Con­se­jos pa­ra evi­tar el ro­bo de su au­to­mó­vil

En el pri­mer se­mes­tre de es­te año ha dis­mi­nui­do la sus­trac­ción de vehícu­los, pe­ro des­pués de una se­rie de años en que es­te de­li­to ha es­ta­do en al­za, acá re­vi­sa­mos una lis­ta de op­cio­nes pa­ra pre­ve­nir el ro­bo de su au­to.

La Tercera - Especiales2 - - Ediciones Especiales - Por: Sol Már­quez Tho­mas

E

n el úl­ti­mo in­for­me anual en­tre­ga­do por la Di­vi­sión de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal de Ca­ra­bi­ne­ros, el ro­bo de au­to­mó­vi­les re­gis­tró un au­men­to del 4% en 2015 con res­pec­to al año an­te­rior. El ba­lan­ce se re­fie­re a 102 vehícu­los ro­ba­do ca­da día en pro­me­dio, con un to­tal de 37.317 au­to­mó­vi­les sus­traí­dos du­ran­te ese pe­rio­do.

De aque­llos de­li­tos, el 75% co­rres­pon­de a sus­trac­cio­nes de au­tos es­ta­cio­na­dos, un 14% a ro­bos a mano ar­ma­da y el 11% res­tan­te se re­la­cio­na con de­li­tos de apro­pia­ción in­de­bi­da o es­ta­fas. Las co­mu­nas don­de se con­cen­tra el ro­bo de au­to­mó­vi­les son San­tia­go Cen­tro, Las Con­des, Pro­vi­den­cia, Ñu­ñoa y Mai­pú.

Es­ta al­za se re­la­cio­na en par­te con el au­men­to del par­que au­to­mo­triz en el país, aun­que se man­tie­ne pro­por­cio­nal­men­te por de­ba­jo del cre­ci­mien­to de la can­ti­dad de au­tos que hoy cir­cu­lan. Se­gún el es­tu­dio, el par­que de au­to­mó­vi­les pa­só de 4.568.664 uni­da­des en 2014 a 4.751.130 en 2015.

Las bue­nas no­ti­cias son que du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de es­te año en cam­bio la si­tua­ción ha lo­gra­do ser re­ver­ti­da, re­gis­trán­do­se una dis­mi­nu­ción en mil uni­da­des de vehícu­los ro­ba­dos, ci­fra que sig­ni­fi­ca una ba­ja del 7% con res­pec­to al mis­mo pe­rio­do del año pa­sa­do.

Aten­ción al es­ta­cio­nar

La Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes ha desa­rro­lla­do una se­rie de con­se­jos pa­ra pre­ve­nir el ro­bo de au­to­mó­vi­les. Los más bá­si­cos tie­nen re­la­ción con la com­por­ta­mien­to de los con­duc­to­res, quie­nes pue­den im­pe­dir es­te ti­po de de­li­tos evi­tan­do de­jar el au­to­mó­vil en mar­cha y sin pa­sa­je­ros en su in­te­rior, ade­más de no acu­mu­lar pa­que­tes, bol­sas y ca­jas en los asien­tos del au­to, es­pe­cial­men­te cuan­do se rea­li­zan compras.

Una me­di­da ex­tra es cam­biar de ubi­ca­ción el au­to­mó­vil cuan­do se de­jan bol­sas en el mis­mo, pa­ra evi­tar ser blan­co de los de­lin­cuen­tes. Un ter­cer pa­so es re­vi­sar ca­da vez que se es­ta­cio­na el au­to­mó­vil de que ha que­da­do bien ce­rra­do, con los vi­drios to­tal­men­te subidos, freno de mano y tra­ba­vo­lan­te ac­cio­na­do, aun­que só­lo se es­ta­cio­ne por bre­ves ins­tan­tes.

La Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio del In­te­rior y Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, ha desa­rro­lla­do, en con- jun­to con Ca­ra­bi­ne­ros y la PDI, la Guía pa­ra la pre­ven­ción de vehícu­los y ac­ce­so­rios. En la mis­ma, com­ple­men­ta ade­más con me­di­das a te­ner en cuen­ta al mo­men­to de es­ta­cio­nar en la ca­lle co­mo op­tar por zo­nas per­mi­ti­das, con al­ta vi­si­bi­li­dad, ilu­mi­na­das y sin obs­tácu­los vi­sua­les. Es im­por­tan­te tam­bién ba­jar siem­pre la do­cu­men­ta­ción per­so­nal y del vehícu­lo, ade­más de aque­llos ac­ce­so­rios des­mon­ta­bles co­mo pa­ne­les de ra­dio y an­te­nas.

Si se uti­li­za­rá un es­ta­cio­na­mien­to, se re­co­mien­da pre­fe­rir aque­llos que cuen­ten con un sis­te­ma de con­trol de ac­ce­so, ade­más de mo­ni­to­reo, sis­te­ma de vi­gi­lan­cia y guar­dias. Tam­bién de­be con­tar con bue­na ilu­mi­na­ción y que no exi­ja de­jar las lla­ves en ca­so de que el au­to­mó­vil de­be ser mo­vi­do.

Pa­ra guar­dar el vehícu­lo en ca­sa, tam­bién se de­be te­ner en cuen­ta man­te­ner una ac­ti­tud vi­gi­lan­te. Pri­me­ro, si se es­ta­cio­na fren­te a la vi­vien­da, ele­gir un lu­gar ilu­mi­na­do y des­pe­ja­do, que se pue­da ver des­de la ca­sa. Pre­fe­rir tam­bién sis­te­mas de aper­tu­ra y cie­rre de ac­ce­sos que pue­dan ser con­tro­la­dor des­de el au­to­mó­vil, ob­ser­var aten­ta­men­te el en­torno al in­gre­sar al es­ta­cio­na­mien­to o co­ber­ti­zo, re­vi­sar que no ha­yan per­so­nas ex­tra­ñas e ins­ta­lar ilu­mi­na­ción per­ma­nen­te en es­ta zo­na, que se ac­ti­ve al lle­gar. Es im­por­tan­te re­vi­sar pe­rió­di­ca­men­te que los sis­te­mas es­tén fun­cio­nan­do de ma­ne­ra co­rrec­ta.

Me­di­das adi­cio­na­les

El si­guien­te pa­so en pre­ven­ción pa­ra la PDI apun­ta a ins­ta­lar dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad, co­mo alar­mas an­ti­rro­bos, in­te­rrup­tor cor­ta co­rrien­te y/o ba­rras o ca­de­nas que im­pi­dan a ex­tra­ños po­der no só­lo in­gre­sar al au­to­mó­vil, sino tam­bién sus­traer­lo. En ca­so de pér­di­da de lla­ves, la re­co­men­da­ción es cam­biar las chapas del au­to­mó­vil o mo­di­fi­car la com­bi­na­ción de ce­rra­du­ras.

La Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to tam­bién ad­vier­te gra­bar o mar­car el nú­me­ro de la pa­ten­te del vehícu­lo en el mo­tor, vi­drios, es­pe­jos y ca­rro­ce­ría. De es­ta for­ma, es más fá­cil ras­trear­los y se trans­for­ma en un ele­men­to di­sua­si­vo pa­ra el de­lin­cuen­te. Por úl­ti­mo, tam­bién re­co­mien­da ins­ta­lar lá­mi­nas de se­gu­ri­dad en los vi­drios.

Pe­ro las me­di­das no só­lo de­ben to­mar­se te­nien­do en cuen­ta que el au­to que­da­rá es­ta­cio­na­do, sino tam­bién mien­tras se con­du­ce. Pues la mis­ma PDI ha de­tec­ta­do un mo­de­lo de ro­bos con in­ti­mi­da­ción, don­de los de­lin­cuen­tes im­pac­tan la par­te tra­se­ra de un au­to­mó­vil pa­ra pro­ce­der a la fu­ga, apos­tan­do a que la víc­ti­ma los se­gui­rá, sin no­tar que es­tá sien­do guia­da a ca­lles con po­ca cir­cu­la­ción o si­tios eria­zos. Por ello, se re­co­mien­da no se­guir al au­to­mó­vil ni de­te­ner­se en es­te ti­po de zo­nas, sino que to­mar co­mo me­di­das in­ten­tar ano­tar la pla­ca pa­ten­te, ade­más de la mar­ca, co­lor y mo­de­lo del au­to; fi­jar­se en las ca­rac­te­rís­ti­cas mor­fo­ló-

El ro­bo de au­to­mó­vi­les re­gis­tró un au­men­to del 4% en 2015 con res­pec­to al año an­te­rior. El ba­lan­ce se re­fie­re a 102 vehícu­los ro­ba­dos ca­da día en pro­me­dio, con un to­tal de 37.317 au­to­mó­vi­les sus­traí­dos du­ran­te ese pe­rio­do, se­gún ci­fras de Ca­ra­bi­ne­ros.

gi­cas de los su­je­tos; di­ri­gir­se la uni­dad po­li­cial más cer­ca­na de for­ma in­me­dia­ta.

Otro mo­de­lo de de­li­to fun­cio­na con la iden­ti­fi­ca­ción de la víc­ti­ma cuan­do es­ta­cio­na su au­to­mó­vil, pa­ra pin­char sus neu­má­ti­cos de tal ma­ne­ra de que pier­dan pre­sión len­ta­men­te una vez que el au­to se po­ne en mo­vi­mien­to. Cuan­do el con­duc­tor se de­tie­ne pa­ra re­vi­sar lo que ocu­rre, es abor­da­do por los de­lin­cuen­tes, quie­nes mu­chas ve­ces in­clu­so ofre­cen su ayu­da. Por ello, la PDI re­co­mien­da re­vi­sar la pre­sión de los neu­má­ti­cos cuan­do se vuel­ven de rea­li­zar trá­mi­tes. En ca­so de que se no­ten ba­jos, so­li­ci­tar asis­ten­cia a per­so­nas de con­fian­za. Si la pér­di­da de pre­sión es identificada cuan­do el au­to­mó­vil ya se en­cuen­tra en mo­vi­mien­to, se re­co­mien­da de­te­ner­se en un lu­gar que se re­co­noz­ca co­mo se­gu­ro.

Por úl­ti­mo, al mo­men­to de con­du­cir se re­co­mien­da man­te­ner una ac­ti­tud más aler­ta en es­qui­nas y se­má­fo­ros; no ba­jar el vi­drio cuan­do al­guien se acer­ca a rea­li­zar una pre­gun­tar al mis­mo; jun­to con lle­var los se­gu­ros de las puer­tas ac­ti­va­dos siem­pre y los vi­drios ce­rra­dos o con una aper­tu­ra no ma­yor a 5 cen­tí­me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.