Có­mo ele­gir los za­pa­tos idea­les

Son tan im­por­tan­tes, da­do que mol­dean los pies del ni­ño has­ta que es­tá com­ple­ta­men­te desa­rro­lla­do. Es por ello que se ha­ce ne­ce­sa­rio te­ner en con­si­de­ra­ción dis­tin­tos ele­men­tos pa­ra ca­da eta­pa de cre­ci­mien­to.

La Tercera - Especiales - - News -

De acuer­do con Gelmy Ba­rre­ra, los za­pa­tos que cal­ce el ni­ño van a mol­dear sus pies has­ta su com­ple­to de­sa­rro­llo. Por lo tan­to, “en la elec­ción del cal­za­do in­fan­til los pa­dres no de­be­rían de­jar­se in­fluir por cues­tio­nes es­té­ti­cas, sino por re­co­men­da­cio­nes mé­di­cas que in­ci­dan po­si­ti­va­men­te en el de­sa­rro­llo de los pies, un ór­gano en cons­tan­te evo­lu­ción en el ni­ño, en re­la­ción a su edad y al de­sa­rro­llo de la mar­cha”. Por ello, re­co­mien­da fi­jar­se en los si­guien­tes as­pec­tos:

- De 0 has­ta que co­mien­za a ga­tear: Los cal­ce­ti­nes o pan­tu­flas son su­fi­cien­tes pa­ra pro­te­ger los pies del be­bé del frío. El cal­za­do no es­tá re­co­men­da­do du­ran­te es­ta eta­pa.

- Fa­se de ga­teo: Pa­ra pro­te­ger los pies del be­bé de los gol­pes du­ran­te su fa­se de ga­teo, ne­ce­si­ta unos za­pa­tos fle­xi­bles de te­ji­dos no­bles, con pro­tec­ción tan­to en la pun­te­ra co­mo en el ta­lón y sue­la blan­da de 2-3 mm. Es con­ve­nien­te vi­gi­lar los pies del be­bé por si apa­re­cen ro­ces.

- De 1-3 años: Cuan­do el be­bé em­pie­za a an­dar, de­be uti­li­zar un cal­za­do con sue­las fle­xi­bles que le per­mi­tan sen­tir ba­jo sus pies cual­quier te­rreno. Ade­más, si tie­nen vel­cros, el pro­pio ni­ño pue­de atar­se y desatar­se so­lo, fa­vo­re­cien­do su de­sa­rro­llo psi­co­mo­tor.

- De 4-7 años: El za­pa­to de­be evi­tar le­sio­nes, ya que en es­ta eta­pa el pie tie­ne mu­cha ac­ti­vi­dad, e im­pe­dir que su­fra al­gu­na pa­to­lo­gía.

- De 7-14 años: El ni­ño co­mien­za a es­ta­ble­cer el pa­trón de mar­cha adul­ta y el pie no es­tá to­tal­men­te desa­rro­lla­do. En es­ta eta­pa, los ni­ños tien­den a de­jar­se lle­var por la mo­da, pe­ro no siem­pre eli­gen el cal­za­do más ade­cua­do.

A ello se su­ma que “las bo­tas no se re­co­mien­dan, por­que in­ter­fie­ren en una co­rrec­ta mo­vi­li­dad del to­bi­llo y los mo­vi­mien­tos del pie. Tam­po­co los za­pa­tos con ta­cos pa­ra las ni­ñi­tas, por­que al­te­ran el de­sa­rro­llo nor­mal del pie”, de acuer­do con la doc­to­ra Pau­la Guz­mán.

Pa­ra sa­ber si el cal­za­do, les aprie­ta exis­ten va­rias téc­ni­cas y da­tos claves que pue­den orien­tar la com­pra. “Es re­co­men­da­ble re­vi­sar pe­rió­di­ca­men­te los za­pa­tos y fi­jar­nos que el de­do más lar­go del pie que­de a apro­xi­ma­da­men­te un cen­tí­me­tro has­ta lle­gar a la pun­ta, o que que­pa un de­do en­tre el ta­lón y la par­te pos­te­rior del za­pa­to. Exa­mi­nar el pie es otra op­ción y re­vi­sar si tie­ne he­ri­das o ro­za­du­ras que nos pue­den dar la aler­ta de que el cal­za­do no es el que co­rres­pon­de”, re­co­mien­da la es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.