El boom del con­su­mo de es­pu­man­tes en Chi­le

El vino blan­co bur­bu­jean­te de­jó de vin­cu­lar­se ex­clu­si­va­men­te a las fies­tas. Hoy es una be­bi­da ape­te­ci­da, es­pe­cial­men­te, por quie­nes bus­can al­go fres­co y li­viano pa­ra ma­ri­dar sus co­mi­das.

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Fa­bio­la Ro­mo

D

uran­te mu­chos años, los es­pu­man­tes fue­ron la be­bi­da tra­di­cio­nal de las ce­le­bra­cio­nes. Pe­ro hoy, la ten­den­cia de con­su­mo ha cam­bia­do en to­do el mun­do. Co­no­ci­do co­mo spar­kling wi

ne en Es­ta­dos Uni­dos o Ca­va en Es­pa­ña, és­te vino es­pu­mo­so des­ta­ca por ser una be­bi­da li­via­na y fres­ca que pue­de ser­vir de ape­ri­ti­vo, pa­ra acom­pa­ñar un pla­to e in­clu­so pa­ra con­su­mir­se en even­tos so­cia­les.

“Es una ca­te­go­ría que ha mos­tra­do cre­ci­mien­tos du­ran­te to­do el año. En la ma­yo­ría de los mer­ca­dos ha au­men­ta­do su con­su­mo y pe­ne­tra­ción, en con­su­mi­do­res jó­ve­nes y mu­je­res, prin­ci­pal­men­te”, afir­ma el pre­si­den­te de Vi­nos de Chi­le, Ma­rio Pa­blo Silva.

Aun­que el con­su­mo de es­pu­man­tes aún tie­ne una mar­ca­da es­ta­cio­na­li­dad ha­cia fin de año, es de­cir, au­men­ta la de­man­da en es­ta épo­ca del año, “en sep­tiem­bre ob­ser­va­mos un im­por­tan­te au­men­to en re­la­ción al vo­lu­men y pre­cio de 28,71%, y 2,64% res­pec­ti­va­men­te, lo que dio co­mo re­sul­ta­do un al­za del 32,11% en va­lor”, ex­pli­ca el re­pre­sen­tan­te del gre­mio.

Adi­cio­nal­men­te, Vi­nos de Chi­le des­ta­ca la am­plia va­rie­dad que ofre­ce nues­tro país, con su pri­vi­le­gia­da geo­gra­fía y va­rie­dad cli­má­ti­ca, lo que per­mi­te ela­bo­rar pro­duc­tos de al­tí­si­ma ca­li­dad. “Es­te cre­ci­mien­to ha si­do de dos dí­gi­tos du­ran­te los úl­ti­mos años y no tie­ne pre­ce­den­tes en nin­gún otro es­ti­lo de vi­nos en las úl­ti­mas dé­ca­das”, ra­ti­fi­ca el di­rec­tor de la Co­fra­día del Mé­ri­to Vi­ti­vi­ní­co­la, Ser­gio Hor­ma­zá­bal.

“Sin bien, el es­pu­man­te más fa­mo­so es el cham­pag­ne fran­cés, que tie­ne su ori­gen en la zo­na del mis­mo nom­bre, al es­te de Pa­rís, hay mu­chos otros que han ad­qui­ri­do re­le­van­cia co­mo el Pro­sec­co, el As­ti, el lam­brus­co ita­liano, el Ca­va es­pa­ñol, el es­pu­man­te ar­gen­tino y el bra­si­le­ro, los cre­mant de otras zo­nas de Fran­cia (Li­moux, Al­sa­cia) y, úl­ti­ma­men­te, los es­pu­man­tes de paí­ses co­mo Chi­le y Es­ta­dos Uni­dos”, ex­pli­ca el enó­lo­go.

Pre­ci­sa­men­te, la va­rie­dad su­ma­da al au­men­to de la ca­li­dad en la pro­duc­ción ha cam­bia­do el com­por­ta­mien­to de com­pra de los con­su­mi­do­res. “Ha ha­bi­do vi­ñas que han he­cho un gran apor­te en es­to, in­vi­tan­do a to­mar es­pu­man­te en dis­tin­tas oca­sio­nes. Es una be­bi­da li­via­na, por lo que se acer­ca mu­cho al pú­bli­co fe­me­nino, ya que tie­ne me­nos ca­lo­rías al te­ner me­nos azú­car re­si­dual, lo que tam­bién sir­ve co­mo en­gan­che”, ex­pli­ca el aca­dé­mi­co de la Es­cue­la de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Las Amé­ri­cas, Ro­dri­go Ja­ra.

Ti­pos de es­pu­man­tes

En el mun­do de los es­pu­man­tes, hay mu­chas va­rian­tes pe­ro los más co­no­ci­dos - de acuer­do al ti­po de fer­men­ta­ción- son, se­gún el enó­lo­go Ser­gio Hor­ma­zá­bal, los si­guien­tes:

Mé­to­do Tra­di­cio­nal o Cham­pe­noi­se: Se ela­bo­ra con un vino de ba­ja gra­dua­ción al­cohó­li­ca, ge­ne­ral­men­te de al­ta aci­dez, al que se le aña­de azú­car pa­ra pro­du­cir una se­gun­da fer­men­ta­ción en bo­te­lla, pro­du­cién­do­se gas car­bó­ni­co. Tie­ne un pe­rio­do de crian­za con las le­va­du­ras en la mis­ma bo­te­lla que pue­de ser de va­rios me­ses, en los cua­les las le­va­du­ras se acu­mu­lan en el cue­llo de la bo­te­lla. Lue­go se re­ti­ran las le­va­du­ras de la bo­te­lla y se vuel­ve a ta­par.

Mé­to­do Char­mat: Es el mis­mo con­cep­to que el mé­to­do tra­di­cio­nal, pe­ro la se­gun­da fer­men­ta­ción ocu­rre en un es­tan­que iso­bá­ri­co (re­sis­ten­te a la pre­sión) y lue­go se em­bo­te­lla el es­pu­man­te di­rec­ta­men­te a la bo­te­lla que se co­mer­cia­li­za.

Mé­to­do de fer­men­ta­ción úni­ca o As­ti: En es­ta téc­ni­ca ocu­rre so­lo una fer­men­ta­ción en un es­tan­que iso­bá­ri­co, don­de ge­ne­ral­men­te se de­ja al­go de azú­car sin fer­men­tar, lue­go se fil­tra y em­bo­te­lla. Así se pro­du­ce el fa­mo­so es­pu­man­te ita­liano de As­ti.

En los Va­lles del Li­ma­rí, Ley­da, Ca­sa Blan­ca y del Ita­ta se pro­du­cen mu­chos de es­tos vi­nos bur­bu­jean­tes que se han trans­for­ma­do en la be­bi­da de mu­je­res y jó­ve­nes. “Pen­san­do en es­te seg­men­to, al­gu­nas bo­de­gas se han es­pe­cia­li­za­do en la pro­duc­ción de es­pu­man­tes con pul­pa de fru­tas, lo que han sa­bi­do ca­pi­ta­li­zar en un ni­cho im­por­tan­te de con­su­mi­do­res que pre­fie­re las be­bi­das dul­ces”, di­ce el di­rec­tor de la Co­fra­día al Mé­ri­to Vi­ti­vi­ní­co­la.

Igual­men­te, en el mer­ca­do aso­ma la ten­den­cia de los es­pu­man­tes de ba­ja gra­dua­ción, que tie­nen me­nos de 11.5% de al­cohol (el mí­ni­mo le­gal pa­ra los vi­nos en Chi­le), di­ver­si­fi­can­do aún más la ofer­ta. Pro­ba­ble­men­te uno de los mo­ti­vos que ha em­pu­ja­do el con­su­mo de es­pu­man­tes es la creen­cia de que tie­ne po­cas ca­lo­rías, aun­que en reali­dad -se­gún los enó­lo­gos- no hay ma­yor di­fe­ren­cia en com­pa­ra­ción con el res­to de los vi­nos. “De lo que no hay du­da es de que un es­pu­man­te o un vino tie­ne me­nos ca­lo­rías que un ape­ri­ti­vo he­cho con des­ti­la­do o una be­bi­da ga­seo­sa nor­mal”, ex­pli­ca Ser­gio Hor­ma­zá­bal.

“En sep­tiem­bre ob­ser­va­mos un im­por­tan­te au­men­to en re­la­ción al vo­lu­men y pre­cio de 28,71%, y 2,64% res­pec­ti­va­men­te, lo que dio co­mo re­sul­ta­do un al­za del 32,11% en va­lor”. Ma­rio Pa­blo Silva, pre­si­den­te de Vi­nos de Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.