Nue­vas tec­no­lo­gías

Los mo­de­los edu­ca­ti­vos y el co­no­ci­mien­to en la era di­gi­tal.

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Ro­mi­na Jaramillo di Le­nar­do

El in­te­rés por cur­sar una ca­rre­ra a dis­tan­cia ca­da vez to­ma más re­le­van­cia en­tre los chi­le­nos y es una op­ción que ca­da año se man­tie­ne en una cons­tan­te al­za. Se­gún el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, en 2016, 2,1% de los es­tu­dian­tes cur­sa­ron una ca­rre­ra de pre­gra­do en una mo­da­li­dad on­li­ne y un 0,6 en se­mi­pre­sen­cial. Ade­más, en 2012 eran 8.291 los es­tu­dian­tes ma­tri­cu­la­dos en la mo­da­li­dad en lí­nea y el año pa­sa­do el to­tal era de 24.659, lo que sig­ni­fi­ca un cre­ci­mien­to re­le­van­te del sec­tor. Por otro la­do, la ofer­ta aca­dé­mi­ca tam­bién au­men­tó, ya que ha­ce cin­co años eran 87 ca­rre­ras en ofer­ta y has­ta el año pa­sa­do ese nú­me­ro cre­ció a 361.

La edu­ca­ción on­li­ne lle­gó pa­ra que­dar­se, ase­ve­ra Jai­me So­to, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Chi­le­na de Em­pre­sas de Tec­no­lo­gías de In­for­ma­ción (AC­TI). “Es­ta mo­da­li­dad ha cre­ci­do en to­do el mun­do y por su­pues­to en nues­tro país tam­bién, por­que ofre­ce ven­ta­jas que se ajus­tan a los tiem­pos di­gi­ta­les en que vi­vi­mos y a las ne­ce­si­da­des de los nue­vos es­tu­dian­tes. Hoy se re­quie­re de gen­te más es­pe­cia­li­za­da, so­bre to­do en al­gu­nas áreas, y mu­chos de ellos ya tra­ba­jan. Por lo tan­to, la edu­ca­ción on­li­ne les per­mi­te avan­zar, es­pe­cia­li­zar­se, te­ner más co­no­ci­mien­tos, y es­tu­diar des­de cual­quier lu­gar, en sus pro­pios ho­ra­rios y a su rit­mo”, agre­ga. Es­to tam­bién re­pre­sen­ta

“Los ins­ti­tu­tos pro­fe­sio­na­les y las uni­ver­si­da­des que im­par­ten es­te ti­po de ca­rre­ras de­ben adap­tar sus ma­llas cu­rri­cu­la­res a lo que la era di­gi­tal es­tá re­qui­rien­do, pa­ra que pue­dan ha­cer­se car­go de la trans­for­ma­ción di­gi­tal de las in­dus­trias”. Jai­me So­to, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de AC­TI.

La for­ma­ción en in­glés que uti­li­za he­rra­mien­tas di­gi­ta­les pa­ra su pro­ce­so de apren­di­za­je es­tá lle­gan­do a 70% ac­tual­men­te y se es­pe­ra que si­ga en au­men­to.

una ven­ta­ja pa­ra quie­nes deseen es­pe­cia­li­zar­se en una uni­ver­si­dad ex­tran­je­ra, pues ya no tie­nen la ne­ce­si­dad de tras­la­dar­se has­ta el lu­gar pa­ra po­der ac­ce­der a sus cur­sos o programas.

“La edu­ca­ción on­li­ne se tra­ta de una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción por la ma­ne­ra de en­tre­gar y re­ci­bir programas y cur­sos, y tam­bién por ser una muy bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra ac­ce­der a co­no­ci­mien­tos, sin te­ner que ir a una sa­la de cla­ses. Aquí se manejan los tiem­pos, los ritmos y las dis­tan­cias”, ex­pli­ca So­to.

Ma­yor ne­ce­si­dad de pro­fe­sio­na­les

El re­que­ri­mien­to de ca­pi­tal hu­mano es­pe­cia­li­za­do en computación, pro­gra­ma­ción y com­pe­ten­cias TI, ya no es so­lo una ne­ce­si­dad de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca. Es­tos pro­fe­sio­na­les son bus­ca­dos y va­lo­ra­dos por to­dos los ti­pos de em­pre­sas co­mo re­tail, mi­ne­ría, ban­ca, co­mu­ni­ca­cio­nes, área de la sa­lud, en­tre otras.

“Quien quie­ra en­trar en es­tas áreas, en el que sí hay tra­ba­jo y bue­nas ofer­tas la­bo­ra­les, cuen­ta con to­das las he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­lo. Y pa­ra co­men­zar, lo ideal es ha­cer­lo con cla­ses on­li­ne y po­ten­ciar sus ha­bi­li­da­des, por ejem­plo, en pro­gra­ma­ción. A par­tir de ese pun­to pue­de ir de­fi­nien­do su ru­ta for­ma­ti­va la­bo­ral y adi­cio­nan­do com­pe­ten­cias que le per­mi­tan ac­ce­der a la am­plia ga­ma de car­gos que po­see es­ta in­dus­tria”, re­cal­ca el ex­per­to de AC­TI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.