Las com­pe­ten­cias re­que­ri­das por la mi­ne­ría mo­der­na

Pro­ce­sos co­mo la au­to­ma­ti­za­ción y el uso de la ro­bó­ti­ca exi­gen pro­fe­sio­na­les al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­dos en es­te ti­po de tec­no­lo­gía den­tro de la in­dus­tria mi­ne­ra.

La Tercera - Especiales - - News - Por: Álvaro Me­rino, ge­ren­te de Es­tu­dios de SONAMI.

La mi­ne­ría ac­tual es muy dis­tin­ta a la que des­cri­bía Bal­do­me­ro Li­llo en Sub­te­rra. Hoy te­ne­mos una mi­ne­ría mo­der­na, ca­rac­te­ri­za­da por la uti­li­za­ción de tec­no­lo­gía de pun­ta, ele­va­do uso de la ro­bó­ti­ca y de la au­to­ma­ti­za­ción, pa­ra lo cual se re­quie­re per­so­nal con al­to ni­vel de com­pe­ten­cias, jun­to con ello se ca­rac­te­ri­za por ser una la­bor mul­ti­dis­ci­pli­na­ria, que reúne a di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas co­mo, in­ge­nie­ros, geó­lo­gos, mé­di­cos, pe­rio­dis­tas, abo­ga­dos, bió­lo­gos, an­tro­pó­lo­gos, et­cé­te­ra.

Sin du­da, que el au­men­to del pre­cio del co­bre es una no­ti­cia po­si­ti­va, que por cier­to, con­tri­bu­ye a ver el fu­tu­ro con ma­yo­res gra­dos de op­ti­mis­mo. Sin em­bar­go, la ma­yor co­ti­za­ción del co­bre es una con­di­ción ne­ce­sa­ria, pe­ro no su­fi­cien­te pa­ra el cre­ci­mien­to de la mi­ne­ría, pues se re­quie­re dar un im­pul­so ro­bus­to a la in­ver­sión mi­ne­ra.

A es­te res­pec­to, de­be­mos im­pul­sar cam­bios en nues­tra le­gis­la­ción que otor­gue ma­yo­res gra­dos de cer­te­za ju­rí­di­ca, jun­to con ello es ne­ce­sa­rio agi­li­zar el otor­ga­mien­to de per­mi­sos y ge­ne­rar una ins­tan­cia pú­bli­ca que ve­le por una más ex­pe­di­ta tra­mi­ta­ción de gran­des pro­yec­tos.

Una vez que se reac­ti­ve la in­ver­sión, la ocu­pa­ción en mi­ne­ría se ma­ni­fes­ta­rá con fuer­za, don­de por cier­to se con­si­de­ran los pro­fe­sio­na­les di­rec­ta­men­te li­ga­dos a es­ta in­dus­tria, en­tre los que se en­cuen­tran, na­tu­ral­men­te, los in­ge­nie­ros en mi­nas y geó­lo­gos.

En es­te mar­co, las com­pe­ten­cias re­que­ri­das por la mi­ne­ría del fu­tu­ro las po­de­mos sin­te­ti­zar en los si­guien­tes as­pec­tos:

Es fun­da­men­tal tra­ba­jar en equi­po, pa­ra lo que se re­quie­re al­to ni­vel de adap­ta­bi­li­dad, jun­to con ello de­ben ser per­so­nas in­no­va­do­ras con am­plio ma­ne­jo de la au­to­ma­ti­za­ción avan­za­da y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, de­ben ser in­di­vi­duos abier­tos al cam­bio, proac­ti­vos y por cier­to muy im­por­tan­te, por­que es lo que de­ter­mi­na­rá el tra­ba­jo fu­tu­ro, de­ben po­seer gran ha­bi­li­dad pa­ra re­sol­ver ta­reas com­ple­jas y con­tar con ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas.

Sin em­bar­go, re­cien­te­men­te se dio a co­no­cer los re­sul­ta­dos de la prue­ba Pisa, que se apli­ca a es­tu­dian­tes de 15 años, que mi­de ca­pa­ci­da­des pa­ra tra­ba­jar en equi­po, arro­jan­do re­sul­ta­dos in­tere­san­tes y, a la vez preo­cu­pan­tes, pues Chi­le con 457 pun­tos su­pe­ra el pro­me­dio de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que ob­tie­nen 422 pun­tos. No obs­tan­te, tie­ne un re­gis­tro in­fe­rior a las na­cio­nes con si­mi­lar PIB que al­can­za­ron 466 pun­tos y un ni­vel bas­tan­te me­nor al de los paí­ses de la OCDE que mar­ca­ron 500 pun­tos. Adi­cio­nal­men­te, es­te es­tu­dio mues­tra que el 42% de los es­tu­dian­tes chi­le­nos tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra tra­ba­jar en equi­po en tan­to que en OCDE lle­ga a 22%. Se­gún Pisa, pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas en equi­po, es im­por­tan­te po­seer co­no­ci­mien­to y ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas, pe­ro tam­bién la ap­ti­tud de re­la­cio­nar­se con otras per­so­nas. Por lo tan­to, es­ta es una ma­te­ria en que co­mo país de­be­mos pres­tar es­pe­cial aten­ción, por cuan­to el desa­rro­llo fu­tu­ro de las na­cio­nes va a es­tar de­ter­mi­na­do, en­tre otros as­pec­tos, por un efi­cien­te tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo. In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

Por cier­to que en la mi­ne­ría mo­der­na el cam­po que se abre con la irrup­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es am­plio, por cuan­to se es­tá avan­zan­do ha­cia una mi­ne­ría ca­da vez más in­te­li­gen­te, don­de la au­to­ma­ti­za­ción, la ro­bó­ti­ca y el con­trol re­mo­to de la pro­duc­ción jue­gan un pa­pel cru­cial. Ello, por cier­to, de­man­da tra­ba­ja­do­res ca­da vez con ma­yo­res com­pe­ten­cias que per­mi­tan ha­cer uso de es­ta tec­no­lo­gía. El em­pleo más ex­ten­di­do de es­tas tec­no­lo­gías se tra­du­ci­rá en ma­yo­res ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad y se­gu­ri­dad.

Es­ta trans­for­ma­ción no es un te­ma del fu­tu­ro sino del pre­sen­te, pues hoy la mi­ne­ría chi­le­na em­plea tec­no­lo­gía de pun­ta, don­de ca­da día ve­mos más ex­ten­di­da la au­to­ma­ti­za­ción y ro­bo­ti­za­ción. Son mu­chos los pro­ce­sos don­de se apli­can a dia­rio es­tos con­cep­tos, ta­les co­mo: los sis­te­mas de ven­ti­la­ción in­te­li­gen­te, la per­fo­ra­ción au­to­ma­ti­za­da, de au­to­ma­ti­za­ción de plan­tas de mo­lien­da, ca­mio­nes au­tó­no­mos, ro­bot re­po­ne­do­res de cá­to­dos, sa­las de con­trol in­te­gra­do de pro­ce­sos mi­ne­ros, te­le­co­man­do de car­guío, en­tre otros.

En es­te con­tex­to, una de las ta­reas prio­ri­ta­rias de es­te sec­tor pro­duc­ti­vo es la ca­pa­ci­ta­ción con­ti­nua de los tra­ba­ja­do­res pa­ra que pue­dan ha­cer uso efi­cien­te de es­ta re­vo­lu­cio­na­ria tec­no­lo­gía que mar­ca­rá el desa­rro­llo fu­tu­ro de la mi­ne­ría.

ge­ren­te de Es­tu­dios de SONAMI. Álvaro Me­rino,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.