Có­mo me­jo­rar los há­bi­tos de ali­men­ta­ción

Lle­var una vi­da sa­lu­da­ble hoy pa­re­ce es­tar más de mo­da que nun­ca. Sin em­bar­go, más que un cam­bio mo­men­tá­neo se tra­ta de cam­biar há­bi­tos de ali­men­ta­ción y sa­ber ele­gir ade­cua­da­men­te, de tal mo­do que es­tos pro­duz­can los be­ne­fi­cios ne­ce­sa­rios pa­ra el buen fu

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Pau­la Re­yes

S

egún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, la obe­si­dad co­mien­za cuan­do el IMC de una per­so­na es su­pe­rior a 30, y de­ja de lla­mar­se so­bre­pe­so, su­po­nien­do es­to un al­to riesgo pa­ra la sa­lud. En Chi­le, de acuer­do con la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud, un 64,5% de la po­bla­ción tie­ne de ex­ce­so de pe­so, ci­fra con la que en­ca­be­za la lis­ta de paí­ses sud­ame­ri­ca­nos en obe­si­dad, se­gún el Ob­ser­va­to­rio Mun­dial de la Sa­lud de la OMS. Y en los niños, las ci­fras tam­po­co son bue­nas. Se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta pu­bli­ca­da es­te año por el Ins­ti­tu­to de Nu­tri­ción y Tec­no­lo­gía de los Ali­men­tos (INTA), el 70% de los niños va a ser obe­so a cor­to pla­zo.

En es­te con­tex­to, se ha­ce in­dis­pen­sa­ble que los chi­le­nos cam­bien sus há­bi­tos de ali­men­ta­ción, ya que el riesgo de pa­de­cer en­fer­me­da­des cró­ni­cas aso­cia­das, es al­tí­si­mo.

Carla Re­yes, nu­tri­cio­nis­ta y di­rec­to­ra de la Es­cue­la de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca de Uni­ver­si- dad de Las Amé­ri­cas, co­men­ta que pa­ra ini­ciar un cam­bio real de há­bi­tos: “Lo pri­me­ro es iden­ti­fi­car cla­ra­men­te las ca­rac­te­rís­ti­cas de su ali­men­ta­ción ac­tual, re­co­no­cer cuá­les son las de­fi­cien­cias y re­la­cio­nar la can­ti­dad y ca­li­dad de ali­men­tos a con­su­mir dia­ria­men­te con los re­que­ri­mien­tos pro­pios de ener­gía (ca­lo­rías), ma­cro­nu­trien­tes, co­mo son las pro­teí­nas, gra­sas e hi­dra­tos de car­bono, sin ol­vi­dar las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Una vez iden­ti­fi­ca­dos, dis­tri­buir co­rrec­ta­men­te los ali­men­tos se­gún tiem­po de co­mi­da, eli­gien­do además ali­men­tos que sean va­ria­dos”.

¿Qué in­cluir y qué no?

Se­gún la es­pe­cia­lis­ta, las re­co­men­da­cio­nes ge­ne­ra­les pa­ra po­bla­ción adul­ta chi­le­na, son cla­ras al res­pec­to:

1. Con­su­mir al me­nos tres po­cio­nes de fru­tas y dos de ver­du­ras, a dia­rio. Se su­gie­re que ca­da día sean de di­fe­ren­tes co­lo­res, ya que se aso­cian a di­fe­ren­tes vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les.

2. Ideal­men­te con­su­mir tres por­cio­nes de lác­teos ba­jos en gra­sa, co­mo le­che, yo­gur, que­si­llo.

3. Al­ter­nar el con­su­mo de car­nes ro­jas, con car­nes blan­cas, hue­vo y le­gum­bres. Re­cor­dar que las le­gum­bres de­ben ser co­ci­na­das con arroz, fideos o al­gún ce­real pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de las pro­teí­nas que apor­tan.

4. Con­su­mir acei­tes ve­ge­ta­les sin freír en for­ma cru­da en las pre­pa­ra­cio­nes, en re­em- pla­zo de gra­sas.

5. Re­du­cir el con­su­mo de dul­ces, be­bi­das azu­ca­ra­das, ga­lle­tas, pro­duc­tos al­tos en azú­ca­res y gra­sas.

6. No con­su­mir dia­ria­men­te be­bi­das al­cohó­li­cas, so­lo pa­ra oca­sio­nes es­pe­cia­les y pre­fe­rir aque­llas con ba­ja gra­dua­ción, por­que apor­tan me­nor can­ti­dad de ca­lo­rías.

7. Al­go que no se de­be ol­vi­dar, con­su­mo dia­rio de al me­nos dos li­tros de agua dia­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.