Za­pa­ti­llas ca­da vez más có­mo­das y fun­cio­na­les

Me­jo­ra el tiem­po y ca­da vez se ven más per­so­nas co­rrien­do por pla­zas y par­ques. Una ac­ti­vi­dad de­por­ti­va en­tre­te­ni­da y be­ne­fi­cio­sa. ¿An­tes de co­men­zar? Ele­gir el cal­za­do ade­cua­do es cla­ve pa­ra la sa­lud de los pies y el bie­nes­tar in­te­gral.

La Tercera - Especiales - - Front Page - Por: Tan­ya Ore­lla­na C.

Aun­que pa­rez­ca evi­den­te, lo pri­me­ro que de­be te­ner en cuen­ta quien se ini­cia en el run­ning, es que las za­pa­ti­llas de­ben ser pa­ra co­rrer, ya que a ve­ces se eli­gen por la es­té­ti­ca y no por su fun­cio­na­li­dad.

“Las za­pa­ti­llas pa­ra run­ning de­ben te­ner un sis­te­ma de amor­ti­gua­ción, que pue­da di­si­par de me­jor ma­ne­ra las car­gas, y así evi­tar al­gún ti­po de le­sión que po­dría ge­ne­rar­se, ya sea por al­gu­na ma­la pi­sa­da o por so­bre­uso”, co­men­ta Pa­tri­cio Arro­yo, di­rec­tor de la Es­cue­la de Pe­da­go­gía en Edu­ca­ción Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián.

El con­tra­fuer­te del cal­za­do -la par­te pos­te­rior­de­be ser se­gu­ro y per­mi­tir man­te­ner el pie en la po­si­ción neu­tra, es de­cir, que no se in­cli­ne a la de­re­cha ni a la iz­quier­da. En tan­to, la plan­ta de­be es­tar di­se­ña­da pa­ra que el pa­so en ca­rre­ra pue­da rea­li­zar­se de ma­ne­ra ade­cua­da, aña­de el aca­dé­mi­co.

Pa­ra co­rre­do­res oca­sio­na­les, las za­pa­ti­llas de­ben prio­ri­zar el con­fort, es­ta­bi­li­dad y amor­ti­gua­ción, sos­tie­ne el doc­tor Hernán Mau­rei­ra, di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Bio­me­cá­ni­ca y Aná­li­sis del Mo­vi­mien­to Hu­mano de la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Sa­lud de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le: “Sen­tir el pie en for­ma con­for­ta­ble con el cal­za­do per­mi­te ge­ne­rar un ma­yor pla­cer por la ac­ti­vi­dad, dis­mi­nuir el ries­go de le­sio­nes y apor­tar ma­yor co­mo­di­dad, des­de el pun­to de vis­ta bio­me­cá­ni­co: es un pie pro­te­gi­do, que per­mi­te cier­ta ri­gi­dez pa­ra la sen­sa­ción y apo­yo se­gu­ro en el sue­lo, ade­más de fle­xi­bi­li­dad pa­ra adap­tar­se a los cam­bios de te­rreno”.

A prue­ba de fuer­zas

En la prác­ti­ca de­por­ti­va, el cal­za­do es so­me­ti­do a fuer­zas de ci­za­lla, tor­sión, des­li­za­mien­to, ro­ce y car­ga, por lo que de­be cum­plir bien pa­ra ga­ran­ti­zar al de­por­tis­ta es­fuer­zos ade­cua­dos en el ren­di­mien­to, ade­más de dis­fru­te, aña­de el doc­tor Mau­rei­ra. “No ol­vi­de­mos que se trans­mi­te una car­ga (fuer­za de reac­ción ver­ti­cal) al sue­lo en­tre 2,5 y cua­tro ve­ces el pe­so cor­po­ral en ca­da apo­yo de pie”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.