In­no­va­ción en pa­ña­les

Re­co­men­da­cio­nes en sus usos y cui­da­dos de la de­li­ca­da piel de los be­bés.

La Tercera - Especiales - - Portada - Por: Jor­ge Alia­ga Sandoval

Los pa­ña­les son un pro­duc­to que for­ma par­te de la vi­da dia­ria de los pa­dres. Un ele­men­to ne­ce­sa­rio que cum­ple el ob­je­ti­vo de man­te­ner a los be­bés se­cos y có­mo­dos, des­de que na­cen y has­ta que pue­dan con­tro­lar es­fín­te­res. Pa­ra el doc­tor Hum­ber­to So­riano, pre­si­den­te de la So­cie­dad Chi­le­na de Pe­dia­tría (So­chi­pe), en­tre los 2 y 3 años y me­dio los ni­ños em­pie­zan a de­mos­trar que tie­nen con­cien­cia de ha­ber mo­ja­do sus pa­ña­les. Es de­cir, sien­ten y lue­go pue­den co­mu­ni­car tra­vés de ver­ba­li­za­cio­nes o mo­vi­mien­tos que han he­cho pi­pí.

Pa­ra los que aún no lle­gan a esa eta­pa, el mer­ca­do cuen­ta con di­ver­sas op­cio­nes, que in­clu­yen los clá­si­cos de te­la y los desecha­bles con so­fis­ti­ca­dos ma­te­ria­les y di­se­ños. Hay una lí­nea de pro­duc­tos pa­ra re­cién na­ci­dos que des­ta­can por su sua­vi­dad pa­ra pie­les de­li­ca­das, in­clu­so cuen­tan con ma­lla ab­sor­ben­te. Tam­bién exis­ten otros en­fo­ca­dos en fa­ci­li­tar el mo­vi­mien­to a los ni­ños que ga­tean y ca­mi­nan. Asi­mis­mo, hay toa­lli­tas hú­me­das que son idea­les pa­ra lim­piar an­tes de co­lo­car el pa­ñal. En el ca­so de los pa­ña­les de te­la hay al­gu­nos que cuen­tan con nú­cleos ab­sor­ben­tes de hi­los y do­ble ca­pa, que man­tie­nen al be­bé más tiem­po se­co.

Pre­ven­ción y cui­da­dos

Hay en­fer­me­da­des de la piel que se pue­den pre­sen­tar en al­gu­nas gua­guas. Es im­por­tan­te ob­ser­var la piel y es­tar aten­to a cual­quier se­ñal.

La doc­to­ra Car­la Mú­ñoz, der­ma­tó­lo­ga miem­bro de la So­cie­dad Chi­le­na de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía (So­chi­derm), pun­tua­li­za que al­gu­nas de las en­fer­me­da­des más fre­cuen­tes es la “der­ma­ti­tis del pa­ñal”. Se ca­rac­te­ri­za por eri­te­ma (en­ro­je­ci­mien­to), ero­sio­nes o fi­su­ras en la zo­na que cu­bre el pa­ñal. Se de­be a la in­fla­ción ge­ne­ra­da por la hu­me­dad, po­ca ven­ti­la­ción de la zo­na y el efec­to lo­cal de la ori­na y las he­ces. Tam­bién otra pa­to­lo­gía co­mún es la can­di­dia­sis del pa­ñal.

En es­te ca­so, las con­di­cio­nes fa­vo­re­cen la in­fec­ción por hon­gos su­per­fi­cia­les. La clí­ni­ca es si­mi­lar, pe­ro la ubi­ca­ción de las le­sio­nes es en plie­gue, pu­bis y apa­re­cen le­sio­nes sa­té­li­tes. En oca­sio­nes, el com­pro­mi­so es tan ex­ten­so que cu­bre to­da el área. Por ello, es im­por­tan­te ma­ni­pu­lar de una for­ma ade­cua­da el pa­ñal y man­te­ner la piel lim­pia y se­ca del be­bé.

Re­co­men­da­cio­nes

“Se su­gie­re es­tar aten­to a cam­biar el pa­ñal cuan­do es­tá su­cio, y evi­tar man­te­ner­lo mu­cho tiem­po pues­to. Oja­lá de­jar 10 a 15 mi­nu­tos sin pa­ñal des­pués de ca­da mu­da. Cu­brir la piel de la zo­na con cre- mas de ba­rre­ra abun­dan­te pa­ra pro­te­ger la piel del con­tac­to y ayu­dar así a su re­ge­ne­ra­ción cuan­do hay le­sio­nes”, acon­se­ja la Dra. Mu­ñoz.

En tan­to, pa­ra el doc­tor So­riano su­gie­re a los pa­dres per­mi­tir que los hi­jos pa­sen un ra­to del día sin pa­ñal pa­ra que la piel se ai­ree. Des­pués de que el be­bé de­fe­que, lim­piar­le las nal­gas por com­ple­to y se­car­lo sin fro­tar.

An­te cual­quier se­ñal de irri­ta­ción que no pa­sa o in­fec­ción, con­sul­tar al pe­dia­tra.

Se re­co­mien­da per­mi­tir que el be­bé pa­se un ra­to del día sin pa­ñal pa­ra que la piel se ai­ree.

En el mo­men­to de cam­biar el pa­ñal, lim­piar las nal­gas y se­car sin fro­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.