Un pe­la­je brillante co­mo in­di­ca­dor de un ga­to sano

El pe­la­je de los fe­li­nos do­més­ti­cos re­quie­re de aten­ción y cui­da­dos bá­si­cos, ya que al­te­ra­cio­nes co­mo caí­da ex­ce­si­va o fo­ca­li­za­da en al­gu­nas zo­nas pue­den in­di­car tras­tor­nos y en­fer­me­da­des. El ce­pi­lla­do per­ma­nen­te y el con­trol de pa­rá­si­tos son par­te de una

La Tercera - Especiales - - Cuidados Esenciales - Por: An­drés Or­tiz

Te­ner una mas­co­ta en ca­sa es una res­pon­sa­bi­li­dad dia­ria que im­pli­ca una se­rie de ru­ti­nas que son par­te del cuidado in­te­gral del ani­mal. Y una que en par­ti­cu­lar es im­por­tan­te en los ga­tos es el cuidado del pe­la­je, pues su as­pec­to y es­ta­do es un in­di­ca­dor de su con­di­ción de sa­lud.

“Un pe­la­je bo­ni­to y brillante siem­pre se­rá el re­fle­jo de una ali­men­ta­ción bue­na y de ca­li­dad, así co­mo tam­bién del es­ta­do de sa­lud en que se en­cuen­tren nues­tras mas­co­tas”, co­men­ta Bar­ba­ra Midd­le­ton, mé­di­co ve­te­ri­na­rio de Hos­pi­tal Ve­te­ri­na­rio Zoo­mun­do.

Ce­pi­lla­do dia­rio

La doc­to­ra Midd­le­ton recuerda que exis­ten di­ver­sas en­fer­me­da­des que afec­tan la piel y el pe­la­je, o bien que se ma­ni­fies­tan a tra­vés de ello. Des­de pa­to­lo­gías pro­du­ci­das por ec­to­pa­rá­si­tos (sar­na), alér­ge­nos am­bien­ta­les co­mo po­len (aler­gia ató­pi­ca), has­ta des­ór­de­nes hor­mo­na­les o en­do­cri­nos co­mo el hi­po­ti­roi­dis­mo o el hi­per­adre­no­cor­ti­cis­mo. “Las ra­zas de pe­la­je lar­go y cre­ci­mien­to con­ti­nuo, co­mo los ga­tos Per­sa, son los que nor­mal­men­te re­quie­ren de más cui­da­dos, ya que man­te­ner di­cho pe­lo sin en­re­dos o “mo­tas” ne­ce­si­ta de un ce­pi­lla­do dia­rio en ca­sa”, en­fa­ti­za la pro­fe­sio­nal.

Ce­pi­lla­do dia­rio

Otras tra­zas fe­li­nas que re­quie­ren un ma­yor cuidado con su pe­la­je son Hi­ma­la­ya, Rag­doll o Bos­que de No­rue­ga, en­tre otros. “El ce­pi­lla­do per­ma­nen­te es esen­cial pa­ra ayu­dar a una bue­na man­ten­ción del pe­la­je, con es­to se re­du­cen las po­si­bi­li­da­des de re­gur­gi­ta­ción de bo­las de pe­lo y me­nos pe­lo en el am­bien­te. Al­gu­nos ga­tos po­drían re­que­rir de un cor­te anual de pe­lo, pe­ro es­to de­be ser eva­lua­do por ca­da mé­di­co ve­te­ri­na­rio de ca­be­ce­ra”, in­di­ca el mé­di­co ve­te­ri­na­rio Erick Lu­ce­ro, ma­gis­ter en cien­cias clí­ni­cas y miem­bro de la di­rec­ti­va de Co­le­gio de Mé­di­cos Ve­te­ri­na­rios.

En tan­to, la dra. Midd­le­ton aco­ta: “Pun­to apar­te me­re­ce la ra­za de ga­tos lla­ma­da Sp­hinx (o es­fin­ge), que no po­see pe­lo so­bre su cuer­po. Ellos re­quie­ren de ba­ños pe­rió­di­cos y el uso de soluciones tó­pi­cas pa­ra man­te­ner en óp­ti­mas con­di­cio­nes su piel”, ad­vier­te la es­pe­cia­lis­ta del Hos­pi­tal Ve­te­ri­na­rio Zoo­mun­do, ubi­ca­do en Elie­cer Pa­ra­da #2045, Ñu­ñoa.

Res­pec­to de las eta­pas en que los ga­tos pe­le­chan, es­tas caí­das de pe­lo ocu­rren en las épo­cas de tran­si­ción co­mo oto­ño y primavera, de es­ta ma­ne­ra el or­ga­nis­mo del ani­mal se pre­pa­ra­ra pa­ra los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra que trae el in­vierno y el ve­rano. “Cuan­do la caí­da de pe­lo lle­ga al pun­to de pre­sen­tar zo­nas alo­pé­ci­cas (au­sen­cia to­tal de pe­lo) se de­be acu­dir in­me­dia­ta­men­te a un mé­di­co ve­te­ri­na­rio pa­ra rea­li­zar los exá­me­nes co­rres­pon­dien­tes, pa­ra rea­li­zar el diag­nós­ti­co y de­fi­nir el tra­ta­mien­to”, acon­se­ja el doc­tor. Erick Lu­ce­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.