Ex­pan­sión e in­no­va­ción con iden­ti­dad lo­cal

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Tan­ya Ore­lla­na C. y Pa­lo­ma Mi­ran­da.

Las con­di­cio­nes na­tu­ra­les del país y el desa­rro­llo de una in­dus­tria a su al­re­de­dor han im­pul­sa­do con éxi­to el avan­ce de los es­pu­man­tes, re­co­no­ci­dos hoy co­mo un pro­duc­to trans­ver­sal. Ade­más, pa­ren­da los mejores con­se­jos de ca­ta.

Fres­co, li­viano y ele­gan­te, el es­pu­man­te chi­leno se ha ins­ta­la­do con fuer­za en­tre los con­su­mi­do­res del país y el mun­do, con un po­ten­cial que per­mi­te cre­cer tan­to en nue­vas op­cio­nes pa­ra dis­tin­tos seg­men­tos, co­mo en la in­no­va­ción pa­ra crear pro­duc­tos con iden­ti­dad pro­pia.

En tan­to, en la ac­tua­li­dad el pla­cer es­tá mu­cho más allá del pa­la­dar y la in­dus­tria se ha abier­to a ofre­cer una ex­pe­rien­cia com­ple­ta, que con­ju­ga el co­no­ci­mien­to de la pro­duc­ción con un en­torno na­tu­ral y cul­tu­ral ca­rac­te­rís­ti­co, atrac­ti­vo pa­ra tu­ris­tas de to­dos los rin­co­nes.

Desa­rro­llo pro­pio y de ca­li­dad

Ade­más de la di­ver­si­dad de es­ti­los, se es­ti­ma que en Chi­le la ca­li­dad de los es­pu­man­tes es ca­da vez ma­yor y más con­sis­ten­te.

A jui­cio de Pas­cual Ibá­ñez, di­rec­tor de Es­cue­la de los Sen­ti­dos, la va­lo­ra­ción de los es­pu­man­tes na­cio­na­les na­ce en la ca­pa­ci­dad del país pa­ra pro­du­cir uvas blan­cas de bue­na ca­li­dad pa­ra el seg­men­to que se es­tá ex­plo­tan­do y que ha cre­ci­do con­for­me avan­za la eno­lo­gía y la in­dus­tria lo­cal.

Y es que en Chi­le se con­ju­gan cli­mas y sue­los que fa­vo­re­cen el desa­rro­llo de es­te pro­duc­to, co­mo los fríos pre­cor­di­lle­ra­nos y las bru­mas que des­de la cos­ta per­mi­ten que la piel del fru­to con­ser­ve bue­na par­te de su aci­dez, ele­men­to im­pres­cin­di­ble pa­ra lo­grar un es­pu­man­te de bue­na ca­li­dad.

En es­tos mo­men­tos, el mer­ca­do chi­leno cuen­ta con op­cio­nes pa­ra dis­tin­tos pa­la­da­res y bol­si­llos; en el seg­men­to me­dio ya es po­si­ble en­con­trar pro­duc­tos de bue­na ca­li­dad. Se­gún co­men­ta Ibá­ñez, la in­dus­tria se ha orien­ta­do a pon­de­rar los atrac­ti­vos re­co­no­ci­dos en los es­pu­mo­sos co­mo una op­ción de­li­ca­da, ideal pa­ra el ape­ri­ti­vo, con me­nor gra­dua­ción al­cohó­li­ca y ca­lo­rías, en re­em­pla­zo de otros cóc­te­les.

Las po­si­bi­li­da­des de in­no­var y cre­cer es­tán da­das por el desa­rro­llo de pro­duc­tos de ca­li­dad su­pe­rior, es­ti­ma el som­me­lier: “Ya se ha crea­do la ne­ce­si­dad en el mer­ca­do chi­leno y exis­ten con­su­mi­do­res dis­pues­tos a pa­gar más por es­pu­mo­sos de ma­yor com­ple­ji­dad. Dis­tin­tas vi­ñas ofre­cen op­cio­nes que su­pe­ran los $ 20.000 por bo­te­lla”.

El desa­rro­llo de es­tos pro­duc­tos de ca­li­dad su­pe­rior y que po­co a po­co se van iden­ti­fi­can­do con Chi­le lo­gra­rán ser úni­cos, con po­ten­cial pa­ra cre­cer tan­to en el con­su­mo in­terno co­mo en las ex­por­ta­cio­nes. “El cham­pag­ne es inimi­ta­ble y, la ver­dad, no te­ne­mos ra­zón pa­ra co­piar­lo. En Chi­le es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra pro­du­cir es­pu­mo­sos con per­so­na­li­dad pro­pia, or­gano- lép­ti­ca­men­te ha­blan­do”, aña­de Ibá­ñez. Es de­cir, co­lor, aro­ma y sa­bor au­tén­ti­cos.

La in­no­va­ción ha de­mos­tra­do que la pon­de­ra­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias chi­le­nas es­tá dan­do re­sul­ta­dos. La cla­ve es­tá en lo­grar pro­duc­tos que otros no pue­dan te­ner o imi­tar. Un ejem­plo de ello es el desa­rro­llo de es­pu­man­te a par­tir de la uva País, ce­pa au­tóc­to­na chi­le­na. “El ejer­ci­cio con es­ta uva per­mi­tió dar­le im­por­tan­cia a un ce­pa­je co­lo­nial que es­ta­ba de­pri­mi­do, don­de se de­mos­tró que con vi­ñe­dos bien

ma­ne­ja­dos es po­si­ble desa­rro­llar un es­pu­mo­so úni­co, de con­no­ta­cio­nes pa­tri­mo­nia­les”, agre­ga.

La ex­pe­rien­cia del vino

Nuevos orí­ge­nes, ex­plo­ra­ción de dis­tin­tas ce­pas y di­ver­sos te­rroirs es­tán mar­can­do el desa­rro­llo de los es­pu­man­tes en Chi­le. Tam­bién, la ex­plo­ta­ción de la in­dus­tria del vino co­mo una ex­pe­rien­cia com­ple­ta.

Se es­ti­ma que el enotu­ris­mo cre­ció 10% en 2015 y 19% en tres años. Pa­ra el 2020, el gobierno chi­leno pre­ten­de au­men­tar 40% el nú­me­ro de tu­ris­tas, en con­jun­to con ha­ber du­pli­ca­do la can­ti­dad de vi­ñas abier­tas a es­ta ac­ti­vi­dad. Se tra­ta así de una ten­den­cia al al­za que ca­pi­ta­li­za una de nues­tras cartas de pre­sen­ta­ción en el ex­tran­je­ro. “La in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la con­si­de­ra al tu­ris­mo co­mo una ac­ti­vi­dad que le per­mi­te di­ver­si­fi­car su pro­duc­to y mo­ti­var la vi­si­ta de tu­ris­tas es­ti­mu­la­dos por el pla­cer de co­no­cer, dis­fru­tar y de­gus­tar en for­ma ac­ti­va el vino y el en­torno que las di­fe­ren­tes vi­ñas ofre­cen”, sos­tie­ne Ma­ría Te­re­sa Ca­galj, je­fa de ca­rre­ra de In­ge­nie­ría en Ges­tión Tu­rís­ti­ca de la Uni­ver­si­dad del Pa­cí­fi­co.

En es­te pa­no­ra­ma, los es­pu­man­tes no se que­dan fue­ra. “Exis­te un ma­yor in­te­rés por co­no­cer su pro­ce­so de ela­bo­ra­ción y al­ma­ce­na­mien­to, jun­to al en­torno na­tu­ral y la cul­tu­ra al­re­de­dor del lu­gar don­de se pro­du­ce. Es­to ha mo­ti­va­do a que, en Chi­le, ade­más de las tra­di­cio­na­les `ru­tas del vino’, se es­tén ge­ne­ran­do op­cio­nes de­di­ca­das en ex­clu­si­vo a los es­pu­mo­sos, prin­ci­pal­men­te en la zo­na del Mau­le y Cu­ri­có, don­de se con­cen­tra de for­ma im­por­tan­te la pro­duc­ción de dis­tin­tas va­rie­da­des”, ex­pli­ca la aca­dé­mi­ca.

En es­tas ex­pe­rien­cias, el tu­ris­ta se im­preg­na del pro­duc­to chi­leno. “No so­lo co­no­ce las va­rie­da­des de uva que se uti­li­zan, sino tam­bién có­mo se fer­men­ta el pro­duc­to y el pro­ce­so pa­ra man­te­ner las bur­bu­jas, atrac­ti­vo prin­ci­pal del es­pu­man­te. Por su­pues­to, tam­bién de­gus­ta y co­no­ce las for­mas de iden­ti­fi­car­lo, va­lo­rar­lo y ma­ri­dar­lo. Se pro­du­ce una in­ter­ac­ción don­de se mez­cla la his­to­ria, na­tu­ra­le­za, cul­tu­ra y gas­tro­no­mía”, aña­de.

Se­gún da­tos de la Sub­se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo, el per­fil del vi­si­tan­te que re­co­rre los va­lles vi­ti­vi­ní­co­las es de 36 a 60 años de edad, quie­nes ma­yor­men­te tie­nen co­no­ci­mien­tos bá­si­cos so­bre el pro­duc­to. Un 35% via­ja en pa­re­ja y 23% lo ha­ce con ami­gos. En tan­to, tie­nen dis­tin­tos orí­ge­nes: mien­tras que los va­lles de Cu­ri­có y el Mau­le son vi­si­ta­dos prin­ci­pal­men­te por chi­le­nos de otros lu­ga­res in­tere­sa­dos en co­no­cer la cul­tu­ra del vino, en Ca­sa­blan­ca se con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de ex­tran­je­ros que es­tán de pa­so por San­tia­go y Vi­ña del Mar.

En es­te pa­no­ra­ma, ca­da vez más re­gio­nes y em­pre­sa­rios vi­ti­vi­ní­co­las y tu­rís­ti­cos han abier­to sus puer­tas, bus­can­do nue­vas for­mas de ex­plo­tar sus atrac­ti­vos, ge­ne­ran­do nue­vas pro­pues­tas de va­lor. “Chi­le es­tá ad­qui­rien­do ca­da vez ma­yor im­por­tan­cia a ni­vel mun­dial por su in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la, con vi­ñas re­co­no­ci­das, pro­duc­tos pre­mia­dos y desa­rro­llos pro­pios, co­mo los vi­nos or­gá­ni­cos, que lla­man mu­cho la aten­ción. Es ne­ce­sa­rio di­ver­si­fi­car nues­tra in­dus­tria más allá de To­rres del Pai­ne o San Pe­dro de Ata­ca­ma y hoy, el enotu­ris­mo en ge­ne­ral, y el es­pu­man­te en par­ti­cu­lar, tie­nen mu­cho que ofre­cer”, aña­de.

“El cham­pag­ne es inimi­ta­ble y, la ver­dad, no te­ne­mos ra­zón pa­ra co­piar­lo. En Chi­le es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra pro­du­cir es­pu­mo­sos con per­so­na­li­dad pro­pia or­ga­no­lép­ti­ca­men­te ha­blan­do”. Pas­cual Ibá­ñez, di­rec­tor de Es­cue­la de los Sen­ti­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.