­den cau­sar gra­ves mo­les­tias en el ani­mal, da­ños a su sa­lud y un fo­co de trans­mi­sión de en­fer­me­da­des a los se­res hu­ma­nos. Pa­ra po­der en­ten­der có­mo ata­can es­tos pa­rá­si­tos ex­ter­nos a los ga­tos, es in­dis­pen­sa­ble co­no­cer su ci­clo de vi­da, ya que de eso de­pen­de­rá el ti­po de an­ti­pa­ra­si­ta­rio ex­terno que se apli­que y las pre­cau­cio­nes que se de­ben to­mar en el ho­gar.

Ci­clo de vi­da de la pul­ga

Mar­ce­la Va­len­zue­la, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na ve­te­ri­na­ria fe­li­na y quien se desem­pe­ña en la clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria Mog­gie Cat’s, se­ña­la que “las pul­gas tie­nen un ci­clo de vi­da en la que pa­san por cua­tro es­ta­dos. El pri­me­ro es el hue­vo, lue­go son lar­vas, pos­te­rior­men­te pa­san a ser pu­pas y fi­nal­men­te se trans­for­man en una pul­ga adul­ta. Es­ta úl­ti­ma, es ca­paz de co­lo­car en­tre 30 a 40 hue­vos so­bre el ani­mal al día, lo va a cau­sar una po­bla­ción enor­me de es­tos pa­rá­si­tos en el ga­to. Ade­más, las pul­gas de­mo­ran en­tre tres a cua­tro se­ma­nas en pa­sar del es­ta­do del hue­vo a su eta­pa adul­ta”. De acuer­do a las fa­ses que vi­ve es­te in­sec­to, es que la Dra. Va­len­zue­la re­co­mien­da ele­gir un an­ti­pa­ra­si­ta­rio ex­terno que lo­gre ata­car a los dis­tin­tos es­ta­dos del ci­clo de la vi­da de la pul­ga y no so­lo a la que es adul­ta.

Pe­ro ¿Por qué hay que te­ner más pre­cau­cio­nes en es­ta épo­ca del año? La es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na fe­li­na, re­cal­ca que es­to se re­la­cio­na a que con las al­tas tem­pe­ra­tu­ras los hue­vos eclo­sio­nan. In­clu­so, pue­den es­tar se­ma­nas o me­ses inac­ti­vos, y al in­cre­men­tar el ca­lor del am­bien­te es­tos in­sec­tos na­cen. “Los hue­vos no eclo­sio­na­dos pue­den es­tar en dis­tin­tos lu­ga­res co­mo en el pi­so, la ro­pa, la ca­ma del ani­mal y tam­bién en la tie­rra”, ar­gu­men­ta Va­len­zue­la.

Mar­ce­la Va­len­zue­la, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na fe­li­na y mé­di­co ve­te­ri­na­rio de la clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria Mog­gie Cat’s.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.