Di­fe­ren­tes mé­to­dos pa­ra aho­rrar

Exis­ten nu­me­ro­sos ins­tru­men­tos tan­to pa­ra aho­rro co­mo in­ver­sión, cu­ya elec­ción va­ría de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des de ca­da per­so­na y del ti­po de ries­go que es­tén dis­pues­tas a en­fren­tar con su di­ne­ro.

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales De La Tercera - Por: Sol Már­quez Tho­mas

Una vez que se ha to­ma­do la de­ci­sión de guar­dar di­ne­ro pa­ra más ade­lan­te, es im­por­tan­te in­for­mar­se de las dis­tin­tas for­mas en que se pue­de ha­cer. La pri­me­ra di­fe­ren­cia es­tá en si se va a ele­gir un ins­tru­men­to de aho­rro o uno de in­ver­sión, los que de­pen­den en par­te del mon­to dis­po­ni­ble y el ni­vel de ries­go que se es­té dis­pues­to a co­rrer.

Cuan­do se tra­ta de aho­rro, los mé­to­dos más co­no­ci­dos son las cuen­tas de aho­rro y los de­pó­si­to a pla­zo. Las pri­me­ras se co­no­cían co­mo “li­bre­tas de aho­rro” ya que en sus ini­cios eran pe­que­ños li­bros don­de se ano­ta­ba la can­ti­dad de di­ne­ro aho­rrar, ade­más de sus in­tere­ses y re­ajus­tes. En la ac­tua­li­dad exis­ten de va­rios ti­pos, pa­ra ni­ños, pa­ra la vi­vien­da, pa­ra es­tu­dios su­pe­rio­res, etc., que en ge­ne­ral se di­fe­ren­cian por su re­ajus­ta­bi­li­dad y la can­ti­dad de gi­ros que se pue­den rea­li­zar sin per­der in­tere­ses. Aun­que nun­ca re­quie­ren mon­tos al­tos pa­ra abrir la cuenta, lo im­por­tan­te es co­ti­zar en­tre las di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas que exis­ten pa­ra bus­car la que más se ajus­te a las ne­ce­si­da­des de ca­da per­so­na.

En el ca­so de los de­pó­si­tos a pla­zo, se tra­ta de su­mas de di­ne­ro más al­tas en­tre­ga­das a una ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra, con el pro­pó­si­to de ge­ne­rar in­tere­ses y ob­te­ner re­ajus­tes en un pe­río­do de tiem­po de­ter­mi­na­do. Es­tos ins­tru­men­tos se di­fe­ren­cian prin­ci­pal­men­te en la mo­ne­da con­tra­ta­da (Pe­sos, UF, Dó­la­res, etc.) y en el pla­zo del de­pó­si­to. Res­pec­to de es­ta úl­ti­ma va­ria­ble, es­tos pue­den cla­si­fi­car­se en dos ti­pos: de­pó­si­tos a pla­zo fi­jo, en que la ins­ti­tu­ción se obli­ga a de­vol­ver el di­ne­ro de­po­si­ta­do en un día pre­fi­ja­do in­clu­yen­do los re­ajus­tes e in­tere­ses has­ta esa fe­cha, y de­pó­si­tos a pla­zo re­no­va­ble, en los que exis­te la po­si­bi­li­dad de pro­rro­gar au­to­má­ti­ca­men­te el de­pó­si­to por un nue­vo pe­río­do.

Es­te ti­po de ins­tru­men­tos de aho­rro son re­gu­la­dos por nor­mas en las que se pre­ci­sa su pla­zo mí­ni­mo y ca­rac­te­rís­ti­cas. Al co­ti­zar uno de ellos, es im­por­tan­te re­vi­sar en la web de ca­da ban­co la pá­gi­na de­no­mi­na­da “Ta­sas y Ta­ri­fas”, en la que se da a co­no­cer la in­for­ma­ción ac­tua­li­za­da de di­cha in­for­ma­ción.

In­ver­sión

De acuer­do a los mon­tos dis­po­ni­bles por ca­da per­so­na, a sus pre­fe­ren­cias (cuan­to ries­go es­tá dis­pues­to a to­mar) y sus ob­je­ti­vos, exis­ten otros ins­tru­men­tos más so­fis­ti­ca­dos que po­dría uti­li­zar co­mo los fon­dos mu­tuos o las ac­cio­nes. Am­bos ins­tru­men­tos se ne­go­cian de ma­ne­ra per­ma­nen­te y su pre­cio es­tá de­ter­mi­na­do por la ofer­ta y la de­man­da que exis­ta so­bre ellos, lo que im­pli­ca un ries­go de ge­ne­rar pér­di­das. Las mis­mas, en to­do ca­so, son re­la­ti­vas al ni­vel y al ti­po de in­ver­sión que se asu­ma.

Los fon­dos mu­tuos fun­cio­nan con el apor­te de di­fe­ren­tes par­tí­ci­pes, el que se con­so­li­da en un fon­do. El mis­mo dis­po­ne de una car­te­ra de in­ver­sión ge­ne­ral­men­te di­ver­si­fi­ca­da en di­fe­ren­tes ins­tru­men­tos, lo que le per­mi­te a los par­tí­ci­pes ac­ce­der a dis­tin­tos mer­ca­dos a ni­vel mun­dial, mo­ne­das y sec­to­res eco­nó­mi­cos en los que es más di­fí­cil y cos­to­so in­ver­tir de ma­ne­ra in­di­vi­dual. En la ac­tua­li­dad exis­ten más de 2 mil se­ries de fon­dos, con ob­je­ti­vos dis­tin­tos, per­mi­tien­do que una per­so­na -siem­pre ase­so­ra­da por es­pe­cia­lis­tas de una ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra-, eli­ja en ba­se a sus ne­ce­si­da­des. Ade­más, exis­ten be­ne­fi­cios tri­bu­ta­rios asociados a es­te ti­po de aho­rro.

Por úl­ti­mo, las ac­cio­nes son ins­tru­men­tos de ren­ta va­ria­ble emi­ti­dos por so­cie­da­des anó­ni­mas, que re­pre­sen­tan un tí­tu­lo de pro­pie­dad so­bre una frac­ción del pa­tri­mo­nio de la em­pre­sa, es de­cir, el com­pra­dor de una ac­ción o ac­cio­nis­ta pa­sa a ser pro­pie­ta­rio de una par­te de la em­pre­sa emi­so­ra. En la Bolsa de Co­mer­cio de San­tia­go par­ti­ci­pan más de 200 em­pre­sas emi­so­ras lo­ca­les, quie­nes emi­ten va­lo­res pa­ra su co­lo­ca­ción y pos­te­rior ne­go­cia­ción en el mer­ca­do ac­cio­na­rio. Las mis­mas son re­gu­la­das por la Su­per­in­ten­den­cia de Va­lo­res y Se­gu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.