Un com­pro­mi­so pa­ra to­da la vi­da con la mas­co­ta

La adop­ción pue­de sig­ni­fi­car un po­si­ti­vo cam­bio de vi­da, sin em­bar­go si es­tá pen­san­do en ha­cer­lo, de­be te­ner en cuen­ta va­rios fac­to­res an­tes de to­mar la de­ci­sión fi­nal.

La Tercera - Especiales - - Cuidados Permanentes - Por: DRA. Ma. Jo­sé Ubi­lla, mé­di­co ve­te­ri­na­rio; MsC en Eto­lo­gía clí­ni­ca y Bie­nes­tar ani­mal; DEA en Com­por­ta­mien­to ani­mal y hu­mano, y di­rec­to­ra de Edu­pet.

Los ga­tos es­tán au­men­tan­do sus ex­pec­ta­ti­vas de vi­da. Ca­da vez se ha­ce más fre­cuen­te co­no­cer ga­tos de 20 años o más (ha ha­bi­do ca­sos ex­cep­cio­na­les que han vi­vi­do 30 años). Así, es­tos ani­ma­les de com­pa­ñía pue­den ser nues­tros com­pa­ñe­ros por mu­chos años, du­ran­te to­dos los cuá­les ne­ce­si­tan de nues­tros cui­da­dos y aten­ción.

To­dos los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia de­ben es­tar de acuer­do y mo­ti­va­dos en recibir un nue­vo miem­bro en la fa­mi­lia, de ma­ne­ra de lo­grar par­ti­ci­pa­ción de ca­da uno en el cuidado y edu­ca­ción del ga­ti­to o ga­to adul­to.

Los ni­ños pe­que­ños pue­den res­pon­sa­bi­li­zar­se de ta­reas más sen­ci­llas (en­tre­gar el ali­men­to), los adul­tos de ta­reas más com­ple­jas (lim­pie­za dia­ria de la ban­de­ja sa­ni­ta­ria y el la­va­do de la mis­ma a lo me­nos una vez a la se­ma­na), pe­ro to­da la fa­mi­lia de­be­rá par­ti­ci­par en las ac­ti­vi­da­des de dis­ten­sión y jue­go, ne­ce- sa­rias en la vi­da de un ga­ti­to.

Los ga­tos pue­den te­ner dis­tin­tos es­ti­los de vi­da, con­di­cio­na­dos por la de­ci­sión que to­me la fa­mi­lia al res­pec­to: ex­clu­si­va­men­te in­door, in­door y out­door, o, só­lo out­door. To­dos tie­nen pro y con­tras. La ten­den­cia in­ter­na­cio­nal es pro­mo­ver el es­ti­lo de vi­da ex­clu­si­vo in­door, el cual re­quie­re de ma­yo­res con­si­de­ra­cio­nes en el ho­gar.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, se re­co­mien­da pre­pa­rar una ha­bi­ta­ción, don­de se man­ten­drá el ga­ti­to por al me­nos cin­co días an­tes, que de­be con­te­ner ban­de­ja sa­ni­ta­ria, ca­ma, fra­za­das, ju­gue­tes, gua­ri­da y en­ri­que­ci­mien­to sen­so­rial, en es­te ca­so se pre­pa­ra es­ta ha­bi­ta­ción con fe­ro­mo­na sin­té­ti­ca fa­cial fe­li­na, ro­cian­do el am­bien­te a dia­rio unos tres días an­tes de la lle­ga­da del ga­ti­to y man­te­nien­do es­te ma­ne­jo has­ta que se aca­be el fras­co o por más tiem­po, de­pen­dien­do de los avan­ces en la adap­ta­ción del ga­ti­to al ho­gar. Pa­ra­le­la­men­te, se va so­cia­li­zan­do con el ga­ti­to va­rias ve­ces al día, por pe­río­dos bre­ves, que se van ex­ten­dien­do en la me­di­da que el fe­lino se mues­tre tran­qui­lo y sin mie­do. En el ca­so de que exis­tan otros ga­tos en ca­sa, debemos ser muy cau­te­lo­sos en la pre­sen­ta­ción de los ga­tos, re­for­zan­do la to­le­ran­cia en­tre ellos.

Des­de el día que se asu­me adop­tar­lo, la fa­mi­lia de­be te­ner con­cien­cia que es­te nue­vo in­te­gran­te es­ta­rá has­ta su muerte con ellos. Los due­ños tie­nen la obli­ga­ción y com­pro­mi­so de sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des fí­si­cas, men­ta­les y na­tu­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.