La ayu­da de su­ple­men­tos y el bie­nest

Una ali­men­ta­ción sa­na es cla­ve pa­ra con­su­mir las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les que re­quie­re el cuer­po. Si exis­tie­ra una de­fi­cien­cia, la in­cor­po­ra­ción de su­ple­men­tos siem­pre de­be ser su­per­vi­sa­da por un es­pe­cia­lis­ta.

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Sol Már­quez Tho­mas

T

an só­lo en Es­ta­dos Uni­dos, se es­ti­ma que los con­su­mi­do­res de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y otros su­ple­men­tos ali­men­ti­cios gas­tan cerca de US$ 11.8 mil mi­llo­nes de dó­la­res anual­men­te. Más del 50% de los adul­tos de ese país los ha in­cor­po­ra­do en su die­ta, por lo que se tra­ta de una in­dus­tria que ha man­te­ni­do un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do des­de los años no­ven­ta. Es­tán de­fi­ni­dos por ley des­de ini­cios de esa dé­ca­da co­mo un “su­ple­men­to que con­tie­ne un in­gre­dien­te ali­men­ti­cio des­ti­na­do a com­ple­men­tar la die­ta -nun­ca a re­em­pla­zar­la-, y que se con­su­me de ma­ne­ra oral”.

Nues­tro or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les pa­ra su fun­cio­na­mien­to, por lo que la re­co­men­da­ción de los ex­per­tos es que se con­su­man de ma­ne­ra na­tu­ral, lo­gran­do las can­ti­da­des re­que­ri­das de es­tos nu­trien­tes me­dian­te una die­ta equi­li­bra­da que in­cor­po­re fru­tas y ver­du­ras, además de pro­teí­nas. Aho­ra, si exis­te una de­fi­cien­cia de al­guno de es­tos ele­men­tos, la mis­ma de­be ser diag­nos­ti­ca­da por un es­pe­cia­lis­ta y el con­su­mo de los su­ple­men­tos ne­ce­sa­rios de­be ser su­per­vi­sa­do por un pro­fe­sio­nal. Por ello, an­tes de pen­sar in­cor­po­rar­los a la die­ta, es im­por­tan­te co­no­cer en de­ta­lle la ma­ne­ra en que pue­den ayu­dar y si son ade­cua­dos pa­ra ca­da or­ga­nis­mo.

En pri­mer tér­mino, no hay que con­fun­dir­se. Los su­ple­men­tos no son pa­ra adel­ga­zar. “Pa­ra no en­gor­dar hay que evi­tar co­mer de­ma­sia­dos car­bohi­dra­tos/azú­ca­res de to­da ín­do­le, nin­gún su­ple­men­to per­mi­te pa­sar­se eso por al­to”, ex­pli­ca al res­pec­to Bon­nie Le­clerc, coach en nu­tri­ción cer­ti­fi­ca­da ITN y crea­do­ra de la web res­ta­ble­cer.cl. En es­ta mis­ma lí­nea, agre­ga: “Hay que con­si­de­rar que nun­ca un su­ple­men­to pue­de com­pen­sar por una ma­la die­ta. Es una ilu­sión que po­da­mos co­mer seu­do ali­men­tos des­pro­vis­tos de vi­ta­mi­nas y agre­gar és­tas des­pués con pas­ti­llas. No se ab­sor­ben de la mis­ma ma­ne­ra. Nues­tro or­ga­nis­mo es un la­bo­ra­to­rio quí­mi­co de una com­ple­ji­dad inima­gi­na­ble; es­ta­mos muy le­jos de en­ten­der to­dos los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción por los que pa­san los ali­men­tos has­ta vol­ver­se uti­li­za­bles por el cuer­po, ni los in­gre­dien­tes que in­vo­lu­cran”.

En es­te sen­ti­do, la in­cor­po­ra­ción de su­ple­men­tos de fi­bra con­tra el es­tre­ñi­mien­to po­dría re­sul­tar per­ju­di­cial si la per­so­na que los con­su­me no po­see una flo­ra in­tes­ti­nal sa­na. Es­to, por­que la fi­bra es di­ge­ri­da por los mi­cro­or­ga­nis­mos que ha­bi­tan en el in­tes­tino, apor­tan­do en es­te pro­ce­so sus­tan­cias nu­tri­ti­vas. Por ello, la re­co­men­da­ción de au­men­tar el con­su­mo de fi­bra de­be ba­sar­se pri­me­ro en res­ta­ble­cer el equi­li­brio bac­te­riano del in­tes­tino.

Ayu­da ex­ter­na

En Chi­le, los su­ple­men­tos ali­men­ti­cios es­tán nor­ma­dos por el Re­gla­men­to Sa­ni­ta­rio de los Ali­men­tos (Mi­nis­te­rio de Sa­lud), el cual in­di­ca que con­tie­nen nu­trien­tes, uno so­lo o una com­bi­na­ción de al me­nos dos. La nor­ma­ti­va es cla­ra. No pue­den atri­buir­se pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas ni tam­po­co con­trol de pa­to­lo­gías. Es­te úl­ti­mo pun­to de­be te­ner­se es­pe­cial­men­te en cuen­ta cuan­do se tra­ta de su­ple­men­tos más com­ple­jos co­mo los ba­ti­dos pro­tei­cos con­su­mi­dos por de­por­tis­tas, pues in­cluir cual­quier ac­ti­vi­dad far­ma­co­ló­gi­ca ya no se re­la­cio­na con su­ple­men­tos, sino con me­di­ca­men­tos, que de­ben con­tar con per­mi­sos del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca y es­tar ins­cri­tos en el re­gis­tro del mis­mo.

Es­te ti­po de su­ple­men­tos, uti­li­za­dos pa­ra ga­nar ma­sa mus­cu­lar y fuer­za, se ba­san en el tra­ba­jo de los ami­noá­ci­dos pa­ra cons­truir te­ji­do mus­cu­lar. Es una op­ción pa­ra de­por­tis­tas, que de­be con­tar con la su­per­vi­sión de un ex­per­to, además se re­co­mien­da que lle­ven una die­ta al­ta en pro­teí­nas y ba­ja en hi­dra­tos de car­bono.

Si una bue­na die­ta, acom­pa­ña­da de ade­cua­das ho­ras de sue­ño y la prác­ti­ca de ejer­ci­cio, no re­sul­ta su­fi­cien­te y es diag­nos­ti­ca­da una de­fi­cien­cia, los su­ple­men­tos pue­den ayu­dar al cuer­po a fun­cio­nar me­jor. “Cuan­do la co­mi­da es ‘emo­cio­nal’, son úti­les cier­tos ami­noá­ci­dos. Por ejem­plo, el trip­tó­fano o la fe­ni­la­la­ni­na, que son pre­cur­so­res de la se­ro­to­ni­na y las en­dor­fi­nas, res­pec­ti­va­men­te. To­mar­los a la ho­ra en que te da ‘el ba­jón’ pue­de ser una gran ayu­da pa­ra no caer en la ca­ja de ga­lle­tas”, ejem­pli­fi­ca so­bre es­te pun­to Le­clerc.

El trip­tó­fano es uno de los 20 ami­noá­ci­dos in­clui­dos en el có­di­go ge­né­ti­co, sien­do uno de sus prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios su efec­to cal­man­te del sis­te­ma ner­vio­so. Por su par­te, la fe­ni­la­la­ni­na ayu­da a me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo y co­la­bo­ra en la pro­duc­ción de co­lá­geno. Am­bos son ami­noá­ci­dos esen­cia­les, que de­bi­do a que nues­tro cuer­po no es ca­paz de sin­te­ti­zar, só­lo se pue­den ob­te­ner de ma­ne­ra di­rec­ta me­dian­te la ali­men­ta­ción. Com­ple­tan la lis­ta de ami­noá­ci­dos esen­cia­les la iso­leu­ci­na, leu­ci­na, li­si­na, me­tio­ni­na, treo­ni­na, va­li­na, his­ti­di­na y la ar­gi­ni­na. Los mis­mos se en­cuen­tran en ali­men­tos co­mo car­nes, lác­teos, hue­vos y cier­tos ve­ge­ta­les.

La spi­ru­li­na

Un su­ple­men­to que con­tie­ne fe­ni­la­la­ni­na es la spi­ru­li­na, que se en­cuen­tra dis­po­ni­ble en el co­mer­cio co­mo pas­ti­llas pren­sa­das y en pol­vo. La mis­ma fue de­cla­ra­da en 1974 por la Con­fe­ren­cia de Ali­men­to Mun­dial de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU) co­mo el me­jor ali­men­to pa­ra el fu­tu­ro. Con re­gis­tro de su uso des­de los ma­yas y az­te­cas,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.