La im­pos­ter­ga­ble de­ci­sión de cam­biar de ca­rre­ra

Co­men­zar de nue­vo es po­si­ble. Si el ca­mino pro­fe­sio­nal ele­gi­do no cum­plió las ex­pec­ta­ti­vas, hay op­cio­nes pa­ra vol­ver a em­pe­zar. Lo im­por­tan­te es te­ner cla­ras las ra­zo­nes del cam­bio.

La Tercera - Especiales - - Ediciones Especiales De La Tercera -

To­dos nos equi­vo­ca­mos en mu­chos ám­bi­tos de la vi­da, pe­ro cuan­to an­tes asu­ma­mos el error, más fá­cil se­rá en­men­dar­lo. Si la ca­rre­ra ele­gi­da no lle­na las ex­pec­ta­ti­vas, hoy no es un pro­ble­ma. De he­cho, de­jar el es­tu­dio a mi­tad de ca­mino pa­ra op­tar por otra ins­ti­tu­ción de edu­ca­ción su­pe­rior o vi­rar ha­cia otra pro­fe­sión no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te te­ner que es­pe­rar otro año pa­ra vol­ver a es­tu­diar.

El mer­ca­do ofre­ce múl­ti­ples op­cio­nes pa­ra quie­nes lo in­ten­tan por se­gun­da vez. Ad­mi­sio­nes es­pe­cia­les du­ran­te el se­gun­do se­mes­tre y ca­rre­ras ves­per­ti­nas son, pa­ra mu­chos, ex­ce­len­tes al­ter­na­ti­vas.

Pe­ro eso sí, an­te to­do, hay que te­ner cla­ras las ra­zo­nes que mo­ti­van un cam­bio de ca­rre­ra. “Te­ner cla­ro que el ni­vel de exi­gen­cia edu­ca­cio­nal de una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria o téc­ni­co pro­fe­sio­nal no de­be­ría va­riar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te de un cen­tro edu­ca­cio­nal a otro, si la mo­ti­va­ción de cam­bio de ca­rre­ra es el por el al­to gra­do de exi­gen­cia, por ejem­plo”, ex­pli­ca el psi­có­lo­go clí­ni­co de Cen­tros Mé­di­cos Vi­daIn­te­gra, Fe­li­pe Mo­ra.

En tan­to, si el cam­bio na­ce de la des­mo­ti­va­ción per­so­nal res­pec­to a la ca­rre­ra, con­vie­ne de­fi­nir cla­ra­men­te qué ex­pec­ta­ti­vas no se cum­plie­ron, ya que los rit­mos de exi­gen­cia son si­mi­la­res y la vi­da la­bo­ral im­pli­ca siem­pre apren­di­za­jes y desafíos. “En ge­ne­ral, los alum­nos que se en­cuen­tran con la in­cer­ti­dum­bre del cam­bio de ca­rre­ra ge­ne­ran al­tos ni­ve­les de an­sie­dad y des­mo­ti­va­ción por la si­tua­ción”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta.

Por eso, la psi­có­lo­ga clí­ni­ca de Cen­tros Mé­di­cos Vi­dain­te­gra, Karen Cris­ti, su­gie­re -an­tes de ac­tuar- con­ver­sar con la fa­mi­lia o al­guien que pue­da dar orien­ta­ción. “Es dis­tin­to si el es­tu­dian­te es­tá co­men­zan­do sus es­tu­dios, que si le fal­ta po­co pa­ra ter­mi­nar, cuan­do es bueno eva­luar la op­ción de egre­sar. Tam­bién, hay que con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de con­va­li­dar asig­na­tu­ras pa­ra el ini­cio de una nue­va pro­fe­sión. Si bien el fac­tor eco­nó­mi­co pue­de in­fluir, no pue­de ser un de­ter­mi­nan­te al mo­men­to de de­ci­dir, por lo que el apo­yo fa­mi­liar es fun­da­men­tal”, sos­tie­ne.

Por su par­te, Fe­li­pe Mo­ra, con­clu­ye que -aun­que es­co­ger una ca­rre­ra nun­ca ha si­do fá­cil- la vi­da en sí se pue­de mol­dear y adap­tar a nues­tras pro­pias ne­ce­si­da­des. “Es­co­ger una ca­rre­ra en par­ti­cu­lar no es signo de apri­sio­na­mien­to, sino sim­ple­men­te un tí­tu­lo pro­fe­sio­nal que en­tre­ga ha­bi­li­da­des y com­pe­ten­cias. Es uno quien es­tá lla­ma­do a ocu­par­las de la for­ma en que me­jor se sien­ta rea­li­za­do en tér­mi­nos per­so­na­les”, afir­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.