El fac­tor plus­va­lía

Atri­bu­tos que pue­den agre­gar va­lor a un pro­yec­to.

La Tercera - Especiales - - Front Page - Por: Jor­ge Alia­ga San­do­val

De acuer­do a Rei­nal­do Gleis­ner, con­sul­tor del área de Bro­ke­ra­ge de Co­lliers In­ter­na­tio­nal, hay dos en­fo­ques que se pue­den es­ti­mar al mo­men­to de es­co­ger y pos­te­rior­men­te com­prar una se­gun­da vi­vien­da. Una es con­si­de­rar esa nue­va pro­pie­dad co­mo una in­ver­sión; otra pue­de ser só­lo que­rer pa­sar­lo bien y apro­ve­char al má­xi­mo ese bien. A con­ti­nua­ción, al­gu­nos ele­men­tos a te­ner en cuen­ta an­tes de ele­gir una pro­pie­dad o pro­yec­to.

• De­man­da: Si es un lu­gar ape­te­ci­do que ge­ne­ra con­vo­ca­to­ria va a te­ner más va­lor esa zo­na. Por ejem­plo, den­tro de los lu­ga­res más so­li­ci­ta­dos para se­gun­da vi­vien­da por su gran de­sa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio li­de­ra la Quin­ta Re­gión, sien­do muy am­bi­cio­na­dos los pro­yec­tos de ciu­da­des co­mo Za­pa­llar, Ca­cha­gua, Mai­ten­ci­llo, Pa­pu­do, Con­cón y Re­ña­ca. En se­gun­do lu­gar es­tán las ciu­da­des de la Cuar­ta Re­gión, co­mo La Se­re­na y Co­quim­bo. En una ter­ce­ra po­si­ción es­tán las ciu­da­des del sur que son pre­fe­ri­das por su be­lle­za y tran­qui­li­dad, pe­ro que se en­cuen­tran más ale­ja­das de San­tia­go. En es­te ca­so es­tán Pu­cón y Vi­lla­rri­ca en la Re­gión de la Arau­ca­nía, y Puer­to Va­ras, en la Re­gión de Los La­gos.

• Co­nec­ti­vi­dad: Un pa­rá­me­tro pue­de ser que la dis­tan­cia de tras­la­do en­tre la pri­me­ra y se­gun­da vi­vien­da no ex­ce­da de una ho­ra y me­dia, co­mo má­xi­mo dos ho­ras. “Si es ma­yor el tiem­po se ten­de­rá a usar menos”, di­ce Gleis­ner.

• Se­gu­ri­dad: Que exis­ta una co­mi­sa­ría en la mis­ma ciu­dad o se­gu­ri­dad ciu­da­da­na son al­gu­nos as­pec­tos que al­gu­nos com­pra­do­res prio­ri­zan. Tam­bién una buena re­co­men­da­ción es con­sul­tar a los con­ser­jes o a los ve­ci­nos an­tes de la de­ci­sión de com­pra.

• Ser­vi­cios y sin deu­das: Aun­que sue­ne bá­si­co che­quear la exis­ten­cia de agua po­ta­ble y al­can­ta­ri­lla­do es ele­men­tal. Tam­bién es re­co­men­da­ble ave­ri­guar si el in­mue­ble que se va a com­prar a un ter­ce­ro no arras­tra deu­das en gas­tos co­mu­nes, ser­vi­cios de aseo, luz, agua, gas, en­tre otros. Ac­ce­so a ser­vi­cios y co­mer­cio tam­bién es un tó­pi­co fun­da­men­tal.

• Áreas ver­des: Que ha­yan pla­zas, áreas ver­des cer­ca­nas con jue­gos in­fan­ti­les son un gran ali­cien­te para pre­fe­rir una vi­vien­da o sec­tor. Asi­mis­mo se pue­den con­si­de­rar las ci­clo­vías para las per­so­nas que les gus­ta pe­da­lear por la ciu­dad. Tam­bién con­si­de­rar que el sec­tor o ciu­dad ten­ga ac­ti­vi­da­des para ni­ños, ado­les­cen­tes, ter­ce­ra edad, en­tre otras per­so­nas.

• Vis­ta al mar: Pue­de so­nar tri­vial pe­ro es muy re­le­van­te. Se­gún Gleis­ner para la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas que ha­bi­ta­rán esa pro­pie­dad y tam­bién por un fac­tor de plus­va­lía y ren­ta­bi­li­dad. Que la pla­ya es­té cer­ca ha­ce que ese in­mue­ble sea más ca­ro y por un te­ma de ac­ce­so y cer­ca­nía a las pla­yas. Asi­mis­mo exa­mi­nar si son bue­nas esas pla­yas que es­tán en la ciu­dad y sí son ap­tas para el ba­ño.

• Es­ta­cio­na­mien­to: Que exis­ta tan­to en el ca­so de la vi­vien­da, don­de se vi­vi­rá co­mo en la pla­ya. La idea es ga­ran­ti­zar que exis­tan to­das las fa­ci­li­da­des para que la fa­mi­lia pue­da dis­fru­tar du­ran­te su via­je de fin de se­ma­na.

• Ren­ta­bi­li­dad y plus­va­lía: ”La plus­va­lía es la con­se­cuen­cia de to­dos los ele­men­tos an­te­rio­res”, di­ce Gleis­ner. Es cuan­do uno no­ta que hay una al­ta de­man­da. Un buen con­se­jo es ver si las vi­vien­das es­tán ocu­pa­das en la tem­po­ra­da al­ta y en los días fes­ti­vos, lo que pue­de ser un in­di­cio de una buena ta­sa de ocupación. “Así uno ve que hay in­te­rés por la zo­na y en la me­di­da que ha­ya, la plus­va­lía de­bie­ra ser me­jor y ma­yor”, co­men­ta. La ren­ta­bi­li­dad es si­mi­lar, alu­de al in­te­rés por un in­mue­ble o área, el que se re­fle­ja en có­mo se arrien­da. “Mien­tras más atrac­ti­vo, ma­yor es el ca­non de arrien­do y con­se­cuen­te­men­te ma­yor ren­ta­bi­li­dad”, sub­ra­ya es­te especialista. En un lu­gar que ten­ga mu­cha de­man­da es más fá­cil arren­dar in­clu­so en pe­rio­dos que no sean so­lo tem­po­ra­da al­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.