Es­tu­diar in­glés

Las nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra el apren­di­za­je de len­guas se ca­rac­te­ri­zan jus­ta­men­te por su efec­ti­vi­dad. Co­noz­ca por qué son tan re­le­van­tes y có­mo apor­ta a los nue­vos per­fi­les de pro­fe­sio­na­les re­que­ri­dos.

La Tercera - Especiales - - News -

Se­gún el Re­por­te de las Na­cio­nes Uni­das de Desa­rro­llo Hu­mano y el Re­por­te EF EPi 2015, ana­li­za­dos en el Har­vard Bu­si­ness Re­view, hay una co­rre­la­ción di­rec­ta en­tre el do­mi­nio del idio­ma in­glés, ma­yor em­plea­bi­li­dad y la po­si­bi­li­dad de sa­la­rios. Asi­mis­mo, tam­bién re­fle­jó que exis­te una re­la­ción pro­por­cio­nal en­tre el ma­yor do­mi­nio de in­glés y una me­jor eco­no­mía del país.

Gil­bert E. Lei­va, ge­ren­te ge­ne­ral i-Ed, re­pre­sen­tan­tes de Speexx pa­ra el Cono Sur, se­ña­la que “en un mun­do tan abier­to y que es­tá vi­vien­do en la era de la trans­for­ma­ción di­gi­tal ge­ne­ra nue­vos con­tex­tos que usual­men­te son en in­glés y que prin­ci­pal­men­te se dan en áreas co­mo la in­for­ma­ción, co­no­ci­mien­to y ne­go­cios. Los gran­des pro­ce­sos es­tán sien­do li­de­ra­dos y ge­ne­ra­dos por em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas, eu­ro­peas y asiá­ti­cas que tie­ne en co­mún el idio­ma in­glés. Si un pro­fe­sio­nal de­ci­de ser par­te de la so­lu­ción del mun­do, que se es­tá cons­tru­yen­do de­be te­ner la ha­bi­li­dad de co­mu­ni­car­se en el idio­ma de es­ta trans­for­ma­ción di­gi­tal”.

De­bi­do a los fac­to­res an­tes pre­sen­ta­dos es que es fun­da­men­tal el ma­ne­jo del idio­ma in­glés. Pa­ra ello, apren­der es­ta len­gua de ma­ne­ra on­li­ne pre­sen­ta va­ria­dos beneficios de acuer­do a los ritmos de vi­da. “El tiem­po es más bien es­ca­so y el de ocio es ca­da vez más pre­cia­do. Por ello, en los paí­ses OCDE, los pro­ce­sos de for­ma­ción corporativos a tra­vés del uso de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les, en par­ti­cu­lar blen­ded lear­ning (in­te­gra ma­te­rial cu­rri­cu­lar on­li­ne con pro­fe­so­res en vi­vo) hoy es­tán lle­gan­do al 70%, re­em­pla­zan­do los sis­te­mas tra­di­cio­na­les en au­la”, des­ta­ca E. Lei­va.

Es­te es un sis­te­ma efi­cien­te con el uso del tiem­po, y ade­más, las tec­no­lo­gías más avan­za­das se adap­tan a las ca­pa­ci­da­des de apren­der de ca­da alumno, quie­nes pue­den ad­mi­nis­trar su cur­va de apren­di­za­je. “Esas mis­mas tec­no­lo­gías, per­mi­ten me­jo­rar la pro­nun­cia­ción, avan­zar ni­ve­les de acuer­do al es­tán­dar eu­ro­peo MCER, re­pe­tir cuan­tas ve­ces sea ne­ce­sa­rio, apren­der vo­ca­bu­la­rio de la ma­ne­ra na­tu­ral co­mo lo hi­ci­mos cuan­do ni­ños, co­no­cer nues­tro pro­gre­so in­di­vi­dual, en­tre otros beneficios”, pun­tua­li­za la ex­per­ta de Speexx.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.