Un ser­vi­cio in­te­gral pa­ra ca­da fa­mi­lia

Sen­de­ro cuen­ta con una tra­yec­to­ria de más de dos dé­ca­das en nues­tro país, tiem­po que ava­la a es­te ce­men­te­rio par­que por su aten­ción más per­so­na­li­za­da fren­te a otras al­ter­na­ti­vas, y en don­de también se con­si­de­ran las ne­ce­si­da­des y par­ti­cu­la­ri­da­des de ca­da

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales -

“Sen­de­ro es la úni­ca ca­de­na de ce­men­te­rios par­que a ni­vel na­cio­nal que cuen­ta con dis­tin­tos mo­de­los de se­pul­tu­ras, co­di­se­ña­das en con­jun­to a las fa­mi­lias que han con­fia­do en no­so­tros. Es­tos res­pon­den a las di­fe­ren­tes ma­ne­ras de vi­vir la par­ti­da de un ser que­ri­do y las di­fe­ren­tes for­mas de man­te­ner vi­vo el re­cuer­do”, ex­pli­ca Die­go Pascual, je­fe de Mar­ke­ting de Sen­de­ro.

En­tre las op­cio­nes que exis­ten es­tá Nues­tra Fa­mi­lia, que es un sec­tor pen­sa­do en las fa­mi­lias que man­tie­nen vi­va la me­mo­ria de sus se­res que­ri­dos a tra- vés de ob­je­tos y re­cuer­dos, la lá­pi­da en es­te sec­tor es­tá di­se­ña­da pa­ra res­guar­dar es­tas ofren­das y que per­ma­nez­can en el tiem­po.

Por otro la­do, Nue­va Je­ru­sa­lén es un es­pa­cio des­ti­na­do a las fa­mi­lias evan­gé­li­cas, mien­tras que Tra­di­ción Fa­mi­liar, es­tá di­ri­gi­da a las fa­mi­lias más tra­di­cio­na­les que gus­tan de lá­pi­das de ma­yor ta­ma­ño, con de­ta­lles en már­mol y bron­ce, siem­pre ubi­ca­das cer­ca­nas a una fuen­te de agua, cu­yo so­ni­do acom­pa­ña la vi­si­ta en un es­pa­cio de re­co­gi­mien­to y so­lem­ni­dad.

Por úl­ti­mo, también es­tá la al­ter­na­ti­va de los Jar­di­nes Pri­va­dos y Jar­di­nes No­bles, am­plios es­pa­cios pri­va­dos, ro­dea­dos de her­mo­sos jar­di­nes, en cu­yo lu­gar las fa­mi­lias cuen­tan con lá­pi­das con már­mol im­por­ta­do, es­ca­ños de uso ex­clu­si­vo y un cie­rre que per­mi­te man­te­ner el es­pa­cio fa­mi­liar en pri­va­ci­dad. Ade­más del tra­di­cio­nal Par­que del Sen­de­ro, que cuen­ta con am­plios es­pa­cios ver­des ro­dea­dos de jar­di­nes y ar­bo­le­das.

“Co­mo con­ta­mos con am­plia va­rie­dad de sec­to­res, he­mos desa­rro­lla­do un sis­te­ma en que las fa­mi­lias pue­den de­ci­dir cam­biar su se­pul­tu­ra de lu­gar, re­co­no­cién­do­se to­do lo que ya han pa­ga­do y pa­gan­do só­lo la di­fe­ren­cia de va­lor, y si tie­ne fa­lle­ci­dos en su se­pul­tu­ra, tras­la­da­mos sin cos­to a sus se­res que­ri­dos a la nue­va ubi­ca­ción”, di­ce Pascual. De la mis­ma for­ma, las fa­mi­lias pue­den au­men­tar su ca­pa­ci­dad o in­cor­po­rar nue­vos be­ne­fi­cios sin cam­biar de lu­gar su se­pul­tu­ra. Es­to per­mi­te mu­chas ve­ces, re­unir a la fa­mi­lia en un so­lo lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.