Des­can­so y na­tu­ra­le­za

Ciu­da­des del nor­te y cen­tro pa­ra re­co­rrer y dis­fru­tar al ai­re li­bre y la me­jor gas­tro­no­mía con ins­pi­ra­ción ma­ri­na es­pe­ran a quie­nes apro­ve­chan el fin de se­ma­na lar­go pa­ra sa­lir de la agi­ta­da vi­da ci­ta­di­na. Ac­ti­vi­da­des pa­ra re­la­jar­se, de­por­tes y cul­tu­ra es

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Fa­bio­la Ro­mo

Ciu­da­des que han vis­to flo­re­cer el tu­ris­mo jun­to al mar.

Pla­ya y buen cli­ma gra­cias a una me­nor os­ci­la­ción tér­mi­ca con tem­pe­ra­tu­ras que van en­tre los 18 y los 22 gra­dos atraen a los tu­ris­tas que bus­can des­can­sar y re­cu­pe­rar ener­gías cer­ca del mar. Iqui­que es uno de los des­ti­nos fa­vo­ri­tos de quie­nes bus­can una pla­ya cá­li­da evi­tán­do­se los trá­mi­tes y el gas­to que im­pli­ca sa­lir de Chi­le con rum­bo a al­gún des­tino ca­ri­be­ño. Pe­ro no só­lo la mix­tu­ra de pai­sa­jes cau­ti­va. Tam­bién las com­pras, la gas­tro­no­mía mul- ti­cul­tu­ral, las ter­mas, el al­ti­plano y la cul­tu­ra de los pue­blos ori­gi­na­rios que com­ple­men­tan la atrac­ti­va ofer­ta.

Iqui­que ofre­ce des­can­so con tu­ris­mo ter­mal, que­bra­das, gei­se­res, vol­ca­nes y mu­cho más. Por eso, la re­gión de Ta­ra­pa­cá es un des­tino per­fec­to pa­ra mu­chos, es­pe­cial­men­te, pa­ra quie­nes bus­can des­co­nec­tar­se. En ese con­tex­to, dos pe­que­ños po­bla­dos con más de 400 años de his­to­ria sal­tan co­mo des­ti­nos po­co ex­plo­ra­dos, que vale la pe­na co­no­cer: Ma­ca­ya y Ma­mi­ña. A 40 ki­ló­me­tros de Po­zo Al­mon­te, se es­con­de en la pu­re­za e in­men­si­dad del de­sier­to la an­ces­tral igle­sia y el ce­men­te­rio ay­ma­ra de Ma­mi­ña, un pue­blo que aco­ge a quie­nes tra­ba­jan en la gran mi­ne­ría del co­bre, por lo que tie­ne una va­ria­da ofer­ta de alo­ja­mien­tos, mu­chos de ellos re­gis­tra­dos en el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Tu­ris­mo (Ser­na­tur), a tra­vés del Re­gis­tro Na­cio­nal de Pres­ta­do­res Tu­rís­ti­cos.

La di­rec­to­ra de Ser­na­tur Ta­ra­pa­cá, Ca­ro­li­na Quin­te­ros Mu­ñoz, des­ta­ca la mi­ne­ra­li­dad de las aguas y las po­ten­cia­li­da­des de los ba­rros chi­nos del nor­te. “Es­ta­mos ba­ra­jan­do al­ter­na­ti­vas que nos per­mi­tan abor­dar de la me­jor ma­ne­ra las pres­crip­cio­nes mé­di­cas con la in­clu­sión de tra­ta­mien­tos más es­pe­cí­fi­cos, no só­lo de me­di­ci­na al­ter­na­ti­va, sino que, ade­más, de ma­so­te­ra­pia y otras ac­cio­nes ten­dien­tes a po­ten­ciar el tu­ris­mo de sa­lud y bie­nes­tar a ni­vel re­gio­nal”, ex­pli­ca.

Ma­mi­ña y Ma­ca­ya son par­te del pro­yec­to de Ca­pa­ci­ta­ción, For­ta­le­ci­mien­to y Pro­mo­ción de la Re­gión de Ta­ra­pa­cá apro­ba­do por el Go­bierno Re­gio­nal y el Con­se­jo Re­gio­nal. “Ade­más de los con­tras­tes, las po­ten­cia­li­da­des de los be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud que tie­ne la mi­ne­ra­li­dad de nues­tras tie­rras, las que con­flu­yen en las ver­tien­tes, su­ma­do a otras te­ra­pias al­ter­na­ti­vas que se pue­den vin­cu­lar -co­mo la uti­li­za­ción de las sa­les ma­ri­nas y dis­tin­tos ele­men­tos de los tres pi­sos eco­ló­gi­cos de la re­gión-, va a lle­var­nos a cris­ta­li­zar el po­si­cio­na­mien­to de Ma­mi­ña co­mo el eje y pun­to de par­ti­da pa­ra rea­li­zar tra­ta­mien­tos más pro­lon­ga­dos, re­con­for­tar­se, re­cu- pe­rar­se, y vi­si­bi­li­zar aún más las res­tan­tes ter­mas que te­ne­mos en la re­gión”, di­ce la di­rec­to­ra re­gio­nal de Ser­na­tur, Ca­ro­li­na Quin­te­ros.

Asi­mis­mo, en­tre subidas y ba­ja­das el tu­ris­ta pue­de en­con­trar una bo­ti­ca que­chua o hier­be­ría en Ma­ca­ya, don­de se ofre­ce la me­di­ci­na an­ces­tral de los pue­blos ori­gi­na­rios pa­ra cu­rar dis­tin­tas afec­cio­nes y ma­les­ta­res. Fa­mo­sos en la zo­na son los sa­na­do­res ba­rros y aguas lle­nas de mi­ne­ra­les que aco­gen sus pis­ci­nas. Pa­ra quie­nes bus­can un ca­be­llo sua­ve y dó­cil, co­mo si tu­vie­se ke­ra­ti­na re­cién apli­ca­da, su­mer­gir­se en las aguas ter­ma­les de Ma­ca­ya es el me­jor tra­ta­mien­to.

A las per­so­nas que dis­fru­tan del de­por­te ex­tre­mo, el pa­ra­pen­te les pa­re­ce im­per­di­ble al igual que el bu­ceo que ofre­ce Pi­sa­gua; y el surf que se prac­ti­ca en las ex­ten­sas pla­yas de Iqui­que. Tam­bién, es­tá pa­ra ellos la po­si­bi­li­dad de tro­tar en la pla­ya Ca­van­cha, o arren­dar una bi­ci­cle­ta pa­ra re­co­rrer el bor­de cos­te­ro, pues es una zo­na con ex­ten­sas ci­clo vías.

Cul­tu­ra y pa­tri­mo­nio

El nor­te de Chi­le al­ber­ga una am­plia red de mu­seos que a ni­vel na­cio­nal son los más vi­si­ta­dos en re­gio­nes: el Mu­seo Na­val, el Mu­seo Mi­li­tar y el Mu­seo Re­gio­nal con sus mues­tras de la cul­tu­ra pre his­pá­ni­ca y la de la épo­ca del sa­li­tre son al­gu­nos de ellos. Men­ción apar­te me­re­cen el Mu­seo Cor­be­ta Es­me­ral­da que fue ele­gi­do el me­jor mu­seo de Chi­le por Tri­pad­vi­sor y las sa­li­tre­ras Hum­bers­to­ne y San­ta Lau­ra que -ad­mi­nis­tra­das por la Cor­po­ra­ción Mu­seo del Sa­li­tre- per­mi­ten ves­tir­se a la usan­za de la épo­ca del oro blan­co.

Tam­bién es­tán las igle­sias de Pi­ca y Ma­ti­lla, el Pue­blo de La Ti­ra­na, Col­cha­ne, y Chus­mi­za. Otros lu­ga­res alu­ci­nan­tes son los geo­gli­fos de Pin­ta­dos, el Gi­gan­te del ce­rro Uni­tas, Hua­ta­con­do, Hua­ra. To­dos son re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo tes­ti­mo­nio de cul­tu­ras an­ces­tra­les.

En la re­gión de Co­quim­bo, las au­to­ri­da­des y di­ri­gen­tes del mun­do tu­rís­ti­co bus­can po­ten­ciar las pre­fe­ren­cias de los tu­ris­tas. “Es­ta­mos apos­tan­do por un tu­ris­mo sus­ten­ta­ble, sos­te­ni­ble e in­clu­si­vo, y es por eso que jun­to a nues­tro al­cal­de Mar­ce­lo Pe­rei­ra, es­ta­mos crean­do mó­du­los de aten­ción tu­rís­ti­ca con esas ca­rac­te­rís­ti­cas. El pri­me­ro se va ins­ta­lar en Pe­ñue­las, el cual ten­drá ram­pa de ac­ce­so, in­for­ma­ción en brai­lle, jue­gos pa­ra ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad”, co­men­ta An­to­nie­ta Nei­ra Ba­rra­za, ge­ren­te de la Cor­po­ra­ción Mu­ni­ci­pal de Tu­ris­mo de Co­quim­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.