Apren­da a ca­tar es­pu­man­tes

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales -

Fac­to­res co­mo la oxi­ge­na­ción, la tem­pe­ra­tu­ra, la co­pa y el or­den de la ele­va­ción de las bur­bu­jas, pue­den fa­ci­li­tar que las ca­rac­te­rís­ti­cas del es­pu­man­te se ex­pre­sen co­rrec­ta­men­te. Co­mo pun­to de par­ti­da, se de­be es­co­ger una co­pa ade­cua­da. La co­pa ideal es la co­pa flau­ta, más lar­ga y del­ga­da que las de vi­nos. Es­to pa­ra que la bur­bu­ja ten­ga el es­pa­cio y pue­da su­bir. La enó­lo­ga Kat­he­ri­ne Hi­dal­go di­ce que “tem­pe­ra­tu­ra es al­go que in­ci­de en la ex­pre­sión de su sa­bor y que, no obs­tan­te el ideal de ser­vi­cio es a 7° C, a esa tem­pe­ra­tu­ra tan ba­ja los aro­mas no se ex­pre­san y es muy di­fí­cil po­der ca­tar. Por ello se re­co­mien­da ca­tar a un par de gra­dos más que lo ideal pa­ra be­ber, es de­cir, en­tre los 10 y 12°”.

Es­ta ex­per­ta se­ña­la que “la ca­ta de un es­pu­man­te es muy si­mi­lar al vino, los mis­mos pa­sos, pe­ro se su­ma la ob­ser­va­ción de las bur­bu­jas que es una he­rra­mien­ta que per­mi­te apre­ciar la ca­li­dad del es­pu­man­te. En la me­di­da que la bur­bu­ja sea más del­ga­da y per­sis­ten­te, el es­pu­man­te se­gu­ra­men­te se­rá de ma­yor ca­li­dad”.

Una vez ser­vi­da la co­pa, se pue­de pro­bar de in­me­dia­to. Cuan­do la bur­bu­ja se es­ta­bi­li­za (5 se­gun­dos lue­go de ser­vir), su con­te­ni­do es­tá lis­to pa­ra el pa­la­dar.

“Se su­gie­re pri­me­ro ob­ser­var la bur­bu­ja (ver si sube li­neal o en des­or­den, ver su ta­ma­ño y per­sis­ten­cia), lue­go co­lor. En se­gui­da gi­ras un po­co la co­pa pa­ra que los aro­mas se ex­pre­sen y po­nes tu na­riz den­tro de la co­pa pa­ra sen­tir los aro­mas, por úl­ti­mo lo be­bes, siem­pre tra­tan­do de in­gre­sar un po­co de ai­re a la bo­ca con el es­pu­mo­so den­tro de la bo­ca pa­ra que el li­qui­do se ex­pre­se en ple­ni­tud y se pue­da sen­tir más aro­mas y re­tro­gus­to”, ex­pli­ca Hi­dal­go.

Pa­ra quie­nes gus­tan de pa­la­dear vi­nos, el co­lor es un ele­men­to muy im­por­tan­te pa­ra di­fe­ren­ciar su ca­li­dad, pe­ro en el ca­so de los es­pu­mo­sos, mu­chos con­su­mi­do­res en­ten­di­dos en el te­ma con­si­de­ran que es un ac­ce­so­rio. Lo que más im­por­ta es co­mo “sa­be” el es­pu­mo­so en bo­ca. “Y den­tro de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas me pa­re­ce que la ci­tri­ci­dad y aci- dez es lo que más uno apre­cia en un es­pu­mo­so ya que le da fres­cor y vi­va­ci­dad, que son ca­rac­te­rís­ti­cas que el con­su­mi­dor”, di­ce la enó­lo­ga.

En tan­to, las ca­te­go­rías de es­pu­man­te son prin­ci­pal­men­te cua­tro. La pri­me­ra y me­nos dul­ce (se­co) es el Brut na­tu­re, ya que con­tie­ne me­nos de 7 gra­mos por li­tro.

Lue­go es­tá el Ex­tra Brut, que es me­nos se­co que el an­te­rior de­bi­do a que con­tie­ne un po­co más azú­car, en­tre 7 y 11 gra­mos por li­tro. Más equi­li­bra­do en­tre se­co y dul­ce es­tá el Brut, que po­see en­tre 11 y 15 gra­mos de azú­car por li­tro. Por úl­ti­mo, se pre­sen­ta el Sec, que es el más dul­ce de los an­te­rio­res, ya que con­tie­ne de 15 a 40 gra­mos por li­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.