El rol de las em­pre­sas

El uso de ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les y la apli­ca­ción de una mi­ra­da trans­ver­sal de sus­ten­ta­bi­li­dad son al­gu­nas de las ac­cio­nes con las que el mun­do em­pre­sa­rial pue­de dis­mi­nuir su im­pac­to.

La Tercera - Especiales - - Cambio Climático - Por: Sol Már­quez Tho­mas

Se­gún da­tos del úl­ti­mo Índice de Ries­go Cli­má­ti­co Glo­bal, ela­bo­ra­do por la or­ga­ni­za­ción ale­ma­na Ger­man­watch, al fi­na­li­zar el año pa­sa­do se in­clu­yó por pri­me­ra vez a Chi­le den­tro de los 10 paí­ses más gol­pea­dos por even­tos me­teo­ro­ló­gi­cos aso­cia­dos a es­te fe­nó­meno du­ran­te el 2015. La in­for­ma­ción, en­tre­ga­da en el mar­co de la Con­fe­ren­cia de Na­cio­nes Uni­das so­bre el Cam­bio Cli­má­ti­co (COP22), rea­li­za­da en Ma­rrue­cos, no de­be ser to­ma­da a la li­ge­ra, pues de­bi­do a los 11 mil even­tos me­teo­ro­ló­gi­cos se­ve­ros que ha su­fri­do el pla­ne­ta en­tre 1996 y el 2015, se cal­cu­la han muerto unas 528.000 per­so­nas. Ade­más, los cos­tos aso­cia­dos a es­tos even­tos se cal­cu­lan en 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

An­te es­te es­ce­na­rio, no bas­ta con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal im­pul­sa­da por el Es­ta­do, sino que es fun­da­men­tal el rol de los pri­va­dos en la to­ma de medidas para re­du­cir al má­xi­mo el im­pac­to en el pla­ne­ta. “Ha­ce cin­co años atrás era nor­mal que las em­pre­sas só­lo rea­li­za­ran ac­cio­nes mí­ni­mas para cum­plir con el mar­co nor­ma­ti­vo y re­gu­la­to­rio; aho­ra ca­da vez más se pue­den en­con­trar ejem­plos, so­bre to­do en em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, que in­cor­po­ran la sus­ten­ta­bi­li­dad co­mo cri­te­rio trans­ver­sal en las ac­ti­vi­da­des y pro­ce­sos de su ca­de­na de va­lor, y en el ca­so de las nue­vas, des­de sus mo­de­los de ne­go­cio”, ex­pli­ca al res­pec­to Marcela Godoy, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Con­su­mi­do­res Sus­ten­ta­bles AdC Cir­cu­lar.

En­tre al­gu­nas de las ac­cio­nes que las em­pre­sas pue­den in­cor­po­rar, la es­pe­cia­lis­ta des­ta­ca el uso de ener­gías re­no­va­bles, la im­ple­men­ta­ción de sis­te­mas de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca e hí­dri­ca, la ges­tión de re­si­duos has­ta la eva­lua­ción y mi­ti­ga­ción de la hue­lla de car­bono pro­duc­to de sus ac­ti­vi­da­des. “Las em­pre­sas que en­tien­den que el cam­bio cli­má­ti­co es un pro­ble­ma real, y rea­li­zan ac­cio­nes tie­nen co­mo be­ne­fi­cio un me­nor cos­to de ope­ra­cio­nes, pro­duc­tos más po­si­cio­na­dos, ma­yor pro­duc­ti­vi­dad y efi­cien­cia y pue­den usar es­tas es­tra­te­gias am­bien­ta­les co­mo una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va”, agre­ga Godoy.

Em­pre­sas B

Una de las prin­ci­pa­les in­no­va­cio­nes del mun­do pri­va­do es la apa­ri­ción de es­te mo­de­lo de em­pre­sas, que apues­tan por un nue­vo pa­ra­dig­ma.

Las lla­ma­das B Cor­po­ra­tion, se tra­tan de em­pre­sas que bus­can a par­tir de su par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do, dar so­lu­cio­nes con­cre­tas a pro­ble­mas sociales y am­bien­ta­les. Para ser lla­ma­das así, de­ben cer­ti­fi­car­se co­mo ta­les, ya que to­da Em­pre­sa B opera ba­jo al­tos es­tán­da­res de trans­pa­ren­cia y con una fi­lo­so­fía que no só­lo bus­ca ob­te­ner ga­nan­cias para sus ac­cio­nis­tas, sino tam­bién in­clu­ye los in­tere­ses a cor­to y lar­go pla­zo de la co­mu­ni­dad y el me­dio am­bien­te, ade­más de sus co­la­bo­ra­do­res, pro­vee­do­res y clien­tes.

“No hay op­ción fren­te al es­ce­na­rio ac­tual más que el uso de ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les, ya que se de­ben dis­mi­nuir las emi­sio­nes de GEI”. Marcela Godoy, pre­si­den­ta AdC Cir­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.