¿Qué ha­cer cuan­do fa­lle­ce un ser que­ri­do?

A pe­sar de lo que sig­ni­fi­ca so­bre­lle­var la muer­te de una per­so­na y li­diar con el do­lor de la pér­di­da, es ne­ce­sa­rio que un fa­mi­liar o cer­cano del fa­lle­ci­do se ha­ga car­go de al­gu­nos trá­mi­tes. Ade­más de los pro­to­co­los, exis­ten los te­mas le­ga­les que mu­chas ve

La Tercera - Especiales2 - - Portada - Por: Ma­ca­re­na Uriar­te M.

Evi­tar ha­blar so­bre la muer­te y te­mas re­la­cio­na­dos con ella, es bas­tan­te co­mún. Sin em­bar­go, cuan­do una fa­mi­lia en­fren­ta la pér­di­da de un ser que­ri­do, en mu­chas oca­sio­nes no sa­ben có­mo ac­tuar y qué ges­tio­nes hay que ha­cer en es­tos ca­sos. De he­cho, en mo­men­tos en que la pe­na y el do­lor son muy fuer­tes y es di­fí­cil ra­zo­nar con cla­ri­dad, es me­jor que una fu­ne­ra­rio o una per­so­na cer­ca­na a la fa­mi­lia sean las en­car­ga­das de rea­li­zar los pri­me­ros trá­mi­tes.

Cons­ta­ta­ción

Si el fa­lle­ci­mien­to ocu­rre en la ca­sa y por cau­sas na­tu­ra­les, de­be in­me­dia­ta­men­te lla­mar a un ser­vi­cio mé­di­co de emer­gen­cia pa­ra que acu­da al do­mi­ci­lio. Una vez que el mé­di­co cons­ta­te la muer­te, se­rá él quien ha­ga el cer­ti­fi­ca­do mé­di­co de de­fun­ción.

En ca­so de que el di­fun­to hu­bie­se te­ni­do un mé­di­co de ca­be­ce­ra, es po­si­ble lla­mar­lo pa­ra que cons­ta­te la fe­cha y cau­sa de la muer­te.

Por otro la­do, si el fa­lle­ci­mien­to se pro­du­jo en un hos­pi­tal, clí­ni­ca o cen­tro ge­riá­tri­co, el per­so­nal mé­di­co de es­tos cen­tros se­rá el en­car­ga­do de brin­dar el cer­ti­fi­ca­do.

Re­gis­tro Ci­vil

To­dos los fa­lle­ci­mien­tos de­ben ser no­ti­fi­ca­dos en el Ser­vi­cio de Re­gis­tro Ci­vil e Iden­ti­fi­ca­ción más cer­cano al do­mi­ci­lio don­de ocu­rrió el de­ce­so. Es­te trá­mi­te es obli­ga­to­rio, de en­tre­ga in­me­dia­ta y gra­tui­to.

“Las defunciones ocu­rri­das en el te­rri­to­rio na­cio­nal de­ben ins­cri­bir­se en la ofi­ci­na co­rres­pon­dien­te a la cir­cuns­crip­ción en que tu­vie­ron lu­gar. Po­drán re­que­rir­la los pa­rien­tes del di­fun­to, los ha­bi­tan­tes de la ca­sa don­de ocu­rrió el fa­lle­ci­mien­to o los ve­ci­nos que co­noz­can de su si­tua­ción per­so­nal y fa­mi­liar (pa­ra apor­tar la in­for­ma­ción que se­rá so­li­ci­ta­da), quie­nes de­be­rán con­cu­rrir con los do­cu­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra su rea­li­za­ción”, de­ta­lla el si­tio web www.re­gis­tro­ci­vil.cl.

El pla­zo pa­ra so­li­ci­tar la ins­crip­ción es de tres días con­tan­do des­de la fe­cha del fa­lle­ci­mien­to. Pa­sa­do es­te pla­zo se re­que­ri­rá una au­to­ri­za­ción ju­di­cial pa­ra rea­li­zar el trá­mi­te.

Ser­vi­cios fu­ne­ra­rios

Cuan­do se con­tra­tan los ser­vi­cios de una fu­ne­ra­ria, ellos se en­car­gan de ha­cer to­dos los trá­mi­tes ne­ce­sa­rios, co­mo ins­cri­bir la de­fun­ción en el Re­gis­tro Ci­vil, pro­veer de un ataúd y co­brar la cuo­ta mor­tuo­ria pa­ra cu­brir par­te de los ser­vi­cios fu­ne­ra­rios o su to­ta­li­dad. Es­ta asig­na­ción por cau­sa de muer­te es un be­ne­fi­cio equi­va­len­te a 15 UF y es­tá des­ti­na­da pa­ra quien acre­di­te ha­ber­se he­cho car­go de los gas­tos del funeral.

De acuer­do con lo es­ta­ble­ci­do en el Có­di­go Sa­ni­ta­rio, el pla­zo má­xi­mo pa­ra se­pul­tar a una per­so­na es de 48 ho­ras des­pués de su muer­te, aun­que se pue­de ex­ten­der o re­du­cir en ca­sos ex­cep­cio­na­les.

Se­pul­tu­ra

Tras la ins­crip­ción de de­fun­ción, el Re­gis­tro Ci­vil otor­ga­rá el Pa­se de Se­pul­ta­ción. Es­te do­cu­men­to es exi­gi­do por el ce­men­te­rio pa­ra dar se­pul­tu­ra a quien ha par­ti­do.

Cuan­do los decesos ocu­rren un día sá­ba­do, do­min­go o fes­ti­vo, en que el Ser­vi­cio de Re­gis­tro Ci­vil e Iden­ti­fi­ca­ción no atien­de pú­bli­co, igual­men­te el so­li­ci­tan­te (fa­mi­liar o cer­cano al di­fun­to) pue­de so­li­ci­tar que se reali­ce la se­pul­tu­ra. “En es­tos ca­sos, bas­ta con que el re­qui­ren­te con­cu­rra al ce­men­te­rio don­de se in­hu­ma­rá al di­fun­to, en­tre­gan­do al ad­mi­nis­tra­dor o en­car­ga­do del ce­men­te­rio el cer­ti­fi­ca­do mé­di­co de de­fun­ción. Ade­más, de­be pro­por­cio­nar la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que és­te so­li­ci­te la ins­crip­ción en el Re­gis­tro Ci­vil”, se­ña­la el or­ga­nis­mo.

A la vez, la di­rec­ción del ce­men­te­rio res­pec­ti­vo es quien de­be re­que­rir por es­cri­to a la ofi­ci­na de Re­gis­tro Ci­vil com­pe­ten­te, la ins­crip­ción de la de­fun­ción pa­ra lue­go ob­te­ner el Pa­se de Se­pul­ta­ción. Es­te trá­mi­te se rea­li­za el si­guien­te día há­bil lue­go de la in­hu­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.