Ri­que­za cul­tu­ral

Pa­tri­mo­nio cul­tu­ral pa­ra el mun­do en ar­te, ar­queo­lo­gía, li­te­ra­tu­ra y más.

La Tercera - Especiales - - Front Page - Por: Sol Már­quez Tho­mas

Con cer­ca de 120 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y una his­to­ria cu­yo ori­gen se re­mon­ta más de 14 mil años, Mé­xi­co es un cri­sol de cul­tu­ras y tradiciones que se tra­du­cen en una ri­que­za ar­tís­ti­ca, arquitectónica y cul­tu­ral. Gra­cias a ella, se ha con­ver­ti­do en uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos tu­rís­ti­cos del mun­do y el prin­ci­pal de la re­gión.

Sus 34 si­tios con­si­de­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad (27 co­mo bien cul­tu­ral, 6 co­mo bien na­tu­ral y uno co­mo bien mix­to), lo ubi­can co­mo el sép­ti­mo país con más si­tios ins­cri­tos a ni­vel mun­dial y el pri­me­ro de Amé­ri­ca La­ti­na y El Ca­ri­be. Los mis­mos es­tán dis­tri­bui­dos a lo lar­go del te­rri­to­rio, com­bi­nan­do el le­ga­do de los im­pe­rios az­te­ca y ma­ya, con las cons­truc­cio­nes que die­ron ori­gen a la do­mi­na­ción es­pa­ño­la.

Su ca­pi­tal, Ciu­dad de Mé­xi­co, fue cons­trui­da por los es­pa­ño­les en el si­glo XVI so­bre las rui­nas de la an­ti­gua ca­pi­tal del reino az­te­ca Te­noch­titlán, trans­for­mán­do­se en una de las más gran­des y po­bla­das del mun­do. Su ca­te­dral es la más gran­de del con­ti­nen­te y sus edi­fi­cios pú­bli­cos, co­mo el Pa­la­cio de Be­llas Ar­tes, im­pac­tan por su be­lle­za y ta­ma­ño. El cen­tro his­tó­ri­co de las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país si­guen es­te ejem­plo, ra­zón por la cual fue­ron des­ta­ca­dos por la Unes­co. Tal es el ca­so de Oa­xa­ca, Pue­bla, Gua­na­jua­to, Mo­re­lia, Que­ré­ta­ro y Za­ca­te­cas, en­tre otras.

Cuan­do se tra­ta de las cul­tu­ras pre­vias a la con­quis­ta, una de las ins­crip­cio­nes más an­ti­guas es la ciu­dad prehis­pá­ni­ca y el Par­que Na­cio­nal de Pa­len­que, que des­de 1987 os­ten­tan el tí­tu­lo de pa­tri­mo­nio cul­tu­ral. Ubi­ca­do en el dis­tri­to de Chia­pas, es­ta ciu­dad ma­ya vi­vió su apo­geo en­tre los si­glos VI y VII, des­ta­can­do por la ca­li­dad téc­ni­ca de sus cons­truc­cio­nes.

Las otras pi­rá­mi­des

Las ciu­da­des prehis­pá­ni­cas des­ta­can por el avan­za­do ti­po de cons­truc­ción de los im­pe­rios az­te­ca y ma­ya po­seían, don­de el al­to co­no­ci­mien­to de as­tro­no­mía de es­tos úl­ti­mos, in­clu­so de­fi­nía el tra­za­do de los edi­fi­cios. A 50 ki­ló­me­tros de Ciu­dad de Mé­xi­co es­tá la ciu­dad sa­gra­da de Teo­tihua­cán, cu­yos prin­ci­pa­les atrac­ti­vos son las pi­rá­mi­des del Sol y la Lu­na, ade­más del tem­plo de Quet­zal­cóatl. Es­ta ciu­dad fue una de las más im­por­tan­tes e in­flu­yen­tes de Me­soa­mé­ri­ca.

En la zo­na de la pe­nín­su­la del Yu­ca­tán se ubi­ca Chi­chén-It­zá, ciu­dad que da cuen­ta de la im­pron­ta ma­ya y tol­te­ca, ade­más de Ux­mal, don­de des­ta­ca la Pi­rá­mi­de del Adi­vino y las efi­gies es­cul­pi­das de

Du­ran­te las dé­ca­das de los 40 y 50, la in­dus­tria del ci­ne me­xi­cano vi­vió su épo­ca de oro, con un ta­ma­ño y pro­duc­ción com­pa­ra­ble a Holly­wood.

Chaac, jun­to a la ciu­dad ma­ya de Ca­lak­mul, ubi­ca­da en lo más pro­fun­do de la sel­va tro­pi­cal.

Por su par­te, en Ve­ra­cruz se pue­de vi­si­tar la ciu­dad de El Ta­jín, cu­ya ar­qui­tec­tu­ra es dis­tin­ta a to­da la en­con­tra­da en la re­gión y en Oa­xa­ca las cue­vas de Ya­gul y Mitl, don­de es po­si­ble en­con­trar ves­ti­gios del ori­gen de las ci­vi­li­za­cio­nes me­soa­me­ri­ca­nas, jun­to con la zo­na ar­queo­ló­gi­ca de Monte Al­bán.

Otro ejem­plo de las avan­za­das téc­ni­cas de la cul­tu­ra az­te­ca es Xo­chi­mil­co, cu­ya red de ca­na­les e is­las ar­ti­fi­cia­les da cuen­ta de su ca­pa­ci­dad pa­ra cons­truir ciu­da­des en en­tor­nos hos­ti­les.

Pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co

La pin­tu­ra es una de las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les más an­ti­guas de es­te país, con ves­ti­gios que da­tan de en­tre el si­glo I a.C. y el si­glo XIV d.C., con las pin­tu­ras ru­pes­tres de la Sie­rra de San Fran­cis­co (Ba­ja Ca­li­for­nia Sur). Los mu­ra­les se con­ver­ti­rían en una de las prin­ci­pa­les tradiciones del ar­te me­xi­cano, con re­pre­sen­tan­tes que lo­gra­ron re­co­no­ci­mien­to mun­dial co­mo Da­vid Al­fa­ro Si­quei­ros y Die­go Ri­ve­ra.

Aun­que el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal al tra­ba­jo de Fri­da Kah­lo lle­gó des­pués de su muer­te, su obra Au­to­rre­tra­to-El Mar­co, se trans­for­mó en la pri­me­ra de un ar­tis­ta me­xi­cano en ser com­pra­da por el Mu­seo del Lou­vre. Es­to, des­pués de que Kah­lo rea­li­za­rá una ex­po­si­ción en Fran­cia en 1939, cuan­do fue in­vi­ta­da por An­dré Bre­ton pa­ra su­mar­la al mo­vi­mien­to del su­rrea­lis­mo. El Mu­seo de Fri­da Kah­lo, ubi­ca­do en la zo­na de Coa­yoa­cán de Ciu­dad de Mé­xi­co, es un pa­so obli­ga­do pa­ra los tu­ris­tas que se en­cuen­tran en la ciu­dad y don­de pue­den en­con­trar ob­je­tos, obras y to­do el ar­chi­vo de Die­go Ri­ve­ra y Fri­da Kah­lo.

Mé­xi­co es un po­lo de crea­ción cul­tu­ral que no só­lo ha ge­ne­ra­do au­to­res co­mo Juan Rul­fo, Carlos Fuen­tes y el ga­na­dor del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra Oc­ta­vio Paz, sino que tam­bién con­quis­tó a ar­tis­tas co­mo Mar­gue­ri­te Du­ras y Luis Bu­ñuel, quie­nes re­ci­die­ron y crea­ron en ese país. Es­te úl­ti­mo se su­mó a una tra­di­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca que hoy tie­ne co­mo prin­ci­pa­les re­pre­sen­tan­tes a los di­rec­to­res ga­na­do­res y no­mi­na­dos al Os­car Ale­jan­dro Gon­zá­lez Iña­rri­tu, Gui­ller­mo del To­ro y Al­fon­so Cua­rón, jun­to con el di­rec­tor de fo­to­gra­fía Em­ma­nuel Lu­bez­ki.

Por su par­te, la tra­di­ción mu­si­cal me­xi­ca­na es tan ri­ca y di­ver­sa co­mo las zo­nas geo­grá­fi­cas en las cua­les es­tos gé­ne­ros se cul­ti­van, sien­do la can­ción ran­che­ra y el ma­ria­chi los más re­co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te y sím­bo­los in­dis­cu­ti­dos de iden­ti­dad cul­tu­ral. El ma­ria­chi, ori­gi­na­rio del es­ta­do de Ja­lis­co ha si­do di­fun­di­do a ni­vel mun­dial en par­te por el au­ge de la era do­ra­da del ci­ne me­xi­cano, sin em­bar­go, en la ac­tua­li­dad di­fe­ren­tes gé­ne­ros co­mo el co­rri­do y la mú­si­ca nor­te­ña son igual­men­te re­co­no­ci­bles; to­do es­to sin de­jar de la­do la enor­me in­dus­tria de Rock y Pop me­xi­cano la cual des­de los años se­sen­ta tie­ne mi­llo­nes de se­gui­do­res.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Tu­ris­mo, Mé­xi­co es el no­veno des­tino tu­rís­ti­co más vi­si­ta­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

Mu­seo Fri­da Kah­lo, fa­cha­da con en­tra­da al mu­seo, Ciu­dad de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.