Más allá de la vi­da

Ce­men­te­rios y ser­vi­cios fu­ne­ra­rios

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ro­mi­na Ja­ra­mi­llo di Le­nar­do

La pér­di­da de un ser que­ri­do es un mo­men­to di­fí­cil pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas, es­pe­cial­men­te cuan­do es al­go re­pen­tino. Es por ello que los ce­men­te­rios bus­can ofre­cer un ser­vi­cio ca­da vez más in­te­gral y per­so­na­li­za­do, con­si­de­ran­do las di­ver­sas creen­cias y ne­ce­si­da­des de ca­da fa­mi­lia.

“El Ce­men­te­rio Ge­ne­ral tie­ne una en­tra­da pen­sa­da des­de la Ca­te­dral de San­tia­go en Pla­za de Ar­mas, pa­ra con­ti­nuar con la ac­tual ca­lle Puen­te, cru­zar el río Ma­po­cho, se­guir por Ave­ni­da La Paz y cul­mi­nar en es­te si­tio”, afir­ma Cé­sar Otá­ro­la, ar­qui­tec­to y ex­per­to en pa­tri­mo­nio.

L

os ce­men­te­rios son lu­ga­res don­de des­can­san los res­tos de las per­so­nas; sin em­bar­go, en San­tia­go exis­ten dos muy par­ti­cu­la­res que des­ta­can por su ri­que­za cul­tu­ral, his­tó­ri­ca y ar­qui­tec­tó­ni­ca. Es­tos son: el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral y el Ce­men­te­rio Ca­tó­li­co.

El Ce­men­te­rio Ge­ne­ral se creó por la ne­ce­si­dad del Es­ta­do pa­ra que no se si­guie­ran en­te­rran­do per­so­nas en las igle­sias o en otros si­tios. Sin em­bar­go, con el tiem­po se tras­for­ma­ron en un lu­gar de ar­te. El te­ma de que es un mu­seo al ai­re li­bre es un re­sul­ta­do de los mau­so­leos que re­pre­sen­ta­ba al ser que­ri­do fa­lle­ci­do y es­te nue­vo ho­gar.

Cé­sar Otá­ro­la, ar­qui­tec­to y vi­ce­pre­si­den­te del Co­mi­té de Pa­tri­mo­nio del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos, sos­tie­ne que “en es­te ce­men­te­rio se ven las dis­tin­tas ex­pre­sio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas de las dis­tin­tas épo­cas, lo que de­mues­tra la ma­ne­ra en que se es­ta­ba ex­pre­san­do el país en el mar­co de la mo­der­ni­dad que exis­tía en ese tiem­po, co­mo la ex­pre­sión del neo­clá­si­co, art nou­veau, ro­man­ti­cis­mo, art de­có, ba­rro­co, re­mi­nis­cen­cias his­to­ri­cis­tas de cas­ti­llos me­die­va­les o pi­ra­mida­les, y también hay mez­clas de ele­men­tos que no per­te­ne­cen ni a uno ni a otro y se de­no­mi­nan es­ti­lo ecléc­ti­co has­ta lle­gar a la ac­tua­li­dad con lo mi­ni­ma­lis­ta”.

Tra­di­ción e historia

La en­tra­da ac­tual del Ce­men­te­rio Ca­tó­li­co, que es pos­te­rior a su fun­da­ción po­cos años des­pués del Ge­ne­ral, es una mu­ra­lla de pie­dra que se de­be tras­pa­sar, en su cen­tro hay una ca­pi­lla de ora­ción y aden­tro es­tá se­pa­ra­do por dis­tin­tas bó­ve­das y edi­fi­cios. “El des­can­so en es­te cam­po­san­to es­tá da­do de una ma­ne­ra co­mu­ni­ta­ria a pe­sar de es­tar sec­to­ri­za­do; es­tá pen­sa­do en que to­do con­vi­ve en sí mis­mo. En cam­bio el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral es una gran ne­cró­po­lis con pla­zas, ave­ni­das, ca­lles, pa­sa­jes e in­clu­so se pue­de re­co­rrer en au­to­mó­vil”, acla­ra el ex­per­to en pa­tri­mo­nio.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca que tie­ne el Ce­men­te­rio Ge­ne­ral es que ahí están los Pre­si­den­tes de Chi­le y per­soa­jes de la historia del país. La épo­ca de ma­yor ri­que­za del ce­men­te­rio fue la del sa­li­tre don­de se hi­cie­ron las gran­des cons­truc­cio­nes de fa­mi­lias aris­to­crá­ti­cas adi­ne­ra­das”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.