Sin con­tra­tiem­pos

Co­ber­tu­ras y even­tua­li­da­des más co­mu­nes en via­je.

La Tercera - Especiales - - PORTADA - Por: An­drés Or­tiz

Pa­ra ir al ex­tran­je­ro por va­ca­cio­nes o tra­ba­jo, los se­gu­ros de via­je son una pro­tec­ción fi­nan­cie­ra pa­ra en­fren­tar im­pre­vis­tos que pue­den afec­tar la es­ta­día en el lu­gar de des­tino. En­tre las co­ber­tu­ras más con­tra­ta­das, la asis­ten­cia mé­di­ca li­de­ra las pre­fe­ren­cias.

Una re­pen­ti­na en­fer­me­dad, el ro­bo de di­ne­ro o un ac­ci­den­te son even­tua­li­da­des que na­die qui­sie­ra ex­pe­ri­men­tar. Y me­nos cuan­do su­ce­den en otro país. En res­pues­ta a esa ne­ce­si­dad de res­pal­do y co­ber­tu­ra es que el mer­ca­do ase­gu­ra­dor en­tre­ga la pó­li­za de via­je, un ins­tru­men­to que ha cre­ci­do jun­to con el al­za que han ex­pe­ri­men­ta­do los via­jes de chi­le­nos al ex­tran­je­ro.

“Los se­gu­ros de via­je ex­tien­den las co­mo­di­da­des del ho­gar al lu­gar de tras­la­do. El ob­je­ti­vo es que la per­so­na se tras­la­de con una sen­sa­ción de tran­qui­li­dad y pro­tec­ción, y si pa­sa una emer­gen­cia, la per­so­na ten­ga la se­gu­ri­dad que lo van a ayu­dar a re­sol­ver su pro­ble­ma. Es re­co­men­da­ble que to­do via­je­ro pue­da to­mar­lo, pa­ra que su ex­pe­rien­cia sea gra­ta. Con ma­yor ra­zón si via­ja con per­so­nas ma­yo­res o ni­ños”, afir­ma Jor­ge Clau­de, vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción de Ase­gu­ra­do­res de Chi­le (AACH).

Se­gún da­tos de la AACH, la co­ber­tu­ra que más se ocu­pa en el ex­tran­je­ro es la de Asis­ten­cia Mé­di­ca por en­fer­me­dad o ac­ci­den­te, y que cu­bre el cos­to del tra­ta­mien­to mé­di­co. Un 80% de las pre­fe­ren­cias cuan­do se con­tra­ta una pó­li­za de via­je co­rres­pon­den a es­te te­ma.

Di­ver­sas co­ber­tu­ras

Otras co­ber­tu­ras de los se­gu­ros de via­je son:

• Com­pen­sa­ción por can­ce­la­ción de via­je: si el clien­te por al­gu­na si­tua­ción mé­di­ca (de­be hos­pi­ta­li­zar­se), fa­lle­ci­mien­to o con­di­ción ju­rí­di­ca (ci­ta­do a un juicio), emer­gen­cia (se le que­mó la ca­sa), tie­ne has­ta 48 ho­ras pa­ra avi­sar que no va a via­jar. Su ae­ro­lí­nea y los ho­te­les le de­vol­ve­rán una par­te del di­ne­ro, y el se­gu­ro cu­bre la di­fe­ren­cia. Hay lí­mi­tes de co­ber­tu­ra y de­pen­de­rá de las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da pro­duc­to.

• Re­gre­so al país por una en­fer­me­dad gra­ve o ac­ci­den­te o re­pa­tria­ción en ca­so de fa­lle­ci­mien­to.

• Re­gre­so an­ti­ci­pa­do por cual­quier cau­sa jus­ti­fi­ca­da, co­mo fa­lle­ci­mien­to de fa­mi­liar di­rec­to o emer­gen­cia gra­ve, si­nies­tro en el do­mi­ci­lio.

• Asis­ten­cia le­gal en el ex­tran­je­ro: por ac­ci­den­te o de­man­da. Cu­bre as­pec­tos co­mo la fian­za, abo­ga­do y re­pre­sen­ta­ción del clien­te en el juicio.

• Asis­ten­cia en ca­so de ro­bo o pér­di­da de per­te­nen­cias co­mo ma­le­tas, do­cu­men­tos y ce­lu­la­res.

El to­pe de co­ber­tu­ra es­tá de­ter­mi­na­do por la pó­li­za que se com­pre. “Es im­por­tan­te fi­jar­se en de­ta­lles co­mo que los mon­tos com­pro­me­ti­dos por asis­ten­cia mé­di­ca di­fe­ren­cian pro­ble­mas de sa­lud o ac­ci­den­te, es de­cir, si el mon­to es un to­tal por am­bos si­nies­tros o el mon­to es por ca­da uno de ellos”, di­ce Jor­ge Clau­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.