La ex­pe­rien­cia in­fan­til del due­lo

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales -

Pa­ra los ni­ños, la eta­pa del due­lo sue­le ser un pro­ce­so en el que ex­pre­san su pe­na y an­sie­dad con cam­bios de con­duc­ta. Aun­que no llo­ren al ini­cio, es po­si­ble que ma­ni­fies­ten su do­lor a tra­vés de las si­guien­tes con­duc­tas: • Vuel­ven a ha­blar co­mo be­bés, a dor­mir con los pa­dres o a te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra re­te­ner es­fín­ter.

• Irritabilidad, pa­ta­le­tas, te­rro­res noc­tur­nos, mie­do a la se­pa­ra­ción.

• Jue­gos o di­bu­jos con con­te­ni­dos de muer­te re­cu­rren­tes. “A me­di­da que se va con­ver­san­do el te­ma, el ni­ño va te­nien­do es­pa­cio pa­ra ex­pre­sar sus emo­cio­nes a tra­vés del jue­go y su pro­pio len­gua­je crea­ti­vo, lo cual per­mi­te que pue­da ir avan­zan­do. Si lue­go de dos años, el ni­ño si­gue afec­ta­do emo­cio­nal­men­te por la muer­te, no pue­de re­cor­dar a ea per­so­na sin llo­rar, y man­tie­ne al­gu­na sin­to­ma­to­lo­gía, es re­co­men­da­ble re­cu­rrir a al­gún es­pe­cia­lis­ta pa­ra su­pe­rar es­te due­lo”, re­co­mien­da Mó­ni­ca López.

La psi­có­lo­ga del Ins­ti­tu­to del Bie­nes­tar acon­se­ja guiar a los ni­ños en el pro­ce­so de des­pe­di­da, apo­yán­do­los en la rea­li­za­ción de al­gún ri­tual que fa­ci­li­te es­ta tran­si­ción, “co­mo ha­cer un di­bu­jo e ír­se­lo a de­jar al ce­men­te­rio, ha­blar de la per­so­na en pa­sa­do mien­tras se ve fotos de ella o com­par­tir re­cuer­dos po­si­ti­vos que se man­ten­drán en la me­mo­ria. To­do es­to pue­de ser de ayu­da pa­ra mos­trar­le al ni­ño que no so­lo hay tris­te­za en la muer­te, sino también gra­ti­tud y bue­nos re­cuer­dos por ha­ber co­no­ci­do y com­par­ti­do con esa per­so­na al me­nos un tiem­po du­ran­te es­ta vi­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.