El ca­mino ha­cia el pri­mer ins­tru­men­to

De vien­to, per­cu­sión, cuer­da o eléc­tri­cos. Exis­ten pa­ra to­dos los gus­tos, eda­des y oí­dos. Sin em­bar­go, pa­ra aven­tu­rar­se a prac­ti­car un ins­tru­men­to mu­si­cal se de­ben con­si­de­rar otros fac­to­res pa­ra su apren­di­za­je y po­der lle­gar a do­mi­nar­lo.

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Ger­mán Krei­sel

No hay nin­gu­na per­so­na que al­gu­na vez ha­ya pen­sa­do o ex­pe­ri­men­ta­do en to­car un ins­tru­men­to mu­si­cal. Al­gu­nos tie­nen más ha­bi­li­da­des, otros ha­cen el es­fuer­zo y otros de­sis­ten de aven­tu­rar­se en to­car un acor­de o un tam­bor.

Pe­ro ¿Có­mo se pue­de sa­ber cuál es el ins­tru­men­to mu­si­cal que más con­vie­ne a los in­tere­ses per­so­na­les?

Lo pri­me­ro, es co­sa de gus­tos. Ca­da uno tie­ne in­tere­ses dis­tin­tos, in­clu­so las ca­rac­te­rís­ti­cas de la per­so­na­li­dad se re­fle­jan en si se eli­ge un ins­tru­men­to de vien­to, per­cu­sión o cuer­da.

Pa­ra Piny Le­va­lle, di­rec­tor mu­si­cal en Ka­li­ma­rim­ba, la per­so­na de­be te­ner un acer­ca­mien­to y per­der el mie­do. “Creo mu­cho en el tra­ba­jo de in­te­grar­se al ins­tru­men­to, de en­fren­tar­lo con res­pe­to, es al­go fun­da­men­tal. Có­mo uno tie­ne por pri­me­ra vez un ins­tru­men­to en la mano y lo en­fren­ta con amor y con res­pe­to, si no es así, el ins­tru­men­to no va a sa­car to­da su po­ten­cia­li­dad”, ex­pli­ca.

Tam­bién, se de­be te­ner en con­si­de­ra­ción la ca­li­dad del ins­tru­men­to. Pa­ra al­guien que quie­re apren­der o bus­ca ex­pe­ri­men­tar en la mú­si­ca, es más atra­yen­te usar un ins­tru­men­to lim­pio, mo­derno, sin tan­to uso, tal co­mo ma­ne­jar un au­to­mó­vil úl­ti­mo mo­de­lo. La­va­lle di­ce que “en­fren­tar un ins­tru­men­to que tie­ne un al­ma so­no­ra, que cau­ti­va y mue­ve co­sas va a enamo­rar só­lo por eso, por la sa­bi­du­ría que a tra­vés de los so­ni­dos va a trans­mi­tir”.

El pa­so pos­te­rior es ex­plo­rar los so­ni­dos o ju­gar con el li­bre al­be­drío, bus­car o ex­plo­rar sin que­rer en­con­trar na­da, tal co­mo lo hace un ni­ño que jue­ga y no pien­sa en una com­pe­ten­cia pa­ra so­bre sa­lir, só­lo ju­gar li­bre­men­te y en­con­trar”, sos­tie­ne La­va­lle. Só­lo de es­ta ma­ne­ra se po­drá pro­du­cir un acer­ca­mien­to al ins­tru­men­to y a la in­ter­pre­ta­ción. En esa lí­nea, si un ni­ño es el pro­ta­go­nis­ta hay que de­jar­lo ju­gar, ob­ser­var­lo y ver el des­plan­te e in­te­rés en el ti­po de ins­tru­men­to con que es­tá ex­pe­ri­men­tan­do.

Sin em­bar­go, lo más di­fí­cil vie­ne des­pués. Una vez que exis­te el acer­ca­mien­to con la mú­si­ca y el ins­tru­men­to, y de con­ti­nuar el in­te­rés, hay que in­cul­car la dis­ci­pli­na den­tro del juego. “Los adul­tos ya la te­ne­mos más in­cor­po­ra­da pe­ro ge­ne­ral­men­te per­de­mos lo otro, la ex­plo­ra­ción y el juego”, in­di­ca La­va­lle, y agre­ga que la idea es con­ju­gar am­bos elementos.

En el ca­so de los ni­ños, ellos es­tán abier­tos y ex­pec­tan­tes a cual­quier es­tí­mu­lo, ju­ga­rán con lo que ten­gan a su dis­po­si­ción y por eso es im­por­tan­te in­cul­car y co­men­zar la for­ma­ción mu­si­cal en la eta­pa in­fan­til. Sin em­bar­go, los más ma­yo­res no de­ben per­der el in­te­rés y con­ti­nuar con pa­cien­cia el per­fec­cio­na­mien­to.

“Creo mu­cho en el tra­ba­jo de en­fren­tar el ins­tru­men­to con res­pe­to. Có­mo uno tie­ne por pri­me­ra vez un ins­tru­men­to en la mano y lo en­fren­ta con amor, si no es así, el ins­tru­men­to no va a sa­car to­da su po­ten­cia­li­dad”.

Piny Le­va­lle, mú­si­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.